La Gaceta Jurídica

Papa nacional

La prohibición es importante porque incentiva a la producción campesina, la utilización de nuestras variedades por las empresas que importan papas refrigeradas y preparadas para comida rápida y proteger el mercado interno. A partir de ello, queda pendiente el control para que el tubérculo tampoco ingrese de contrabando…

La Gaceta Jurídica / Editorial

00:00 / 15 de mayo de 2012

La papa es uno de los varios productos que desde América fue llevado a todo el planeta y, además, se hizo el más importante en muchas regiones, llegando a catalogarse hoy en día como el más consumido junto al arroz en todo el mundo; para colmo, actualmente es “el único producto vegetal de producción masiva de los mercados agrarios de la Unión Europea para el que no hay ninguna organización común de comercio”. En ese continente es cultivado, por lo menos, desde mediados del siglo xvii. El tubérculo fue conocido por los españoles que llegaron a su único lugar de origen, la región andina, entre 1528 y 1534 y lo trasladaron al viejo continente como algo muy especial y hasta ornamental.

A partir de ese momento la papa fue cultivada en macetas y luego en campos; incluso en Prusia, Federico ii el Grande emitió una circular que ordenaba su cultivo. En Bolivia es también artículo de primera necesidad, aunque son desconocidos su potencial y las más de 1.500 variedades que constituyen esta especie de vegetal; sin embargo, la situación se ha tornado difícil, pues su productividad ha rebajado en porcentajes varios.

Según datos del Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras, el año pasado en el país se obtuvo 943.176 toneladas (tn) de la raíz, mientras que en 2010 fueron 975.418; en estas circunstancias, el Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal (iniaf) realiza en Cochabamba estudios y evaluaciones de las variedades. Por otra parte, se han registrado factores que provocan reducciones de la producción. Entre ellos se encuentran los climáticos, los comerciales y los de la producción misma, que tiene que ver con el agotamiento de los campos por la falta de rotación de cultivos.

En este panorama de debe destacar que en la Constitución Política del Estado (cp), artículo 407, “son objetivos de la política de desarrollo rural integral del Estado, en coordinación con las entidades territoriales autónomas y descentralizadas: 1. Garantizar la soberanía y seguridad alimentaria, priorizando la producción y el consumo de alimentos de origen agropecuario producidos en el territorio boliviano. 2. Establecer mecanismos de protección a la producción agropecuaria boliviana”, asimismo, otros incisos del mismo artículo establecen que se deben desarrollar garantías, formas de protección e incentivos para la producción local.

A esta determinación constitucional se suma el mandato de la Ley 144, que, en su disposición transitoria segunda, declara que, “en tanto se apruebe el Plan de Producción Alimentaria, se establecen como productos estratégicos, los siguientes: maíz trigo, arroz, papa, hortalizas, ganadería, forrajes, avicultura, caña de azúcar, quinua y sorgo”. Además, el reciente decreto supremo que prohíbe la importación de papa hasta agosto, con el objetivo de salvaguardar este producto declarado con suficiencia para abastecer el mercado nacional.

La prohibición, pese a ser corta, es importante porque incentiva a la producción campesina, la utilización de nuestras variedades por las empresas que importan papas refrigeradas y preparadas para comida rápida y proteger el mercado interno. A partir de ello, queda pendiente el control para que el tubérculo tampoco ingrese de contrabando, mientras que en el territorio se desarrollen las políticas necesarias para proteger aún más el producto y proyectarlo a la exportación.

Etiquetas

Espere…

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
27 28

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia