La Gaceta Jurídica

Normas y ausencias

La normativa también debe incidir en que los productores varíen su producción con sistemas como de rotación de cultivos y la erradicación de monocultivos.

La Razón (Edición Impresa)

00:00 / 24 de enero de 2016

Casi como apertura del año, el presidente del Estado, Evo Morales, promulgó la Ley N° 775 de Promoción de Alimentación Saludable, de 8 de enero de 2016, que tiene por objeto reforzar a la Ley General de los derechos de las usuarias y los usuarios y de las consumidoras y los consumidores, de 6 de diciembre de 2013, e intervenir para solucionar los problemas de desnutrición, precisamente con el fomento a la alimentación sana. En el acto de firma de la nueva norma, el mandatario habló de la importancia del consumo de productos orgánicos, naturales y saludables para que se mejore y conserve la salud de la población boliviana.

Para elaborar la reglamentación de la medida, invitó “a trabajar a quienes se preocupan por una buena alimentación”. De igual modo, la ministra de Salud, Ariana Campero, aclaró que la ley tiene el objetivo de promocionar el consumo de agua, además de priorizar el consumo de alimentos naturales y ancestrales, con la regulación de la publicidad en productos enlatados y procesados, cuyas etiquetas deben contener mensajes informativos sobre su contenido de sodio (sales), grasas saturadas y niveles de azúcar.

Mientras se desarrolla este empuje, en días recientes el vicepresidente del Estado, Álvaro García, anunció que con el objetivo de proteger la producción nacional y fortalecer al sector agropecuario el gobierno podría activar medidas paraarancelarias. “Vamos a cuidar como patrimonio, como la niña de nuestros ojos cualquier propuesta que tenga que ver con salvaguardar al sector productivo boliviano”, afirmó en la ciudad de Santa Cruz durante un encuentro con empresarios del sector agropecuario del Oriente. Con el compromiso de promover encuentros con ministros o viceministros para alcanzar objetivos como el crecimiento del sector entre el 5 y o 7 por ciento, el segundo mandatario dijo que la clave para el Gobierno es la producción boliviana.

Al concatenar ambas situaciones se llega a la conclusión de que la administración estatal tiene en acertada consideración la importancia de la alimentación en el país y de la promoción de la productividad boliviana en el rubro agropecuario, actitud que merece ser apoyada con propuestas de profesionales y entidades dedicadas a estas actividades. Al mismo tiempo, desde el mismo Órgano Ejecutivo y mediante las instituciones que correspondan, se debería considerar en profundidad y revertir la situación ya álgida de que los modos de producción orgánica y natural han dejado de ser aplicados por la mayoría de los agricultores, sean grandes o pequeños, y que los productos tradicionales y ancestrales han perdido espacio y muchos desaparecido al no tratarse de negociables para la exportación.

Por otra parte, si bien se considera que gran porcentaje de la producción de alimentos tiene origen en el departamento de Santa Cruz, es en esta región que la industria agrícola se ha reducido a los monocultivos que utilizan cada vez más los peligrosos químicos para la fertilización y el control de plagas, lo que incide en la destrucción de la tierras de cultivo con el agotamiento del agua y el humus y deriva en problemas de erosión, sequía y desequilibrio de los ecosistemas.

La normativa también debe incidir en que los productores varíen su producción con sistemas como de rotación de cultivos y la erradicación de monocultivos.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia