La Gaceta Jurídica

  • La Gaceta Jurídica
  • Ley

Ley de partidos

…en 1978 surgieron los contubernios que no dejan de existir en la actualidad, con los que a espaldas de “las bases” se firma acuerdos de unidad, de fusión, cambios de nombre, reorganizaciones, refundaciones y mutaciones de todo tipo.

La Gaceta Jurídica / Editorial

00:00 / 09 de noviembre de 2012

Para diciembre de esta gestión podría estar listo un borrador de “anteproyecto de ley de partidos políticos y agrupaciones ciudadanas”, que tendría como principal objetivo regular el funcionamiento de estas agrupaciones y su relación entre ellas y con sus militantes. Para ello se ha iniciado una labor de análisis de la temática que debería ser incluida en la futura norma, práctica iniciada por instituciones como el Tribunal Electoral Departamental (tde) de La Paz, donde se discuten sugerencias de diversas instancias.

Sobre esta temática, es necesario recordar que la vida política en Bolivia ha sido bastante errática, debido a que las estructuras partidarias en breves momentos de nuestra historia han logrado dar pasos beneficiosos para el país o el Estado, sin embargo, en general, en amplios periodos de su existencia han significado solamente eslabones para escalar posiciones (al final de cuentas de eso trata esta política) y asegurar la posición económica particular.

Entre muchas definiciones, la política puede ser resumida como la forma de ejercer el poder y la puesta en práctica de acciones de un grupo determinado, guiado por orientaciones ideológicas determinadas para alcanzar objetivos sociales y/o nacionales; no obstante, la experiencia nacional se enrosca en diferentes facetas que han dejado para la memoria crítica lecciones que aún no pueden ser calificadas de sabias. De esta forma vemos las conveniencias de grupos dominantes desde la segunda mitad del siglo xix, cuando republicanos y liberales decidían los destinos nacionales en torno a la riqueza de la plata para los primeros y el emergente estaño para los segundos.

Si bien los liberales quedaron por muchos años en el mando, se tuvo que vivir la tragedia de la Guerra del Chaco para que las nuevas generaciones propongan nuevas formas organizadas para practicar política, pero que, con el tiempo, cayeron en lo mismo que sus antecesores, el beneficio de grupos reducidos y la potenciación de sectores con el mismo fin, a expensas del Estado.

Años antes del retorno de la democracia en octubre 1982, la proliferación de las también llamadas tiendas políticas atomizó a la sociedad boliviana, dejando a mano pequeñas fracciones que apenas se distinguían en lo ideológico y conforme se ponían lado a lado cubrían todo el espectro de extremo a extremo. De esta suerte que no lograba partidos con apoyos mayoritarios, en 1978 surgieron los contubernios que no dejan de existir en la actualidad, con los que a espaldas de “las bases” se firma acuerdos de unidad, de fusión, cambios de nombre, reorganizaciones, refundaciones y mutaciones de todo tipo.

Precisamente, en el marco de pensar una ley para estas organizaciones, se discute si las alianzas deberían ser consultadas a los militantes, lo cual se convertiría en una especie de batalla entre fracciones por el convencimiento de las bondades o desventajas que tendría esa acción, lo cual encubriría las mutaciones y cambios de dirección de los líderes partidarios. Si bien esto aparece como un nivel de mayor participación de las bases, las consultas de este tipo sólo darían paso a mayores atomizaciones, debido a que los militantes son eso por razones específicas y ya han hecho una elección. En todo caso, una ley no podrá influir en la conciencia, pero si controlar recursos de cada partido y supervisar financiamientos.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia