La Gaceta Jurídica

Limpia calificación de jueces

Crisis de la justicia en Bolivia

Gustavo Portocarrero Valda

00:00 / 21 de abril de 2015

No me voy a cansar de sostener que existen jueces honestos y otros de formación respetable en todo el país. Empero, aquello es la clara minoría de justos que paga por los pecadores. Como bien se dice, también las manchas ajenas salpican a quien no las tiene.

Hace pocos días he leído una noticia de que ya se ha faccionado un reglamento para elección de nuevos jueces, el mismo que no ha sido publicado todavía. Por mucho que se lo haya puesto en conocimiento de alguna entidad, lo que corresponde es ponerlo en conocimiento pleno de la ciudadanía, por ser aquella quien elige (por lo menos hasta ahora) y tiene derecho a formular observaciones.

No se entiende la prisa del referido Consejo, porque tampoco se salvará de renovado o suprimido definitivamente. Todos deberán irse a casa, sin excepciones.

Para los efectos anteriores se sugiere:

1. Elección de la cúpula judicial. Manteniendo el criterio de que la sociedad debe elegir las cabezas, esta misma debe hacerlo pero a través de sus organizaciones más destacadas y otras que (solo por el lado moral) puedan cooperar en la transparencia de la elección. A título únicamente enunciativo, se destacan las universidades autónomas, colegios de abogados, jerarquía eclesiástica, trabajadores de la prensa, Defensor del Pueblo, etc.

2. Forma operativa. Será la base una convocatoria pública librada por el Ministerio de Justicia (cuyo papel deberá ser puramente formal para evitar parcialidad). Los postulantes deberán ser notificados que deben someterse previamente a las siguientes pruebas: test de cultura general para acreditar una personalidad formada con bases mínimas de ilustración (100 preguntas).

Test de conocimiento del Derecho y cultura jurídica (100 preguntas).

Test psicológico preparado por un cuerpo de especialistas que establezca la vocación y aptitudes para el ejercicio de la magistratura (condiciones de imparcialidad, equilibrio de carácter, inexistencia de factores emocionales, temperamentales ni vacilaciones, energía, ausencia de suspicacias o temor para cumplir sus deberes e imponer su autoridad).

Test de diferentes condiciones morales, cuya meta es asegurar honestidad en el ejercicio del cargo judicial.

Todos los test deberán ser preparados por la universidad autónoma de La Paz en sus carreras especializadas y cuyo resultado deberá ser remitido directamente al cuerpo convocador con la calificación de porcentaje y si es declarado APTO o INAPTO.

Solo con aquellas cuatro acreditaciones de aptitud se podrá proceder a la calificación de méritos por la Junta de Elección.

Los únicos méritos que deben ser computados son: a) Trabajos intelectuales (libros o ensayos). b) Textos de conferencias o proyectos de normas legales. c) Artículos de prensa. d) Estudios superiores de Derecho.

No puede aceptarse la experiencia judicial ni de otra función pública como única forma para evitar el retorno de quienes ya no deben volver. No puede tampoco calificarse la asistencia a seminarios ni la concurrencia a congresos, conferencias o reuniones que solo podrían ser tomadas en cuenta como indicios útiles definitorios en caso de empate.

El acto calificatorio debe ser público con invitación a los postulantes.

3. Tribunales departamentales y jueces. Elegida la cabeza central del Órgano Judicial, el proceso deberá ser continuado a nivel departamental, en cada distrito, por los mismos tribunales, sin elaboración de terna alguna por prestarse a favoritismo. Quien ocupe el primer lugar es el elegido.

Todas las ideas anteriores yo mismo las di, por prensa, hace una veintena de años. Varias de aquellas ya me las están robando, aunque copiándolas mutiladas. Empero no me molesta el plagio.

Es abogado, poeta y ensayista.

Tomado de: bolpress.com

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia