La Gaceta Jurídica

Mujeres asociadas

…su trabajo es igual y hasta mejor en calidad al que realizan los varones, en especial en lo que se refiere a detalles y obra fina. Más allá de esto, ellas cumplen esta labor debido a su derecho al trabajo, su capacitación en este rubro y sus necesidades familiares, aspectos también respaldados por las leyes.

Editorial

00:00 / 13 de febrero de 2015

Es indudable que en los últimos años en el país se ha producido un notable avance en la normativa que favorece y rescata los derechos y reivindicaciones en diversos ámbitos para los y las trabajadoras y, en general, para varios sectores poblacionales. En este conjunto se encuentra la gama de directrices que protegen a las mujeres en diversos sentidos, entre ellas se destacan la Ley Contra el acoso y violencia política hacia las mujeres, del 28 de mayo de 2012; también se encuentra en vigencia la Ley 045 Contra el racismo y toda forma de discriminación, del 8 de octubre de 2010, y la Ley Integral 348 para garantizar a las mujeres una vida libre de violencia, del 9 de marzo de 2013.  

Además, relacionadas con el tema de protección al sexo femenino, existen otras como la Ley Integral 263 contra la trata y el tráfico de personas, del 31 de julio de 2012, y la Ley 548, Código niña, niño y adolescente, del 17 de julio de 2014. Sin embargo, lo que queda pendiente es que éstas sean cumplidas a cabalidad, hasta el alcance sancionatorio en caso de vulneraciones de sus postulados, pasando por las disposiciones de prevención que cada una de ellas tiene, lo que significa gestiones de sensibilización y difusión de lo que significan y protegen.

En este marco, los medios de comunicación juegan un papel importante en la difusión y explicación del articulado de cada norma, sin embargo, en estos días se ha conocido un ejemplo que podría ser el método a seguir para evitar la discriminación y los abusos que aún existen hacia la población femenina.

Quizás no en el mismo modelo organizativo, pero sí en el sentido de que se ayude al entendimiento directo de los derechos y prerrogativas que tiene cada sector y al conocimiento de la normativa que sustenta estos beneficios.

Hablamos de la reciente conformación de la Asociación de Mujeres Constructoras (Asomuc) de La Paz, que ya cuenta con 35 afiliadas. Se trata de un sindicato femenino que busca luchar por los derechos igualitarios y contra la discriminación en el trabajo de albañilería, donde los hombres aún pretenden la supremacía pese a los tiempos diferentes y a la capacidad comprobada de las mujeres para competir de manera apropiada.

En esta actividad particular, las mujeres ahora sindicalizadas denuncian que reciben insultos y frases malintencionadas por parte de sus colegas hombres, además de sufrir otros agravios como la menor remuneración por igual trabajo y la oposición a que ocupen cargos de mayor responsabilidad en las obras.

Por otra parte, las mismas féminas dan cuenta de que su trabajo es igual y hasta mejor en calidad al que realizan los varones, en especial en lo que se refiere a detalles y obra fina. Más allá de esto, ellas cumplen esta labor debido a su derecho al trabajo, su capacitación en este rubro y sus necesidades familiares, aspectos también respaldados por las leyes.

Mientras que su personería jurídica se encuentra en trámite en la Gobernación de La Paz, entre los planes de este grupo asociado se encuentra el censo de mujeres constructoras para conocer la cantidad de trabajadoras en esta actividad en La Paz y El Alto, luego ampliar las modalidades y oportunidades de capacitación para ellas y extender su organización a otros departamentos del país. Así, de éste y otros modos, se podrá ejercer los derechos.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia