La Gaceta Jurídica

Nuevas reglas de juego para las juventudes del Municipio de La Paz

Apunte legal

Alan E. Vargas Lima

00:00 / 23 de septiembre de 2014

Septiembre es la época en que inicia la primavera, cuya dulzura inspira sentir que “el amor está en el aire”, pero, sobre todo, se trata del tiempo en el que podemos sentirnos jóvenes y perseguir nuestros sueños e ilusiones más caros con la valentía del corazón.

En esta época primaveral es muy destacable la iniciativa del Gobierno Autónomo Municipal de La Paz (Gamlp) al poner en vigencia la Ley Municipal Autonómica Nº 090 de Juventudes, de 1 de septiembre de 2014; una disposición legal de carácter local que tiene por objeto establecer el marco jurídico legal para el ejercicio pleno de los derechos y garantías de las juventudes del municipio, así como la regulación del marco institucional de las unidades organizacionales municipales que trabajan sobre esta temática, a cuyo efecto, la Ley extiende su ámbito de aplicación hacia todos los(las) habitantes y residentes que se encuentren en la jurisdicción.

En este sentido, las finalidades que persigue esta nueva ley son principalmente reconocer y efectivizar el ejercicio pleno de los derechos y deberes de las juventudes del municipio, considerando su reconocimiento en la Constitución Política del Estado (cpe), tratados y convenios internacionales en materia de derechos humanos y otras disposiciones legales municipales, departamentales y nacionales.

En este sentido, se pretende establecer políticas municipales –con asignación presupuestari– para la promisión y ejercicio de esos derechos y deberes, a fin de promover el desarrollo integral de las juventudes paceñas, disminuyendo los índices e indicadores de vulnerabilidad, eliminando, además, los prejuicios negativos sobre las juventudes y promoviendo la atención, inclusión y participación democrática de las juventudes en todos los procesos económicos, políticos, sociales, medioambientales y culturales del municipio.

Asimismo, entre los derechos de las juventudes que reconoce esta ley municipal, además de los enunciados en la cpe e instrumentos internacionales sobre derechos humanos, se encuentran:

a) Derecho a ser incluidos e incluidas en la planificación del desarrollo del municipio;

b) Derecho a no sufrir violencia física, sexual y psicológica;

c) Derecho a la salud integral y diferenciada;

d) Derecho a contar con un empleo digno y seguridad social;

e) Derecho a la libertad de pensamiento, espiritualidad, religión y culto;

f) Derecho a la libertad de reunión y asociación, en forma pública y privada con fines lícitos;

g) Derecho a expresar y difundir libremente pensamientos u opiniones por cualquier medio de comunicación, de forma oral, escrita o visual, individual o colectiva;

h) Derecho al ocio (1) y tiempo  libre;

i) Derecho al deporte;

j) Derechos sexuales y reproductivos;

k) Derecho a un desarrollo integral de su persona;

l) Derecho a la identidad y personalidad propias;

m) Derecho a la cultura y arte en todas sus formas y expresiones.

De manera correlativa a estos derechos, esta ley municipal también establece una escala de deberes mínimos de las juventudes que se encuentran en el Municipio de La Paz, señalando, por ejemplo: cumplir las disposiciones de esta nueva ley municipal; respetar, proteger y cuidar los bienes muebles e inmuebles de dominio público municipal; ejercer, respetar, valorar y defender los derechos humanos; participar activamente en la vida política, económica, social y cultural del municipio de La Paz; promover los valores de respeto, solidaridad, honestidad, transparencia, justicia y comprensión entre (todas) las personas; proteger y preservar el medioambiente y la biodiversidad; todo lo cual, por supuesto, no los exime de cumplir también los deberes establecidos por la cpe.

La referida ley municipal también establece un marco institucional necesario para llevar adelante los propósitos que persigue. En este sentido, instituye la Delegación Municipal para la Promoción de la Juventud como instancia administrativa encargada de velar por el ejercicio pleno de los derechos, deberes y garantías de las adolescencias y juventudes, detallando claramente sus atribuciones; también crea el Consejo Municipal de la Juventud como instancia de participación y control social para el análisis de las políticas municipales concernientes a la juventud.

Por otro lado, incluye secciones específicas que tratan del derecho a la educación, la infraestructura educativa municipal, los centros de in/formación para Jóvenes, centros municipales de desarrollo tecnológico y espacios de diálogo educativo. También trata del derecho a la salud, y la necesidad de implementar progresivamente unidades de atención integral y diferenciada para jóvenes.

Estas y otras disposiciones insertas en esta ley municipal, definitivamente, constituyen un paso adelante en el resguardo de los derechos de los(las) jóvenes paceños(as).

Nota

1. Sobre el origen de la concepción tradicional del “ocio” en la sociedad boliviana y su probable configuración como derecho, es interesante la columna de Rocío Estremadoiro, publicada en Los Tiempos (Cochabamba, 13 de agosto de 2014): “Derecho al Ocio”, disponible en: http://www.lostiempos.com/diario/opiniones/columnistas/20140813/el-derecho-al-ocio_269972_592544.html

Es que, aunque parezca extraño (o fuera de lo normal), actualmente se considera que el ocio es un derecho humano fundamental, que favorece el desarrollo de las personas y del que nadie debiera ser privado por razones de discapacidad, género, orientación sexual, edad, etnia o cualquier circunstancia personal o social. También es un medio esencial para lograr el bienestar emocional, el desarrollo de relaciones interpersonales significativas y fomentar la inclusión en el propio entorno. Es, en definitiva, un factor clave para la mejora de la calidad de vida.

El ocio, independientemente de la actividad concreta de que se trate, consiste en una forma de utilizar el tiempo libre mediante una ocupación autotélica y autónomamente elegida y realizada, cuyo desarrollo resulta satisfactorio y/o placentero para el individuo (J. Trilla). En otras palabras, es la vivencia subjetiva caracterizada fundamentalmente por la libertad percibida y, por tanto, por la voluntariedad, por la motivación o refuerzo intrínseco y por ser de carácter final y no instrumental y por el disfrute o satisfacción que comporta (S. Gorbeña, de la Universidad de Deusto). Cfr. Federico Sierra Fernández. El tiempo libre en las personas con discapacidad. Disponible en: http://eala.files.wordpress.com/2011/01/ocio-y-discapacidad.pdf

En el mismo sentido, existe una Ponencia de Yolanda Lázaro, Aurora Madariaga, Idurre Lazcano y Joseba Doistua. El derecho al ocio: un derecho humano en ocasiones desconocido. Cátedra Ocio y Discapacidad. Universidad de Deusto. Disponible en: http://cdjornadas-inico.usal.es/docs/760.pdf

También es de utilidad consultar un interesante documento denominado: “Carta Internacional para la Educación del Ocio”, elaborada con el propósito de “informar a los gobiernos, a las organizaciones no gubernamentales e instituciones educativas sobre el significado y beneficios del ocio y la educación para y en el ocio. También pretende proporcionar a los agentes educativos, entre ellos, escuelas, comunidad e instituciones involucradas en la formación de personal, orientaciones sobre los principios bajo los cuales se desarrollan las políticas y estrategias de la educación del ocio”. En: http://www.asociacionotium.org/wp-content/uploads/2009/03/carta-de-la-educacion-del-ocio.pdf

Es abogado maestrante en Derecho Constitucional (UMSA) y responsable del blog jurídico Tren Fugitivo Boliviano: http://alanvargas4784.blogspot.com

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia