La Gaceta Jurídica

Presunto tráfico de órganos

…se deberá considerar de manera seria la ampliación de las posibilidades de donación de órganos voluntaria o exigida por el Estado en casos adecuados y particulares para que se pueda neutralizar de algún modo esas operaciones ilícitas.

Editorial

00:00 / 03 de abril de 2015

El tráfico de órganos humanos es uno de los grandes negocios ilícitos en el mundo porque mueve millones de dólares anuales, en especial en países del hemisferio norte a donde salen cada día decenas de unidades, según un reportaje del año pasado del diario mexicano La Opinión, rescatado esta semana por el periódico La Razón de La Paz. Otros datos señalan que, en varios territorios de Europa y en Estados Unidos, partes humanas como riñones, corneas, hígados, pulmones, médula ósea, páncreas o corazones son vendidos en decenas de miles de dólares.

Por otra parte, para la perpetración de este crimen, los grupos mafiosos han reclutado como cómplices a personas de diferentes orígenes, por lo que se trata de una actividad particularmente organizada para llegar a niveles o estratos de diverso grado. Para su desarrollo se necesita gente entendida en medicina, contactos que puedan “acomodar” las piezas humanas y mecanismos adecuados para la protección y conservación de cada una de éstas, lo que tiene que ver también con medios de transporte que no produzcan demoras y tengan personal involucrado.

En ese sentido, es todavía muy sorprendente que en el sur del país, concretamente en la zona fronteriza del municipio de Bermejo con la República Argentina, se haya considerado que unos cadáveres encontrados tengan “indicios de tráfico de órganos”, lo cual permanece en proceso de investigación que no debe ser interrumpido ni demorado y sebe ser realizado bajo supervisión del Ministerio de Gobierno y la Fiscalía General del Estado. La exigencia de este esclarecimiento se hace obligatoria para que la alerta sea declarada en la población de esa región y en otras del Estado Plurinacional, si es que se encuentra mayores evidencias de que este hecho es real.

En este particular, los cadáveres de dos mujeres hallados entre diciembre y enero últimos dan a suponer a la presidenta de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia (apdhb) Yolanda Herrera que pueda tratarse de tráfico de órganos, circunstancia sobre la que ya habría realizado declaraciones a un medio escrito argentino la ministra de Justicia de Bolivia, Virginia Velasco, y de la que el viceministro de Seguridad Ciudadana, Gonzalo Lazcano, dijo que se investiga, pues existen casos de cuerpos sin vida que “estarían sin órganos. No quisiera aventurarme a decir si se trata de un trabajo a nivel de forense o realmente es un caso de tráfico”.

En esta consideración del viceministro recogida por La Razón  parece que existe otro tema de investigación debido a que no es aceptable que un posible trabajo forense realizado dentro la legalidad deje los cuerpos de manera descuidada. Asimismo, se tiene pendiente el esclarecimiento de la desaparición de por lo menos ocho personas jóvenes de “manera rara” en esa región. 

De esta forma, estos y otros elementos que hacen al presunto delito de tráfico de órganos merecen la atención adecuada de las autoridades policiales y del Ministerio Público, quienes, a su vez, deben ser fiscalizadas por la sociedad civil para que no sean parte de tan tremendas operaciones que no consideran la vida humana. Del mismo modo, se deberá considerar de manera seria la ampliación de las posibilidades de donación de órganos voluntaria o exigida por el Estado en casos adecuados y particulares para que se pueda neutralizar de algún modo esas operaciones ilícitas.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia