La Gaceta Jurídica

Policías aprehendidos

…el trabajo de reforma y moralización en la institución policial, en el que está empeñado el Gobierno central, será muy arduo y necesitará la participación consciente y activa de uniformados de la entidad verde olivo que conservan en alto los principios humanos y de su institución y que todavía se mantienen al margen (quizá con mucha dificultad)

La Razón (Edición Impresa)

00:00 / 10 de marzo de 2015

La pasada semana fueron encarcelados tres oficiales de la Policía, uno de ellos ex Comandante General de la institución, quien, junto a su hijo y otro uniformado, es investigado por legitimación de ganancias ilícitas y enriquecimiento ilícito, presuntamente como resultado de sus relaciones con narcotraficantes nada menos que de México y Colombia. Si bien estos nexos todavía deben ser evaluados en su dimensión, se sabe que el exjefe policial, Oscar Nina, tiene una fortuna de, por lo menos, dos millones de dólares, cifra que no condice con los ingresos en su asenso profesional o como patrimonio de su familia.

En otros elementos del caso se destaca que el hijo de Nina, un teniente de nombre Hugo, también detenido, amenazó de muerte a los funcionarios que se encuentran encargados del proceso, es decir, fiscales jueces e investigadores, lo cual podría significar que su influencia alcanza a otros individuos en términos de complicidad. Esto llevó a que el Ministro de Gobierno, Hugo Moldiz, vea la posibilidad de abrir otro proceso por el tema de las intimidaciones.

Por otro lado, mientras los organismos especializados trabajan en identificar a otros cómplices, se recordó que en julio de 2011 fue desbaratado un clan delincuencial dirigido por exoficiales de la policía antidrogas, Julio René Navía y su padre Arturo Navía, quienes ahora se encuentran detenidos en Palmasola con otros 13 miembros de la misma organización.

Asimismo, lo sucedido con el exjefe antinarcóticos René Sanabria, aprehendido en febrero de 2011 por nexos con el narcotráfico y ahora detenido en el extranjero, hizo que el tema de la corrupción de algunos miembros de la Policía en cualquiera de los niveles y grados llegue a esferas del tráfico internacional de drogas, pues no otra cosa significa que también los actuales acusados hayan tenido relación con uno de los mayores traficantes mexicanos, Joaquín Chapo Guzmán, líder del Cártel de Sinaloa, detenido en enero de 2014 en su país, quien, en 2011, envío a su hijo Jesús a Bolivia, para colmo con identidad nacional, para que tome clases de pilotaje, oportunidad en la que se relacionó con los uniformados bolivianos en funciones en reparticiones antidrogas.

El caso es lamentable, particularmente, para la organismo policial y, en general, para todo el país, pues otra vez se conoce, ya sin visos de escándalo (por la continuidad de estos hechos), sino como otra prueba, que la Policía puede estar penetrada mucho más de lo que se piensa por prácticas delictivas y relaciones con organizaciones ilegales de toda índole y procedencia.

Como ha manifestado el primer mandatario, es lamentable que algunos jefes policiales se hayan aprovechado del cargo para enriquecerse cometiendo violaciones a la ley, a lo habrá que acotar que el trabajo de reforma y moralización en la institución policial, en el que está empeñado el Gobierno central, será muy arduo y necesitará la participación consciente y activa de uniformados de la entidad verde olivo que conservan en alto los principios humanos y de su institución y que todavía se mantienen al margen (quizá con mucha dificultad) de probables y amplias redes internas que se “especializan” en rubros de acción para ligarse a hechos irregulares.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia