La Gaceta Jurídica

Manual del Derecho Internacional Ambiental

Compendio de normas

El jurista Rodolfo Flores es coautor del libro.

El jurista Rodolfo Flores es coautor del libro. Foto: La Gaceta Jurídica

La Gaceta Jurídica / Raúl Morales Romero

00:00 / 31 de mayo de 2013

Un libro recapitula las normas ambientales internacionales e intenta aportar a la legislación jurídica del derecho sobre los bienes del patrimonio natural de valor universal con la lógica de explotarlos en un marco de racionalidad, aprovechamiento sostenible y protección del medio ambiente.

Rubén Darío Rojo Parada, coautor y diputado, manifestó  que esta publicación nació como resultado del esfuerzo profesional que pretende trasmitir a las nuevas generaciones, de una manera condensada, las herramientas jurídicas del derecho ambiental para enfrentar los crecientes y acelerados problemas de la irracional explotación de los recursos naturales. “Es muy importante para las naciones enfrentar estos problemas con el suficiente equilibrio, para que se posibilite el desarrollo productivo en los diferentes campos que requieren el uso y aprovechamiento de los medios naturales renovables y no renovables a nuestro alcance”.

Los 14 capítulos describen los momentos históricos del Derecho Internacional Ambiental desde la convención de Estocolmo de 1972, que emitió la Declaración para constituir la “carta magna” del derecho ambiental. Incluye la última Convención sobre Cambio Climático Doha 2012, que amplía la aplicación del Protocolo de Kioto hasta 2020, lo que hace de esta obra un documento en que cada instrumento tiene su debida explicación, acompañada de antecedentes, objetivos y fines y situación actual.

Enfatizó Darío Rojo que la reciente 18ª Cumbre de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (cop 18), celebrada en Doha, Qatar, del 25 de noviembre al 7 de diciembre de 2012, tuvo el objetivo sentar las bases para un acuerdo climático que asegure que el aumento de temperatura global no supere 2º C, umbral estimado para evitar riesgo de desestabilización del sistema climático, que puede producir consecuencias impredecibles.

Concepto de Derecho Ambiental

La publicación se inicia con la definición de medio ambiente como un sistema formado por elementos naturales y artificiales interrelacionados y modificados por la acción humana. Se trata del entorno que condiciona la forma de vida de la sociedad y que incluye valores naturales, sociales y culturales que existen en un lugar determinado, añadió.

Seres vivos, suelo, agua, aire, objetos fabricados por el hombre y elementos simbólicos (tradiciones) componen el medio ambiente. Éste incluye factores físicos (clima) biológicos (población humana, flora, fauna) y socio-económicos (trabajo y conflictos sociales).

Por su parte el otro coautor, el jurista Rodolfo Flores Quisbert invitó a los profesionales, organizaciones e instituciones del Estado a leer el libro porque “el conjunto de normas tiene por objeto regular las conductas que inciden directa o indirectamente en la protección, preservación, conservación, explotación y restauración de los recursos naturales bióticos y abióticos”.

En este sentido, el abogado puntualizó que “la rama del Derecho público interno o internacional tiende a proteger la salud y calidad de vida individual y colectiva, preservando bienes naturales y regulando las actividades humanas susceptibles de contaminar su entorno o de causar desequilibrios ecológicos”.

Por lo tanto, la rama del Derecho ambiental forma parte de la nueva visión de las ciencias jurídicas y tiene como fundamento regular las relaciones entre la especie humana, organizada políticamente (sociedad-Estado), y los ecosistemas de la Tierra y tiene en común ser un instrumento jurídico altamente preventivo, a fin de garantizar la preservación de la tierra, sus ecosistemas y la calidad de vida humana.

“Queremos promover la preservación, protección y tutela de las condiciones que hacen posible la viabilidad de la tierra, la vida y la especie humana organizada social y políticamente. De ahí que en el Derecho Ambiental es posible establecer la existencia de una legislación común de relevancia, legislación sectorial y la legislación propiamente ambiental”, explicó el coautor.

Destacó que “el Derecho Ambiental pretende establecer un marco jurídico regulador de las relaciones entre naturaleza y sociedad, pero esto lo es en el sistema globo-dominador de ‘capitalismo salvaje’, donde ecología y pobreza y ecología y explotación transnacional de los recursos planetarios van de la mano”.

Es un hecho que los mayores daños al ambiente y a la calidad de la vida en el planeta suceden debido a los sistemas económicos y a las prácticas políticas en las que predomina el capitalismo globo-colonizador. En este aspecto, el Derecho Internacional del Medio Ambiente estaría  íntimamente ligado al Derecho Internacional Público y, por ende, al análisis de las fuentes del Derecho Internacional Ambiental, señaló Flores.

Principio de Soberanía

Varios acuerdos internacionales sobre medio ambiente introducen el término de soberanía sobre los recursos naturales, entre ellos la Convención de Ramsar, Irán, sobre Humedales de Importancia Internacional.

Por ello, esta publicación recoge el concepto de soberanía en torno al poder y la entiende como aquella facultad que posee cada Estado de ejercer poder sobre su sistema de gobierno, territorio, recursos y población, indicó Flores.

En ese sentido, el principio de soberanía permanente de los recursos fue parte del debate sobre el Nuevo Orden Económico Internacional (onu-1974) y de la articulación legal de los objetivos del entonces Tercer Mundo, que se encaminaban a la emancipación económica y política, a la revisión del Derecho Internacional Económico, formulado por los países occidentales y a la adquisición del reparto y control sobre la riqueza derivada de los recursos naturales.

“El derecho de los pueblos y naciones a la soberanía sobre sus riquezas y recursos naturales debe ejercerse en interés del desarrollo general y del bienestar del pueblo del respectivo Estado”.

La Resolución Nº 3281, por la que se adopta la Carta de Derechos y Deberes Económicos de los Estados, estableció que “todo Estado tiene y ejerce libremente soberanía plena y permanente, incluso posesión, uso y disposición, sobre toda su riqueza, recursos naturales y actividades económicas, añadió el coautor.      

Sin embargo, el concepto de soberanía no sería absoluto y está sujeto a una obligación general de no causar daño al medio ambiente de otros países o a zonas más allá de la jurisdicción nacional, tal cual señala la Declaración de Río de 1992: De conformidad con la Carta de las Naciones Unidas y los principios del derecho internacional, los Estados tienen el derecho soberano de aprovechar sus propios recursos según sus propias políticas ambientales y la responsabilidad de velar para que las actividades realizadas dentro de su jurisdicción no causen daños al medio ambiente de otros Estados o de zonas fuera de los límites de la jurisdicción nacional, apuntó el asambleísta Darío Rojo.

El límite del principio de Soberanía radica en que no debe afectar o causar daño a otra jurisdicción que no sea la del propio Estado que realiza actividades con implicancias medioambientales, lo que significa que el concepto de soberanía tiene una trascendencia relativa y está el marco de un espacio determinado sin afectar a otro.

El libro está a disposición en todas las librerías y se pretende que sea un aporte a la responsabilidad compartida del medio ambiente.

Es periodísta.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia