La Gaceta Jurídica

Política internacional y diplomacia

Un análisis sobre las funciones que debe ejercer un Estado democrático implica dos ramas de relacionamiento entre los nacionales y, de éstos, con los países allende de sus fronteras. Lo primero se refiere a la política interna y lo segundo a la política externa o internacional. La política externa es una variable de la política interna.

En los 90 se inició una “verdadera” diplomacia y política exterior que debe ser fortalecida.

En los 90 se inició una “verdadera” diplomacia y política exterior que debe ser fortalecida. Foto: boliviaexigesumar.blogspot.com

María Elena García de Baccino

00:00 / 19 de agosto de 2014

Los procesos internacionales, políticos, estratégicos, comerciales, financieros, sociales, demográficos, científico-tecnológicos, culturales y de comunicación pueden influir negativa o positivamente en los esfuerzos de un gobierno para consolidar la democracia y el estado de derecho, avanzar en la transformación productiva con equidad social, ganar mercados y competitividad para las empresas, generar empleo y satisfacer las necesidades de salud,

La política exterior moderna debe obedecer a criterios de Estado; a una apreciación de la síntesis histórica de la ubicación de un país en el mundo frente a los desafíos de la globalización y su impacto en la vida de cada uno de los individuos de una nación. Su objetivo es generar y preservar un ambiente de paz, distensión, estabilidad y respeto del derecho internacional en los ámbitos limítrofe, subregional, regional y mundial, con la finalidad de obtener el escenario más idóneo que permita aplicar una diplomacia adecuada a sus intereses.

Una diplomacia para el desarrollo económico y social con equidad basada en el equilibrio respetuoso de los principios del derecho internacional, en el que el multilateralismo, lejos de debilitarse, se fortalezca. Un mundo donde se entienda que la globalización requiere de una gobernabilidad basada en los valores de los derechos humanos, con menos desigual- dad entre naciones y al interior de éstas, bajo un paraguas de desarrollo sostenido para el logro de la sostenibilidad de vida de los seres humanos. 

La política exterior se sustenta en principios históricos y en otros que se derivan de la modernidad:

-Autonomía y afirmación de los referentes nacionales y sociales de la política exterior.

-Preservación de la soberanía nacional y de la integridad del Estado.

-Solución pacífica de las controversias.

-Promoción de los valores de la democracia y del respeto a los derechos humanos.

-Protección de los nacionales y de sus intereses en el exterior.

-Regionalismo abierto, solidaridad y apertura a las corrientes universales.

-Unidad, coherencia y descentralización en la gestión de la política exterior.

Instrumentos

La agenda básica de la política externa se basa en instrumentos de la política exterior bilateral y multilateral, siendo la política internacional multidimensional.

En el mundo actual, la globalización ha reducido los espacios y ha ampliado las comunicaciones, por ello la diplomacia directa del jefe de Estado o de gobierno también es un instrumento esencial de las relaciones internacionales contemporáneas. También ordenada civilmente en cada estado retrospectivo. La política internacional interpreta la realidad nacional y la relaciona con las tendencias positivas y eventualmente negativas de la globalización, en función de las relaciones limítrofes, regionales y mundiales.

De los resultados de la ecuación entre las demandas del proceso político, económico y social interno y los límites y posibilidades que ofrece el entorno mundial globalizado, surgen las bases conceptuales, los atributos, los intereses nacionales, los principios, la agenda, las prioridades y el modelo de gestión institucional de la política exterior de un país. En el estado moderno, las instituciones de gobierno constituyen los instrumentos políticos generalmente aceptados para mantener un marco de orden en la sociedad.

La proyección de la política externa se refleja en la política internacional como relación socio-cultural ejercida por los diferentes actores del panorama internacional, basada generalmente en las políticas exteriores que fijan su relacionamiento con países colindantes, de otras regiones del orbe y/o con países que tienen voto en las Naciones Unidas, en organismos internacionales (Nueva York y Ginebra) y con países que se relaciona económicamente de manera privilegiada.

La política internacional interpreta la realidad nacional y la relaciona con las tendencias positivas y eventualmente negativas de la globalización, en función de las relaciones limítrofes, regionales y mundiales. De los resultados de la ecuación entre las demandas del proceso político, económico y social interno y los límites y posibilidades que ofrece el entorno mundial globalizado, surgen las bases conceptuales, los atributos, los intereses nacionales, los principios, la agenda, las prioridades y el modelo de gestión institucional de la política exterior de un país.

Caso particular

Estas consideraciones nos llevan a un análisis de la política exterior, política internacional y diplomacia de Bolivia.

Al respecto, historiadores, intelectuales y diplomáticos de carrera han afirmado en el pasado y afirman en el presente que el Estado Plurinacional de Bolivia, desde su creación en 1825 hasta la fecha, nunca ha contado con una política exterior y diplomacia “verdaderas que permitan alcanzar los objetivos necesarios para su inserción y desarrollo dentro de la convivencia internacional, aprovechando su excepcional posición geográfica que la signa como ‘país de contactos’”.Jorge Escobari Cusicanqui, en su obra “Historia Diplomática de Bolivia”, señaló que el país ha pasado por tres etapas en su carácter libre e independiente: legalista, de vinculación ferroviaria y de integración, cualidades que permitirían impulsar a nuestro país a una inserción total en el ámbito internacional, como socio estratégico en el acontecer internacional.

Si bien la Constitución Política del Estado Plurinacional de Bolivia de 2009 se refiere, en el Título VIII Relaciones Internacionales, Fronteras, Integración y Reivindicación Marítima, al ejercicio de la Política Exterior y, por ende, de la Política Internacional, el país no cuenta con protagonistas o actores profesionales en esta ciencia política tan importante.

Se hicieron esfuerzos a finales de los años 70 hacia la conformación de profesionales diplomáticos con miras a defender los intereses del país en el ámbito internacional. En los años 80 Bolivia buscó el acercamiento a otros Estados en igualdad de condiciones y en los 90 comenzó a desarrollar una “verdadera” diplomacia y política exterior basadas en la concertación bilateral y multilateral en sus negociaciones internacionales, como socio activo e igualitario del desarrollo político y económico mundial, bajo el margen de una convivencia pacífica y solidaria entre los país hermanos del mundo, privilegiando a aquellos Estados limítrofes que nos rodean.

La diplomacia

Bolivia, hoy Estado Plurinacional, sigue ejerciendo una política exterior con diplomáticos improvisados o “creados”, no formados desde una perspectiva realista-sistémica-estructural, sin desestimar el rico desarrollo teórico-epistemológico que se ha llevado a cabo en países del hemisferio Norte.

La falta de investigación, metodologías y formas de debate para establecer pautas claras sobre pensamientos racionales sobre hechos, procesos y fenómenos en un mundo dinámico de cambio e incertidumbre, hacia el logro de una teoría propia de política exterior con una cosmovisión realista-sistémica-estructural que responda a los intereses de nuestro país, frente al Nuevo Orden Internacional del Siglo XXI, está aún vigente en Bolivia.

Hay que dejar de lado el pensamiento que no permite un desarrollo total por la existencia de diferencias entre los países de la periferia y los del centro. Hay que dejar de vivir a espaldas de sí mismos.

Hay que enfrentar retos con actores preparados que generen aportes fundamentales en el establecimiento de la política exterior o internacional, verdaderos protagonistas de la diplomacia boliviana y expertos en todos los temas de la agenda internacional, de solución de conflictos, cualquiera que sea su naturaleza, para no caer en errores que hasta la fecha nos acompañan.

Es abogada internacionalista, diplomática de carrera y académica de número de la Academia Nacional de Ciencias Jurídicas de Bolivia.

Tomado de: academiajuridicabolivia.com

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia