La Gaceta Jurídica

Primera Ley de Armas

…estos artefactos han sido adquiridos de manera irregular, lo que tampoco garantizará su entrega mediante el sistema de “desarme voluntario” que promueve la norma. Por tal motivo, en este punto sólo será de beneficio ciudadano el hecho del control que se prevé mediante sanciones…

La Gaceta Jurídica / Editorial

00:00 / 24 de septiembre de 2013

Una de las normas más esperadas por la población boliviana, sin duda, ha sido la que lleva el nombre de Ley de Control de Armas de Fuego, Municiones, Explosivos y otros materiales relacionados, promulgada el 18 de septiembre, porque, como primera consecuencia positiva, parece redundar en uno de los aspectos más sensibles de la vida en sociedad, la seguridad ciudadana.

En este marco, la falta de una normativa pudo haber ocasionado la portación de armas a “diestra y siniestra”, la cuales son utilizadas en muchos actos delictivos que dejan saldos lamentables por asaltos y robos agravados. Esta situación deberá, por lo menos, ser reducida a partir de la existencia de esta medida, pues en una de sus determinaciones señala que en el plazo de 180 días las personas que poseen armamento deben registrarlo en las instancias pertinentes.

Al respecto, es obvio que quienes poseen armas con intenciones delincuenciales no tramitarán la licencia que exige la ley, pues, por otra parte, estos artefactos han sido adquiridos de manera irregular, lo que tampoco garantizará su entrega mediante el sistema de “desarme voluntario” que promueve la norma. Por tal motivo, en este punto sólo será de beneficio ciudadano el hecho del control que se prevé mediante sanciones de la ley a sola portación de armas sin licencia.

Otra situación preocupante de este punto es que muchas organizaciones delictivas, en especial las relacionadas con el tráfico de drogas o contrabando tienen en su poder armas de grueso calibre, que merecen una atención particular al momento de aplicación de la ley, pues éstas pueden pasar como herramientas de la mal llamada cacería deportiva, que no tiene que ver con la practicada por los pueblos indígenas para la subsistencia.

Si bien existen modalidades de registro como la licencia de armas de fuego individual para fines de seguridad personal, la de utilización “deportiva”, para fines de caza o clubes de caza (que no debieran ya existir en el mundo actual) y, por último, para armas de colección, todavía queda el resquemor acerca de cómo se cumplirán estas gestiones y el control respectivo.

Mientras estos aspectos puedan avanzar y con el tiempo sean visibles los resultados esperados en el ámbito de la seguridad ciudadana y de la propia naturaleza, la ley también plantea puntos en otra dirección que pueden garantizar ciertos controles dentro de los que acontecen en el país con relación a la custodia de armamento en diferentes modalidades, más cuando existen antecedentes como la entrega de los misiles chinos sin gestiones adecuadas a nivel de los poderes estatales, el tráfico de armas perpetrado por algunos uniformados policiales o militares y otras irregularidades al respecto. Las sanciones en estos casos serán considerables, además de que otros actos como la desactivación de armamento o la salida de servicio según la ley deberán ser verificados en instancias como la propia Presidencia del Estado y la Asamblea Legislativa Plurinacional a partir de solicitudes o propuestas del Ministerio de Defensa.          

Como en cada caso de la legislación, estos y otros aspectos de la norma dependerán de la efectividad de su aplicación y de la moral de quienes están encargados de la administración normativa.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia