La Gaceta Jurídica

Origen, naturaleza y perspectivas

A la finalización de la Segunda Guerra Mundial, cuando los Estados crearon la Organización de las Naciones Unidas (onu) la dotaron de dos componentes fundamentales. El primero, frente a las terribles consecuencias de la guerra, el mantenimiento de la paz y la seguridad. El segundo, frente a la ausencia de un régimen encargado de regular los problemas económicos, la promoción de la cooperación institucionalizada (1).

Bolivia también organiza otros eventos relacionados con la cumbre del G77+China de junio.

Bolivia también organiza otros eventos relacionados con la cumbre del G77 China de junio. Foto: abi.bo

Ariel Néstor Flores Mamani

00:00 / 06 de mayo de 2014

Esta estrecha relación entre las cuestiones económicas y los objetivos de paz, seguridad internacional y desarrollo presentó desde el inicio el desafío de ofrecer soluciones a los problemas económicos internacionales. El principal problema era que el comercio internacional no ofrecía las condiciones de igualdad y justicia establecidas en la Carta de la onu, porque las instituciones financieras creadas para tal propósito habían sido diseñadas para favorecer a los países desarrollados. Ésta fue la razón que fue generando un malestar creciente al interior del novel organismo.

“El ingreso a la organización, entre 1951 y 1960, de unos 40 países nuevos, principalmente africanos, de economía limitada, pesó significativamente para que se moviera la discusión…” (2). A este hecho se sumaron otros dos acontecimientos importantes, destacados por Cesar Sepúlveda: “El elemento doctrinario expuesto por el distinguido economista argentino Raúl Prebisch, con su tesis ampliamente difundida de la necesidad de un organismo de las Naciones Unidas que estudiara los mecanismos del comercio internacional que afectaban a los países y que propusiera remedios a fin de mejorar la situación”.

El segundo elemento consistió, como señala el profesor mexicano, en que “en 1956 la Unión Soviética había propuesto que se convocara a una conferencia económica mundial con el objetivo principal de que se creara una organización mundial de comercio dentro de las Naciones Unidas” (3).

Estas condiciones de presión permitieron que el reducido número de países desarrollados que estaba al mando de la onu tuviera que modificar su posición y crearon nuevos organismo financieros como el fondo, el ifc y el ida (4). Sin embargo, se trataba de cambios poco significativos y de menor impacto, por lo que la entonces Unión Soviética volvió a la carga en 1958, pero esta vez en el espacio del órgano Económico y Social de las Naciones Unidas (Ecosoc) para que se convocara a una conferencia sobre Comercio y Empleo, a fin de crear una organización internacional del comercio.

Fue a través de la resolución 1707 (XVI) de 19 de diciembre de 1961, titulada El comercio internacional, instrumento principal del desarrollo económico, que la Asamblea General de la onu propuso la reunión de una conferencia intergubernamental encargada del examen de los problemas del comercio internacional y pidió al Secretario General consultar a los países miembros.

De esa forma, un Comité especial preparó la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y el Desarrollo (unctad, sigla en inglés) que se celebró, finalmente, en Ginebra del 23 de marzo al 16 de junio de 1964, agrupando a representantes de 120 Estados, de los cuales queda el germen, “77 Estados estaban en vías de desarrollo”.

La unctad se constituyó en el escenario propicio para el tratamiento de las demandas del “tercer mundo”. En el punto de partida del derecho económico internacional, sin embargo, el resultado más significativo será sin duda la creación del “grupo de los 77”, es decir, la alianza respecto al voto en asuntos particulares ante la onu.         

Julius Nyerere, en la cuarta reunión ministerial del Grupo de los 77, precisó un objetivo que ha sido permanente a través de todas las cumbres celebradas hasta la fecha: “Completar la liberación del Tercer Mundo de la dominación externa, es este el significado básico del Nuevo Orden Económico Internacional. Y la unidad es nuestro instrumento, nuestro único instrumento de liberación”.

No obstante, también señaló que“lo que tenemos en común es que todos nosotros somos, en relación con el mundo desarrollado, naciones dependientes, no interdependientes; no somos la fuerza motriz primaria de nuestro propio destino. Nos avergüenza admitirlo, pero económicamente somos dependencias, cuando mucho semicolonias, pero no estados soberanos”.

Sea como fuere, “…se trata de un grupo unificado y organizado como un filoso instrumento para la negociación colectiva”, lo que da una muestra clara de que las unidades políticas pequeñas y medianas actúan conjuntamente, en el escenario internacional, con el fin de lograr un orden económico Internacional equitativo (5).

El G77+China tiene origen y naturaleza en aquellos antecedentes, íntimamente ligados en unctad y ha sido desde sus inicios la fuerza vital en un escenario previo o antesala a la gran mesa de negociación y toma de decisiones: la onu.

Ahora bien, más importante aún que contribuir a la precisión de su origen, objetivos y naturaleza, proponemos establecer algunas perspectivas que conciernen al rol del Estado boliviano en este importante grupo, pues, nuevamente el país hace noticia al anunciar la participación y dirección del G77+China, asumiendo la presidencia pro tempore y, con ello, la responsabilidad de organizar la cumbre para los 133 países que en realidad forman parte de este grupo:

1. El G77+China no es el único grupo de Estados que se despliega en el escenario internacional. Están por ejemplo el “G2 (6)”, “G3 (7)”, “G7 (8)”, el “G20 (9)” entre otros (10). Esta forma de organización colectiva bajo el denominativo “G” respondería a determinadas dinámicas internacionales y a la coincidencia de intereses y objetivos.  

2. El G77+China, no es precisamente el grupo más “importante” de la onu, en todo caso, es el grupo más “numeroso” de países en vías de desarrollo que forman parte de la onu. La importancia radicaría más bien en los consensos que generan y la capacidad de influencia colectiva que en criterios numéricos.

3. No es un órgano supranacional, como ha sido cuestionado por algunos “expertos”, y habría que añadir que tampoco es un sujeto de derecho internacional, sin embargo, no por ello resulta disfuncional. Los organismos intergubernamentales se caracterizan por su capacidad política de formar una red de acuerdos y de acciones lo suficientemente legítimas y propositivas.No forma parte de la estructura institucional de la onu. Los “G” son escenarios extrainstitucionales a la onu. Con propiedad, es posible señalar que son escenario de negociación previa a la onu.

4. Bolivia ha asumido la responsabilidad de organizar, posiblemente, la cumbre más importante que se lleva a cabo en los últimos años, adempero, se evidencia un marcado esfuerzo en aspectos más bien de “forma” que de “fondo”, es decir, la priorización de los aspectos protocolares y de organización en detrimento de los aspectos de posicionamiento del país, capacidad de propuesta y negociación que, necesariamente, se materializan en la agenda de trabajo y el lobby diplomático. La gestión protocolar es importante, pero la gestión diplomática, es vital.

5. La agenda que prepara el gobierno incluye una variada temática que ha sido una constante en las reuniones del G77+China, alimentación, educación, comercio, energía, agricultura, finanzas, cambio climático, desarrollo sostenible, entre otros, que responden a los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Sin embargo, con poca claridad ha señalado el embajador Sacha Llorenti en su estadía en el país que el tema marítimo no estaría incluido en la agenda de trabajo. A lo que el Canciller David Choquehuanca aclaró que esto no estaría descartado. El presidente Evo Morales también mostró su interés por exponer en el escenario de la cumbre la demanda marítima de Bolivia, no obstante, Reymi Ferreira, coordinador del G77+China, consideró que no es prudente (la inclusión del tema marítimo), porque podría afectar la realización del evento y la presencia de algunos delegados (sic).

Al respecto, es imperioso tener presente una fórmula que no ha perdido vigencia y hoy, más que en cualquier otro momento, debe acompañar la demanda marítima: “el problema es bilateral, la solución trilateral y lo multilateral es coadyuvante”.

En ese sentido, siendo el G77+China un escenario eminentemente multilateral de países que conforman la onu, la explicación y difusión de los argumentos que sostienen nuestro irrenunciable derecho a una salida soberana al Océano Pacífico no debiera ser descartada a priori por cuestiones de forma y etiqueta.

Notas

1. Vela Orbegozo, Bernardo. “El declive de los fundamentos económicos de la paz. De la Conferencia de Bretton Woods al Consenso de Washington”, Universidad Externado de Colombia, pág. 17, 2005.

2. Sepúlveda, César. “El Derecho de Gentes y la Organización Internacional en los Umbrales del Siglo XXI”, FCE, pág. 195, 1995.

3. Íbid.

4. Fondo Especial de las Naciones Unidas (Fondo), la Corporación Financiera Internacional (IFC, sigla en inglés) y la Asociación Internacional para el Desarrollo (IDA, sigla en inglés).

5. Ob. Cit.

6. Estados Unidos y China.

7. Estados Unidos, Europa y Japón.

8. Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Francia, Italia, Japón y Canadá.

9. Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Francia, Italia, Japón, Canadá, China, India, Indonesia, Corea del Sur, Australia, Brasil, México, Argentina, Arabia Saudita, Turquía y la Unión Europea.

10. Se podrá advertir que Estados Unidos participa activamente en todas estas agrupaciones, excepto en el G77+China.

Es abogado y profesor universitario.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia