La Gaceta Jurídica

Peticiones de transportistas

…se debe advertir de que, en un caso hipotético de entregarse las acciones del teleférico, nada garantiza que unos cuantos dirigentes se queden con los beneficios. Por otra parte, la ausencia de reflexión impide ver que, con los otros sistemas de transporte en funcionamiento, se requiere rutas alternas que conecten a los medios de transporte…

Editorial

00:00 / 31 de octubre de 2014

Aunque no ha sido confirmado por dirigentes de otras organizaciones del gremio, las declaraciones del vicepresidente de la Federación Nacional de Transporte Cooperativizado, Braulio Arguedas, han provocado diversos comentarios de la población, la mayoría de rechazo al anuncio de que los choferes de este sector, además del sindicalizado y del libre exigirían al Gobierno la entrega del 50 por ciento de las acciones de la empresa estatal Mi Teleférico.

En su argumentación, el dirigente señaló en plural que el sector decidió hacer este pedido al Gobierno debido a que se implementará la segunda fase del teleférico, que incluye otras  líneas que serán instaladas en la ciudad de La Paz y El Alto, y justificó que las acciones serían una indemnización por las áreas de trabajo que los choferes perderían.

El arranque de Arguedas, entre otros adjetivos, fue calificado de excesivo y que busca ostentar el poder que los transportistas habrían logrado en toda instancia, en este caso con una presunta influencia en el Órgano Ejecutivo; sin embargo, acerca del anuncio, el presidente interino del Estado, Álvaro García Linera, dijo que el Gobierno no entregará acciones de la compañía de transporte por cable porque se trata de una propiedad de los bolivianos.

En torno a la temática que el dirigente pretende posicionar como problema, se debe considerar que, pese al funcionamiento de dos líneas de teleférico y tres rutas de los buses Puma Katari de la Alcaldía de La Paz, el déficit del transporte en las dos ciudades es todavía álgido, por lo que se constata que estos medios no representan un perjuicio para los choferes, es decir que aún falta transporte para la ciudadanía.

Por otra parte, en un análisis crítico se debe afirmar que las dos modalidades de traslado de pasajeros fueron diseñadas para un servicio periférico con el objetivo de no perjudicar a los conductores, en una clara “prudencia” para no generar reacciones de este sector que hace gala de sus privilegios. Prueba de ello son las actitudes que esgrimen en toda circunstancia cuando se trata de regular el servicio a la población.

En este sentido, recientemente se ha visto su reacción ilegal frente a la instalación de semáforos en una zona de La Paz, demostrando su intención de mantenerse al margen de las normas de tránsito, sin dar paso a las mejoras y al comportamiento considerado y humano entre los habitantes, enseñando con ello reticencia al aprendizaje y la urbanidad.

Del mismo modo, también en esta semana han protagonizado su oposición a que se realice la inspección vehicular a los carros que no tengan multas pendientes, sin tomar en cuenta que las infracciones se deben a su negligencia en la conducción de vehículos. Si hubiera conciencia, no existirían infracciones ni hechos de tránsito que se llevan vidas y dejan secuelas.

Finalmente, se debe advertir de que, en un caso hipotético de entregarse las acciones del teleférico, nada garantiza que unos cuantos dirigentes se queden con los beneficios. Por otra parte, la ausencia de reflexión impide ver que, con los otros sistemas de transporte en funcionamiento, se requiere rutas alternas que conecten a los medios de transporte de maneras diferentes a las actuales. Además, los mismos choferes podrían convertirse en conductores de sistemas como el Puma Katari si deciden entender las reglas de tránsito.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia