La Gaceta Jurídica

Proyecto para un estatuto personal iraquí

El proyecto ha sido bautizado Ley Yaafari en referencia a la escuela del islam “Chií yaafari”, a la que, según se dice, pertenecen muchos de quienes la han promovido. Sin embargo, el ayatolah Ali al-Sistani, el clérigo de más alto rango chií de Nayaf, ya se ha distanciado de ella y otros declaran no tener nada que ver con la escuela Yaafari.

El fanatismo fomentará y legalizará la pedofilia y retrocederá en los derechos de la mujer.

El fanatismo fomentará y legalizará la pedofilia y retrocederá en los derechos de la mujer. Foto: es.wikipedia.org

Amelia Peña Aguilar

00:00 / 18 de abril de 2014

El artículo 41 de la Nueva Constitución de Iraq dice que “cada miembro del pueblo iraquí tiene el derecho de regular su estatuto personal (parte del Código Civil iraquí) de acuerdo con las instrucciones de su religión y de su doctrina” y fue sobre la base de este artículo que se edificó la Ley Yaafari.

Sin embargo, la propuesta normativa es incompatible con el artículo 14 de la misma Constitución que estable que “los iraquíes son iguales ante la ley sin discriminación por motivos de género, raza, etnia, nacionalidad, origen, color, religión, secta, creencia u opinión, economía o condición social”.

El artículo 13 establece que la Constitución es la Ley Suprema y que “no se promulgará ninguna otra legislación que la contradiga”, lo que hace que el proyecto de Ley es inconstitucional.

Hay antecedentes que denotan que, hace mucho tiempo, los grupos de poder tienen intensión de mermar los derechos que las mujeres iraquíes han ido consiguiendo poco a poco.

Después del derrocamiento de Saddam Husein, en diciembre de 2003, los miembros designados por Estados Unidos para el Consejo de Gobierno de Iraq anularon el Corpus Legal Laico de Iraq con la Resolución 137 que daba a entender que cada confesión religiosa aplicaría su propia tradición.

La resolución 137 fue disuelta por la presión de las mujeres iraquíes ante Paul Bremer (autoridad provisional de la coalición en Iraq), pero, a pesar de ello, hay muchos políticos que la citan como si estuviera vigente.

Ammar Tohme, presidente del bloque parlamentario Fadhila y defensor del proyecto de ley, dice que “el Estatuto Personal se basa en la Resolución 137 que situó a las leyes de familia bajo la normativa de la Sharia y abolió toda legislación que contravenía las ‘resoluciones establecidas’ por el Islam”.

Según una consulta a 336 expertos en género publicada en noviembre de 2013 por la Fundación Thomson Reuters, antes de la invasión estadounidense de 2003 las mujeres iraquíes disfrutaban de condiciones socioeconómicas favorables, las cuales disminuyeron precipitadamente en la última década para acabar en este nuevo proyecto de ley que amenaza con despojar a las mujeres de sus derechos básicos.

Implicancia de la Ley Yaafari

El proyecto normativo fue presentado por el ministro de Justicia, Hassan al-Shimari, y aprobado por 21 de los 29 ministros.

Éste proyecto, en el artículo 16 disminuye la edad de matrimonio legal para las mujeres a los 9 años y para los varones a los 15, en el artículo 104 permite la poligamia sin restricciones, establece que las mujeres mayores de 18 años requieran del consentimiento paterno para casarse, en el artículo 101 otorga al marido el derecho a mantener relaciones sexuales incluso sin el consentimiento de la esposa. Esto significa que se legaliza, implícitamente, la pedofilia y la violación disfrazados de matrimonio.

Por otro lado, el proyecto de ley impide a la mujer abandonar su domicilio conyugal o incorporarse al mercado laboral sin permiso de su esposo, es decir que es prácticamente su esclava.

También establece en el artículo 126 que el marido no tiene la obligación de mantener económicamente a su esposa en el caso de que ésta no esté en condiciones de satisfacerle sexualmente. El artículo 63 establece que, en caso de divorcio, el padre es el único tutor de los hijos y prohíbe a los musulmanes casarse con no musulmanes.

La socióloga e investigadora sobre mujeres y desarrollo iraquí Yasmine Yawad, considera que ésta ley es “el último clavo del ataúd de Iraq”. La secretaria general de la Asociación Iraquí en Defensa de los Derechos de las Mujeres Al-Amal, Hanaa Edwar, señala que “la ley contiene disposiciones que degradan y deshonran a las mujeres de manera vergonzosa”.

Por su parte, Yanar Muhammad, presidenta de la Organización para la Libertad de las Mujeres en Iraq y militante laica, denuncia que “el proyecto de ley constituye un abuso de los derechos de la infancia y de la integridad física de las menores”.

Consecuencia de una estrategia

La famosa investigadora social Rana Harbi, en su ensayo Al- Akhbar, analiza el hecho de que la invasión y ocupación de Iraq por Estados Unidos, causa de una guerra considerada ilegal por la comunidad internacional, además de dejar millones de viudas y cinco millones de huérfanos, provocó y fortaleció el extremismo religioso que irrespeta y oprime a las mujeres.

La periodista Yanar Muhammad comentó que Estados Unidos ha dejado de lado los derechos de las mujeres con tal de aliarse con grupos religiosos que promuevan la destrucción de los movimientos nacionalistas, incluyendo los movimientos pro derechos de las mujeres y que desde el principio designó funcionarios no por méritos, sino por adscripción religiosa y étnica.

En consecuencia, se concluye que Estados Unidos de manera efectiva incitó a la violencia sectaria, profundizó las divisiones étnicas y robusteció el poder político religioso apoyando a las fuerzas islámicas reaccionarias, con el fin de minar los movimientos de izquierda.

La Ley Yaafari y la legislación internacional

Ya se vio que la Ley Yaafari es inconstitucional, pero, además, contraviene la legislación internacional, ya que Iraq ratificó los principios del Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer en 1986; asimismo, viola la Convención sobre los derechos de la Infancia que ese país ratificó en 1994.

Retroceso legislativo

El actual Estatuto Personal de Iraq, la Ley 188, emitida en 1959, es considerada la mejor de todos los países árabes en materia de protección a los derechos de las mujeres porque prohíbe el matrimonio a los menores de 18 años, tanto a hombres como a mujeres, restringe la poligamia, prohíbe los matrimonios forzados, protege a las mujeres contra la violencia doméstica, el acoso sexual y garantiza la equiparación laboral y salarial entre ambos géneros.

Del mismo modo, otorga a las mujeres la baja remunerada por maternidad y rechaza el favoritismo a los varones en temas de herencia, divorcio y custodia de los hijos. También fomenta la cohesión entre las diferentes comunidades religiosas suprimiendo la diferencia del tratamiento legal entre suníes y chiíes, permitiendo que un hombre musulmán se case con una no musulmana y viceversa.

Con otras medidas, en 1976 se promulgó la educación obligatoria para ambos sexos. En 1979 se aprobó una ley específica para erradicar el analfabetismo. En 1982 Iraq obtuvo el premio a la Erradicación del Analfabetismo, concedido por la Unesco. En 1985 la tasa de alfabetización de las mujeres alcanzaba el 87 por ciento.

Sin embargo, en 1991 comenzaron a deteriorarse los derechos de las iraquíes tras la Guerra del Golfo, ya que el deterioro de la seguridad y la estabilidad provocó un incremento en el extremismo político religioso.

Elecciones Parlamentarias 2014

El 30 de abril del 2014 se prevé la realización de las elecciones parlamentarias en Iraq, antes de aquello se debe ratificar el proyecto para que se convierta en ley, por lo cual es importante la movilización y pronunciamiento del mundo en contra de ésta ley.

La crisis  económica ha hecho que en épocas de escasez incrementen los casamientos, ya que esto implica deshacerse de una boca que alimentar en la familia y aceptar una dote por la mujer, por lo que la ley Yaafari también es consecuencia de la crisis económica, política y social que vive ese país.

Si bien debemos oponernos a la ley propuesta, también debemos resistirnos a lo que ha provocado que este Estado de Oriente medio llegue a esos extremos, la miseria, la falta de educación, el fanatismo religioso, todo producto de una guerra ilegal y mal vista por el mundo. La guerra también debe acabar.

Fuentes: 

1. Harbi, Rana. Al-Akhbar. Traducida por Loles Oliván.

2. Comunicado de la Agencia de Naciones Unidas para los refugiados (Acnur), 24 de enero de 2014.

Es economista, egresada en Derecho y diplomada en Pedagogía para la educación superior y en Diplomacia Cultural de los Pueblos.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia