La Gaceta Jurídica

Mejoras en vigilancia

Las mejoras en el equipamiento y las de carácter salarial en la Policía, que ha confirmado el presidente Evo Morales también el lunes durante la entrega de sables a oficiales de la institución, deberían ser el punto de partida de la transformación de la entidad y aliciente para que los buenos uniformados trabajen alejados de la corrupción…

La Razón (Edición Impresa)

22:54 / 13 de abril de 2016

La seguridad ciudadana es un tema que, a fuerza de ser repetitivo, debe ser forzosamente “reincidente” en los temas prioritarios de atención y comentario, por lo que el reciente anuncio de que el Ejecutivo destinará 105 millones de dólares para fortalecer y modernizar la lucha contra la delincuencia se hace importante. Más aún si se trata de recursos de un programa gubernamental denominado “Sistema Integrado Seguridad Ciudadana Bol-110”, que parece formar parte de una política de Estado para la protección de la ciudadanía y la prevención de delitos.

No obstante, este mecanismo o intención de las autoridades del gobierno central se hace incierto debido a que todas las acciones son determinadas mediante propuestas humanas y deben ser ejecutadas por otros seres de esta misma especie. Es decir que dependerá de personas capacitadas en diversos aspectos para que tengan éxito.

El anuncio de la inversión estatal, conocido en la voz del Presidente del Estado en la inauguración de la “Cumbre de seguridad ciudadana”, incluye el fortalecimiento policial y de los instrumentos de prevención y vigilancia con la compra de sistemas electrónicos como drones y cámaras de vigilancia para calles, cárceles, taxis y radiotaxis, además de dispositivos gps (ubicación de posicionamiento global) para esos vehículos de transporte público, bloqueadores de señales de celulares desde las cárceles y nueve vehículos “inteligentes” para Radio Patrullas.

El Sistema Integrado Seguridad abarca iniciativas en materia de infraestructura, modernización y tecnología para combatir el delito, lo que para las autoridades de Estado significa fortalecimiento de la capacidad de respuesta de la Policía, que es precisamente el punto de mayor preocupación –si no de crítica– para la población, pues las unidades policiales carecen de toda reacción efectiva para atender llamados de auxilio o de denuncia; no otra cosa demuestran las permanentes quejas de víctimas de robo o asaltos, quienes, en caso de sentar denuncias, no reciben respuestas afectivas ni oportunas.

Parece ilusorio pensar que con las 1.820 cámaras de video vigilancia que serán sumadas con este plan a las 1.900 existentes en puntos importantes de las principales ciudades del país, los 300 botones de alarma ciudadana para alerta policial que serán instalados, los 500 nuevos equipos de comunicación personal y los 250 nuevos radios los uniformados policiales mejorarán su efectividad y no se convertirán en observadores, si es que los sistemas funcionan sin cortes o desperfectos. A estas modalidades de vigilancia, comunicación y exigencia de reflejo adecuado se debe sumar la sensibilización para el personal encargado, debido a que la negligencia en la manipulación de equipos y sistemas de propiedad del Estado es común.

Estas mejoras en el equipamiento y las de carácter salarial en la Policía, que ha confirmado el presidente Evo Morales también el lunes durante la entrega de sables a oficiales de la institución, deberían ser el punto de partida de la transformación de la entidad y aliciente para que los buenos uniformados trabajen alejados de la corrupción y de la “atención preferente” de delitos en los que se encuentran implicados valores altos o grandes sumas de dinero. En fin, la presión del mal entorno debe ser combatida para recuperar la moral.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia