La Gaceta Jurídica

Libros de denuncia

…lo que debe tomarse en cuenta es que para este tipo de actividades existen, por lo menos, tres problemas recurrentes que deben ser atendidos de manera adecuada por los impulsores. Si se puede superar estos problemas, la intención será fructífera a través de los libros…

Editorial

00:00 / 11 de marzo de 2014

Un nuevo libro de denuncias contra autoridades judiciales y otras personas que cometan delitos en el proceso investigativo o judicial ha sido abierto en el país, esta vez ocurrió en Cochabamba, donde ayer lunes en la Brigada Departamental de Asambleístas el presidente de la Comisión de Justicia Plural, Ministerio Público y Defensa Legal del Estado de la Cámara de Diputados, Juan Carlos Sejas, cumplió el acto público.

Según se prevé, las denuncias serán básicamente sobre  retardación de causas, corrupción, tráfico de influencias, prevaricato y delitos relacionados. Hasta el momento, un libro similar funciona en Potosí; mientras que en esa cruzada, de acuerdo a la información del propio Sejas, en La Paz se ha registrado “más de 300 denuncias contra autoridades judiciales, desde delitos penales, con recurrencia prevaricato y retardación de justicia, hasta faltas administrativas”.

El mismo informe da cuenta que para presentar una denuncia en este ámbito el procedimiento será fácil, pues sólo se necesita alguna prueba y la inscripción de los antecedentes en la Brigada Departamental de Cochabamba, a continuación, el trámite será enviado, revisado y verificado a la Comisión de Justicia Plural, Ministerio Público y Defensa Legal del Estado de la Cámara de Diputados, que se constituirá en denunciante ante el Ministerio Público de la autoridad judicial o funcionarios implicados en el delito, entre los que pueden estar jueces, funcionarios, fiscales e investigadores policiales.

Al respecto, son importantes dos aseveraciones del representante de la Asamblea Legislativa, una referida a que no importa el color político ni la condición social, religiosa o sexual para que se atienda la denuncia, porque el interés principal es que la “justicia se ponga a trabajar a favor del pueblo boliviano”. La otra, su deseo de que el mecanismo sea replicado en las provincias del departamento de Cochabamba y que “es imprescindible contar con más (libros de denuncias) en el territorio nacional”, porque “es necesario conocer lo que sucede en el resto del país”.

En todo caso, lo más probable es que esta labor será desarrollada en el resto de Bolivia, incluso con libros en provincias donde funcionen juzgados; sin embargo, lo que debe tomarse en cuenta es que para este tipo de actividades existen, por lo menos, tres problemas recurrentes que deben ser atendidos de manera adecuada por los impulsores. El primero es la falta de costumbre de gran parte de la población para denunciar cualquier tipo de situación, más difícil aún en el ambiente policial y judicial.

El segundo tiene que ver con el miedo a las represalias que pueda haber hacia la persona denunciante, lo que implica la superación de este temor y, si se logra, las garantías que necesitará el o la denunciante. El tercero se refiere a la dudosa eficiencia para que los encargados de recibir y procesar las denuncias solucionen el problema luego de un seguimiento adecuado y la apertura acertada de un proceso que devenga en sanciones adecuadas y preventivas para que no se repitan situaciones irregulares.

Si se puede superar estos problemas, la intención será fructífera a través de los libros, aunque aún no se conoce los resultados preliminares de los casos remediados en Potosí y La Paz.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia