La Gaceta Jurídica

Presentan evaluación a unidades policiales

Ciudadanos evaluaron Unidades y Estaciones Policiales Integrales (Epis) e interactuaron con personal uniformado. El informe señala que el 90 por ciento de las unidades cuenta con deficiencias en infraestructura, servicios básicos, telecomunicaciones y transporte. A partir de ello se recomienda gestiones de apoyo ante el Estado.

Las condiciones de trabajo policial fueron verificadas de primera mano en la semana de visitas.

Las condiciones de trabajo policial fueron verificadas de primera mano en la semana de visitas. Foto: RPJ

La Gaceta Jurídica / Raúl Morales Romero

00:00 / 07 de diciembre de 2012

El presidente de la Red Participación y Justicia (rpj), Jaime Álvarez, informó que la interacción se cumplió en todo el país entre el 13 y el 18 de agosto de 2012, cuando se evaluó a 61 Epis.

Gracias a la valiosa cooperación de los Comandos Departamentales, grupos de ciudadanos visitaron 61 Unidades policiales e interactuaron con uniformados en Sucre, La Paz, Santa Cruz, Tarija, Beni, Pando, Oruro, Potosí y Cochabamba.

Señaló el presidente de la rpj que, durante estas visitas, se observó el trabajo cotidiano realizado por los policías y se logró identificar las condiciones en las que trabajan los uniformados y las buenas prácticas desarrolladas a favor de la sociedad civil.

Con el proyecto se buscó, además, contribuir a fortalecer y revalorizar la imagen del funcionario policial frente a la sociedad, en medio de la Semana Nacional de Visita a Unidades Policiales. En este sentido, los resultados de la observación del equipo de veedores ciudadanos movilizados por la rpj fueron presentados recientemente.

Resultados

El informe de la veeduría ciudadana recomienda que el organismo policial requiera de una atención urgente por parte de nuestras autoridades de gobierno.

A pesar de haberse iniciado una restructuración con la creación de las Estaciones Integrales (Epis), aún éstas no cuentan con el equipamiento necesario para atención adecuada a la población. Las deficiencias son transporte, tecnología en comunicación e infraestructura, servicios imprescindibles para que la Policía garantice una lucha eficiente contra la delincuencia y atención a la población.

El informe detecta que las dependencias policiales, así como la falta de planificación y desarrollo logístico adecuado al trabajo policial constituyen deficiencias tangibles.  La mayoría de los ambientes para la detención en todo el país no es la más adecuada.

Reflejo de ello se descubrió que existen áreas débiles relacionadas con la problemática de niños, niñas y adolescentes involucrados en hechos delictivos,  situaciones que deben ser enfrentadas en forma cotidiana.

Asimismo, la mayoría del personal policial carece de preparación especial para tratar diversas situaciones, teniendo en consideración el alarmante e incesante aumento de causas por delitos, denuncias de secuestro, extravíos y asaltos en vía pública. Los funcionarios policiales de las Epis no están capacitados para enfrentar muchas situaciones, lo que provoca que ignoren en forma absoluta o no sepan actuar en la emergencia y en la forma debida.

En ese marco, la ciudadanía observó que varias unidades  no cuentan con un presupuesto y espacio adecuado en el tema de guardería para los niños extraviados y abandonados. Los funcionarios policiales muchas veces tienen que compartir su ración diaria con los infantes que llegan a estas unidades.

Cada unidad policial tiene baños comunes, pero con desperfectos sanitarios y de infraestructura. Estos servicios higiénicos son compartidos por la tropa y detenidos preventivamente.

Los catres de los dormitorios no cuentan con colchones apropiados que proporcionen adecuado reposo a los oficiales de servicio. El cuerpo de policías, “al acostarse choca con el fierro de la catrera, sintiendo tortura en lugar de ser una pieza de descanso”. 

Por ello, el informe hecho público puntualiza que no se puede exigir al organismo policial un trabajo efectivo y eficaz. En este sentido, se recomienda a las autoridades dotar de equipo adecuado para demandar un buen trabajo.

Esta deficiencia dificulta notoriamente la tarea de esperar una labor policial eficiente, cuyos resultados positivos son a menudo invisibles. Además de contar con varias falencias,  resalta el informe, existen uniformados comprometidos con la institución y la ciudadanía, quienes trabajan cumpliendo su labor y acomodándose a su verdadera realidad, lo que hizo cambiar la opinión que los veedores tenían hacia la Policía.

Mejorar las condiciones de trabajo policial

Para Álvarez, la Semana Nacional de Visita a las Epis tiene el potencial para cambiar gradualmente esas dinámicas. El principal beneficio de que personas ordinarias visiten y evalúen sus estaciones de policía local no es el resultado en puntajes que obtiene cada estación, sino la relación que se establece entre la ciudadanía y la policía.

Una verdadera rendición de cuentas y la mejoría de los servicios que otorga la policía son posibles a través de esta relación. Mejores servicios aumentan los niveles de confianza y fomentan que los ciudadanos denuncien delitos, a la vez que incita a que los funcionarios del orden público sean más receptivos y estén más comprometidos con la comunidad.

En este sentido, el programa plasma el principio de acercar a los ciudadanos e instituciones públicas a los funcionarios del verde olivo para lograr cambios.

Por otra parte, este evento dio a los ciudadanos la oportunidad de participar en la posibilidad de mejorar el orden público, tener acceso a las estaciones de policía y al trabajo que llevan a cabo los funcionarios policiales.

Asimismo, posibilita información necesaria para que se solicite reformas y para monitorear el progreso de éstas. Para los oficiales de Policía ofrece oportunidades de un compromiso positivo con el público, así como un incentivo para mejorar los servicios, debido a que la comunidad los está observando.

Procedimiento

En el transcurso de las visitas, los ciudadanos observaron y posteriormente evalúaron cinco dimensiones de la estación y servicios que provee. Estas áreas de observación son la orientación a la comunidad, condiciones físicas, tratamiento igualitario al público, transparencia y rendición de cuentas y condiciones de detención, explicó el representante de la rpj.

Cada área es definida por cuatro condiciones específicas o servicios provistos sumando 20 puntos evaluados. Las condiciones y servicios que los visitantes observaron y después calificaron son fácticos por naturaleza, por ejemplo, la visibilidad de la estación y qué tan fácil es de encontrarla; la suficiencia de los cuartos u otros ambientes para víctimas de delitos y para que los testigos identifiquen sin ser vistos a los agresores; la capacidad de identificar fácilmente al personal de policía y al civil, tanto por uniforme o placas con nombre.

Por esta razón, es poco probable que la evaluación sea influenciada por la recepción o la forma en cómo respondan  los policías a los visitantes, justificó el abogado.

Adicionalmente, muchos de los puntos que se evalúan respecto al tratamiento igualitario indican hasta qué medida la estación sirve a los miembros de la comunidad, mujeres, minorías y otros grupos que tradicionalmente tienen menos acceso a la justicia.

Confirmó que las cinco áreas de observación y muchos de los puntos evaluados en cada una de ellas reflejan estándares internacionales establecidos por Naciones Unidas, específicamente los relacionados a derechos humanos y a la rendición de cuentas de la policía (accountability). Así, el proceso de evaluación vincula realidades locales de policía con estándares internacionales a los que deben aspirar.

Compromiso con la comunidad

La confianza de la sociedad civil hacia la Policía Nacional es bastante débil, sin embargo, durante los últimos tiempos, los funcionarios de esta entidad han implementado planes y programas de acercamiento a la sociedad mediante días especiales de visita a las reparticiones y ferias policiales que permitan fortalecer los vínculos con la comunidad, detalla el documento presentado a los periodistas.

En tal sentido, Álvarez dijo que el proyecto de Visita a Recintos Policiales ha sido una oportunidad de apertura al ciudadano por parte de los funcionarios policiales, quienes se mostraron dispuestos a prestar información a los visitantes sobre su labor diaria y el trabajo de su unidad policial.

La organización del evento

Para operar la Semana de Visitas a Estaciones de Policía a  escala nacional, la RPJ cuenta con una coalición de organizaciones con presencia en cada uno de los departamentos, que se constituyen en organizaciones locales que ejecutan el proyecto en las capitales.

Estas organizaciones no gubernamentales enlistan la participación de la policía local, reclutan a residentes locales que visitan y evalúan las estaciones, además, identifican y entrenan a los individuos para que realicen la labor de visitantes junto con un jefe de equipo, quien coordina con tres o cuatro personas que estarán a cargo de visitar las estaciones.

La herramienta de evaluación capta información demográfica clave sobre los visitantes, por ejemplo, género, edad y nivel de educación, de manera tal que los organizadores locales puedan saber si la semana de visitas alcanza el objetivo de incluir a miembros de grupos tradicionalmente marginados.

*    Es periodista.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia