La Gaceta Jurídica

Muertes en la milicia

…la aclaración de muertes anteriores y las referidas al tema actual podría ser la diferencia de los nuevas generaciones de jefes con las que compartieron dictaduras y modalidades anacrónicas en la estructura cuartelaría.

La Gaceta Jurídica / Editorial

00:00 / 06 de agosto de 2013

La pasada semana, por informes oficiales presentados por el propio Ministro de Defensa en la Cámara de Diputados, se conoció que 20 personas de las Fuerzas Armadas murieron en diferentes circunstancias desde 2010, mientras cumplían actividades en reparticiones de esa institución. Según los datos, entre los fallecidos se encuentran oficiales, subtenientes y conscriptos, estos últimos representan la mayoría de los casos.

Como consideraciones del tema se informó que en 11 casos se trata de accidentes de responsabilidad personal de las víctimas, por lo que no amerita mayores investigaciones o explicaciones para cada hecho. Pero que en los otros se deberá seguir las indagaciones por parte del Ministerio Público, para lo cual las autoridades pertinentes deben prestar colaboración adecuada.

En este punto llama la atención que desde los primeros casos de este periodo a partir de 2010 no existe ningún responsable sancionado. El otro de los temas de observación, señalado especialmente por el Defensor del Pueblo, es que en las tres armas se continúe con métodos de instrucción y formación militar que son considerados como violaciones a los derechos humanos.

Como parte de las responsabilidades institucionales para aclarar los casos, se estableció que la mayoría de las muertes ocurrió por ahogamiento y accidentes y que en todas se instauró sumarios informativos, además que cinco casos pasaron a la Justicia Ordinaria, es decir, a un juicio ordinario, lo que representa algo positivo tomando en cuenta las dificultades que representa intentar investigaciones dentro de las instituciones militares, sin embargo, todavía existe retardación de justicia, también por responsabilidad de los encargados de atender estos procesos.

En el caso del fallecimiento del subteniente de Ejército Gróver Poma Guanto, ocurrida en febrero de 2011 en la Escuela de Cóndores de Bolivia en Sanandita, Tarija, se ha establecido algunos indicios de responsabilidades en por lo menos tres de los camaradas de uniformado, pero el proceso judicial no avanza por motivos presuntamente relacionados con falencias en el Ministerio Público o por la falta de voluntad para facilitar datos y dejar paso a las investigaciones.

Lo que también se puede presumir de todo esto es que en ciertos niveles de las Fuerzas Armadas habría actitudes de encubrimiento para no permitir las investigaciones que deben cumplir los fiscales, de este modo, los casos quedan truncos al convertirse en causas judiciales. Este punto sólo puede ser explicado como ocultamiento, puesto que, de lo contrario, la institución armada estaría complacida de explicar que su accionar instructivo y formativo corresponde a los términos y procedimientos nuevos que se han inculcado a partir de la exigencia del respeto a los derechos humanos.

Asimismo, la información transparente y esclarecedora por parte de las instancias castrenses no debiera significar recelo ni aparente vulnerabilidad de las reservas (léase secretos) militares que no tienen que ver con el respeto de los derechos, pues la aclaración de muertes anteriores y las referidas al tema actual podría ser la diferencia de los nuevas generaciones de jefes con las que compartieron dictaduras y modalidades anacrónicas en la estructura cuartelaría.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia