La Gaceta Jurídica

Objeto del derecho de la información

El Señor Justicia

La Gaceta Jurídica / Carlos Conde Calle

00:00 / 16 de marzo de 2012

En la sociedad de la información el ciudadano es bombardeado con noticias de todo tipo, al parecer estamos sobre informados –aunque la calidad de las mismas es baja–.

Los diferentes medios de comunicación social, sobre la base de la libertad de prensa, emiten mensajes de los más deliberativos. La noticia es el núcleo de la acción periodística.

Los profesionales periodistas deben buscar, encontrar, escribir y difundir las noticias. Estas tareas se desarrollan en un marco de leyes y códigos de ética. El marco jurídico de la noticia se constituye en el objeto del DERECHO DE LA INFORMACIÓN (otros designan ambiciosamente como DERECHO DE LA COMUNICACIÓN SOCIAL).

El Derecho es una especie de control social del manejo de la información. Indudablemente, en el país tenemos la Ley de Imprenta. El artículo 1 dice: “Todo hombre tiene derecho a publicar sus pensamientos por la prensa, SIN PREVIA CENSURA, SALVO RESTRICCIONES ESTABLECIDAS POR LA PRESENTE LEY”.

Esas restricciones están en el artículo 11 de la misma Ley de Imprenta, cuando sostiene que “se delinque contra la sociedad, en los que se comprometan LA EXISTENCIA O INTEGRIDAD DE LA NACIÓN O EXPONGAN A UNA GUERRA EXTRANJERA; O TIENDAN A TRANSTORNAR LA TRANQUILIDAD Y ORDEN PÚBLICO O INCITEN ( ... )

DESOBEDIENCIAS A LAS LEYES O A LAS AUTORIDADES O PERPETREN DE ALGÚN DELITO O SEAN OBSCENOS E INMORALES”.

Por otro lado, tenemos EL PACTO DE SAN JOSÉ DE COSTA RICA que fue elevado a rango de Ley el 11 de febrero de 1993, por el entonces presidente Jaime Paz Zamora. El artículo 11 del pacto de San José prescribe: “Toda persona tiene derecho de respeto a su honra y el reconocimiento de su dignidad. NADIE PUEDE SER OBJETO DE INJERENCIAS ARBITRARIAS O ABUSIVAS EN SU VIDA PRIVADA …” (sic.).

El mismo Código Civil, en su artículo 18, manda que “nadie puede perpetuar ni divulgar la vida íntima de una persona”. De manera que cuando el periodista busca información, en algunas de las fuentes, debe encuadrar sus actos en este marco normativo.

De aquí colegimos que el objeto del trabajo periodístico es la noticia, pero subordinada al Derecho. Es cierto que su trabajo debe realizarse en libertad, sin censura. Al decir de Tomas Mac Hale, en su libro Libertad de expresión, ética periodística y desinformación, la “libertad es relativa en su alcance (...), no es un valor supremo, sino un instrumento necesario al hombre para que alcance los valores más elevados inherentes a su naturaleza de persona”.

Como decíamos en nuestra anterior columna, la libertad supone, también responsabilidad. De acuerdo al artículo 2 de la Ley de Imprenta, los periodistas “son RESPONSABLES de los delitos cometidos por la prensa (...) Si los que aparecieron firmando una publicación como autores de ella no fuesen personas jurídicamente RESPONSABLES (...) LA RESPONSABILIDAD de las personas señaladas no es conjunta ni mancomunada, sino sucesiva...” (sic.).

Esta Ley no puede aplicarse a medios como la RADIO Y LA TELEVISIÓN. Esto no quiere decir que trabajen en la Selva. ¡No! Ningún medio –radio o televisión– puede provocar daño. Es de aplicarse el principio jurídico universal de que “el que ocasiona un daño está en la obligación de repararlo”.

Este principio está positivado en el artículo 984 del Código Civil.

Hasta aquí podemos constatar que LA NOTICIA se desenvuelve en un campo jurídico muy amplio, que será presentado en próximos trabajos. Sin embargo, los artículos 13 y 14 del Pacto de San José de Costa Rica delimitan con precisión el OBJETO del Derecho de la Información.

La norma en cuestión prescribe: “TODA PERSONA tiene derecho a la libertad de pensamiento y de expresión. Este derecho comprende a la libertad de BUSCAR, RECIBIR Y DIFUNDIR informaciones e ideas de toda índole, sin consideración de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa o artística o por cualquier otro procedimiento de su elección”. Precisamente, Luis Escóbar de la Serna, en su Manual de derecho de la información, es congruente con el dispositivo legal que se cita.

Uno de los derechos del periodista es BUSCAR la noticia. Este derecho de BUSCAR establece uno de los elementos del DERECHO DE LA INFORMACIÓN. Esa búsqueda se desarrolla, en la práctica, en las diferentes fuentes, sean POLÍTICAS, ECONÓMICAS, SOCIALES, CULTURALES, DEPORTIVAS Y JUDICIALES.

Congruente con Javier Fernández del Moral y Rosa Berganza Conde, autores de un par de libros sobre PERIODISMO ESPECIALIZADO, creemos que los periodistas deben demostrar en estas fuentes conocimientos adicionales al periodismo; v. gr, si la cobertura es de fuente política, debería ser mínimamente alumno, si no es licenciado en Ciencia Política; si cubre FUENTE SEGURIDAD, cuando menos, debería ser alumno de la CARRERA DE DERECHO.

El BUSCAR información, es pues una tarea delicada. Se establecen vínculos sociales con la FUENTE. En esa relación, deben observarse que manejan intereses diversos. Esa relación de FUENTE-PERIODISTA se desarrolla en un marco jurídico; v. gr, si el periodista tiene como fuente los tribunales, ambos saben que deben cumplir con el artículo 6 del Código de Procedimiento Penal, que manda: “todo imputado será considerado inocente y tratado como tal en todo momento mientras no se declara su culpabilidad en sentencia ejecutoriada”. Debe observar también sus códigos deontológicos; debe resolver con toma de conciencia sus dilemas éticos.

El DERECHO DE LA INFORMACIÓN tiene como objeto de estudio al sujeto pasivo de la información –otros dicen que es el titular del Derecho a la Información–, esto se traduce en RECIBIR los mensajes, las noticias.

EI receptor de la NOTICIA debe recibir las noticias trabajadas con la mayor seriedad y responsabilidad; manejar fuentes creíbles y fidedignas. El destinatario de la información debe recibir la noticia tal cual ocurrió; “respetando los hechos”, como dirá Margarita Riviere. No puede incorporar en la noticia sus deseos y odios personales.

Tiene derecho a la opinión, pero el lector, televidente o radioescucha debe estar advertido. Así se manifiesta el Pacto de San José de Costa Rica, cuando dice: “el derecho (...) precedente no puede estar sujeto a CENSURA PREVIA, sino a RESPONSABILIDADES ULTERIORES”.

El otro componente del OBJETO del DERECHO DE LA INFORMACIÓN es la posibilidad de DIFUNDIR la noticia, que no puede ser CENSURADA previamente. El medio sabe que su RESPONSABILIDAD PENAL O CIVIL es posterior.

Delimitado el OBJETO de esta novísima Ciencia del Derecho, podemos concluir que la LIBERTAD DE PRENSA se desarrolla en un marco de Leyes. Si el periodista cree que la LIBERTAD, es un valor absoluto, se equivoca; la libertad es un DERECHO FUNDAMENTAL, pero es relativo. Por ejemplo, si entra en colisión con otros derechos, como el DERECHO A LA INTIMIDAD, ¿cuál prevalece? Por supuesto que este último.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia