La Gaceta Jurídica

¿Modo acertado en nuestro sistema penal?

De manera simple, la flagrancia es sorprender a una persona durante o después de la perpetración de un delito. Se prefiere los vocablos “aprehensión” y “sorprender” en vez de detención por la razón de que, como señala la jurista mexicana Martínez Álvarez, “…se confunde la detención con aquello que motiva la misma…”

La Gaceta Jurídica / Pablo César Claros Arce

00:00 / 19 de junio de 2012

La flagrancia se relaciona con la percepción sensorial directa de una tercera persona que observa la realización del ilícito penal. Al referirse a tercera persona puede ser la víctima del hecho punible, un testigo directo e, inclusive, el individuo que, participando en el ilícito junto al autor o partícipe, lo señala como responsable (delator).

Al respecto, la doctrina señala que debe darse la inmediatez temporal y personal como requisitos básicos de la flagrancia, los cuales paso a explicar.

Inmediatez personal

Significa percibir mediante los sentidos que un delito se está cometiendo. Es de notar que también se puede percibir la producción de un hecho ilícito mediante medios tecnológicos.

Inmediatez temporal

Se relaciona con la aprehensión del agente en las proximidades del lugar del hecho o, en otras palabras, en las “cercanías del lugar”.

Clases de flagrancia

Generalmente se acepta tres clases de flagrancia, que mencionamos y explicamos brevemente:

Flagrancia

Se da cuando se aprehende al delincuente en el momento mismo de estar cometiendo el hecho punible.

Cuasiflagrancia

Se presenta cuando el delincuente es  perseguido al consumar un delito, ya sea por el ofendido, los testigos o la Policía y, posteriormente, aprehendido.

Presunción legal de flagrancia

Ocurre cuando se encuentra al agente del hecho con objetos o instrumentos que hacen presumir su autoría o participación en un hecho punible.

La flagrancia en el sistema penal boliviano (CPE, CPP y Ley 007 de 2010, que incluye un procedimiento especial para casos de flagrancia)

En la Constitución Política del Estado (cpe) el artículo 23 parágrafo IV indica que: “Toda persona que sea encontrada en delito flagrante podrá ser aprehendida por  cualquier otra persona, aun sin mandamiento. El único objeto de la aprehensión será su conducción ante  autoridad judicial competente, quien deberá resolver su situación jurídica en el plazo máximo de veinticuatro horas”.

Señala que cualquier persona podrá aprehender a otra encontrada en delito flagrante. Esto se conoce en la doctrina como Principio de Necesidad de Intervención, a los fines de evitar que el sujeto resulte impune, lo cual es un síntoma de la inseguridad ciudadana.

Por otra parte, impetra que el detenido debe ser conducido ante autoridad judicial competente para resolver su situación jurídica ¿Significa que el particular deberá (con peligro hacia su persona) conducir al delincuente ante el juez sin necesidad de acudir a la autoridad policial o Fiscalía? Parece que no; sin embargo, este artículo puede dar lugar a más de una interpretación errónea.

De igual manera, la Constitución colombiana estipula en su artículo 32 (como excepción a la necesidad de mandato judicial) que el aprehendido en flagrancia puede ser llevado ante el juez por cualquier persona…

Código

En el Código de Procedimiento Penal (cpp) la flagrancia se encuentra plasmada en los artículos 180, 187, 227, 229 y 230, los analizamos a continuación.Artículo 180 (Allanamiento de Domicilio).- Cuando el registro deba realizarse en un domicilio se requerirá resolución fundada del juez y la participación obligatoria del fiscal.

Queda prohibido el allanamiento de domicilio o residencia particular en horas de la noche, éste únicamente podrá efectuarse durante las horas hábiles del día, salvo el caso de delito flagrante…

Artículo 187 (Locales Públicos).- Para el registro en reparticiones estatales, locales comerciales, o aquellos destinados al esparcimiento público se podrá prescindir de la orden judicial de allanamiento cuando exista autorización del propietario o responsable del mismo, salvo delito flagrante…

En el artículo 180 se menciona que, tratándose de delito flagrante, se podrá ingresar a cualquier hora en el interior del domicilio, mientras que en el artículo 187 se señala que ante tal delito se prescinde la autorización del propietario para el ingreso. Se aprecian dos situaciones;

-Ingreso a cualquier hora y

-Prescindencia de la autorización del morador.

Asimismo, en ambos articulados se hace mención a la resolución fundada del juez. Sin embargo, dicha resolución no está adecuada para casos en que en el interior de un domicilio particular o local público se esté cometiendo o se acabe de cometer un ilícito para penetrar, sino para efectos de fines investigativos para delitos no flagrantes.

Al respecto, existen disposiciones foráneas que estipulan que podrá ingresarse a un domicilio particular, por ejemplo, si es que se escuchan gritos de auxilio en el interior. Indudablemente, en estos casos no se requiere orden judicial ni autorización del  morador del inmueble.

Artículo 227 (Aprehensión por la Policía).- La Policía Nacional podrá aprehender a toda persona en los siguientes casos:

1) Cuando haya sido sorprendida en flagrancia…

La autoridad policial que haya aprehendido a alguna persona deberá comunicar y ponerla a disposición de la fiscalía en el plazo máximo de ocho horas.Este artículo se encuentra en concordancia con el artículo 74 del cpp que estipula que la Policía Nacional se encargará de la identificación y aprehensión de los presuntos responsables…

Asimismo, es concordante con los artículos 228 (LIBERTAD); 295 inc. 5) (FACULTADES); 298 (INFORME AL FISCAL) y 299 inc. 3) (CONTROL) del mismo cuerpo legal, principalmente.

Artículo 229 (Aprehensión por Particulares).- De conformidad a lo previsto por la Constitución Política del Estado, en caso de flagrancia los particulares están facultados para practicar la aprehensión, debiendo entregar inmediatamente al aprehendido a la policía, a la Fiscalía o a la autoridad más cercana…

En este artículo se hace mención a la Presunción Legal de Flagrancia cuando se refiere a los objetos e instrumentos recogidos por el particular que sirvieron para cometer el hecho punible.

Artículo 230 (Flagrancia).- Se considera que hay flagrancia cuando el autor del hecho es sorprendido en el momento de intentarlo, de cometerlo o inmediatamente después mientras es perseguido por la fuerza pública, el ofendido o los testigos presenciales del hecho.

Se observa que existen tres momentos del sorprendimiento: al intentar cometer el delito, cometerlo e inmediatamente después de consumarlo. En este último caso no existe un tiempo (que debe ser breve o post factum inmediato), entre la consumación del hecho y la detención; sin embargo, el espacio de tiempo ideal para que pueda considerarse flagrancia debe ser de 24 horas, aunque la legislación colombiana dilata el término hasta  36 horas y 48 horas la legislación penal mexicana.

En el referido artículo se encuentra inserta la flagrancia propiamente dicha y la cuasiflagrancia. De igual manera,  regula el sorprendimiento al momento de intentar el delito, lo cual es más complicado ya que puede dar lugar a un mayor número de arbitrariedades sea en casos de detención policial o por particulares.

Ley

La Ley No. 007 del año 2010, en relación a la flagrancia, incorpora al Procedimiento Penal los artículos 393 bis, 393 ter, 393 quater, 393 quinquer y 393 sexter que, en conjunto y a grandes rasgos, estipulan lo siguiente:

Si una persona es aprehendida en delito flagrante, el fiscal puede pedir ante el juez instructor el procedimiento inmediato para delitos flagrantes. Pueden darse salidas alternativas. El Juez señala  audiencia de aplicación del procedimiento inmediato y dicta auto motivado para la procedencia de la solicitud, otorgando un término de 45 días para que concluya la investigación y poder solicitar nuevamente audiencia de procedimiento inmediato.

Se puede presentar acusación fiscal y pruebas de cargo en la misma audiencia, poniéndolas en conocimiento del imputado, que tiene entre cinco a 45 días para presentar sus pruebas de descargo. En la audiencia preliminar a la del juicio inmediato, se puede requerir la detención preventiva en aplicación de los artículos 230 y 233 cpp, pudiendo apelar tal medida cautelar. Cumplidos los cinco o 45 días para que el imputado presente sus pruebas, se señala audiencia de preparación de juicio dentro de tres días de cumplido el plazo, dictándose Auto de Apertura de Juicio.

Es el juez de sentencia el que dicta auto de radicatoria y señalamiento de juicio (producción de pruebas, conclusiones). La sentencia debe tener los requisitos del artículo 361 del Procedimiento penal, siendo apelable.

Sin considerar la estructura procesal, se observa una disminución del tiempo de resolución para esta clase de delitos, lo que significa hacer buen uso de los principios de celeridad y economía procesal; sin embargo, el problema radica en la impertinencia de pruebas y el plazo de presentación de las mismas. Me explico:

Ante un delito flagrante, las únicas pruebas a presentarse son las que se encontraron en el lugar del hecho.  “…normalmente el delito flagrante no amerita de otras indagaciones”, como señala Vecchionacce. Es por ello que sólo deben valorarse las pruebas que se encontraban “allí” y no incorporar otras que resultarían excesivas e impertinentes.

Por tanto, el plazo de 45 días antes citado debiera reducirse considerablemente para este tipo de procedimiento, lo cual no significa lesionar los principios señalados al no ameritar mayor investigación ni complementación de diligencias policiales.

Conclusiones

En cuanto a la figura de la flagrancia, el Código de Procedimiento Penal boliviano incluye las tres clases de flagrancia y consagra un procedimiento especial para regularla, al igual que en otros países como Argentina; sin embargo, adolece de lo siguiente:

No posee una definición de flagrancia,  tan solo su contenido.

No señala los requisitos de inmediatez personal y temporal pero, principalmente, el tiempo que debe mediar entre la consumación del hecho punible y la detención, aparte que se requiere en estos casos de excepción de mandato judicial de mayor meticulosidad valorativa por parte de juez para evitar socavar la libertad personal, entendida como “poder hacer lo que no daña a otro” (Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano francesa de 1789).

Asimismo, no se menciona que durante el intervalo entre la consumación del hecho ilícito y la aprehensión la persecución del delito no debe ser interrumpida.

Por tanto, la regulación de la flagrancia en nuestro sistema penal es insuficiente en cuanto a su complejidad doctrinaria, dejando espacios que pueden originar problemas tanto en la competencia del juez como juicios en proceso.Finalmente, reza el artículo 28 superior de Colombia que toda persona es libre (la libertad personal es el principio básico de todo Estado de derecho), no pudiendo ser detenida salvo que motivos previamente definidos por ley señalen lo contrario, como la situación de flagrancia.

Fuentes consultadas

Constitución Política del Estado, artículo 23.

Ley No. 007 de 2010, Procedimiento Especial para casos de Flagrancia.

Código de Procedimiento Penal, Ley No. 1970 de 1999.

Constitución Política de Colombia de 1991, artículo 32.

Código Federal de Procedimientos Penales, México. Modificaciones y Propuestas.

Artículos y notas sobre el delito de flagrancia en el Derecho Penal de la región.

*    Es abogado dedicado al estudio del Derecho Penal, Constitucional y Derechos Humanos. [email protected]

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia