La Gaceta Jurídica

Razones del ‘No’ a la autonomía

Totora Marka

Durante el referéndum del 20 de septiembre, la población orureña  dijo “no”  al proyecto de estatuto.

Durante el referéndum del 20 de septiembre, la población orureña dijo “no” al proyecto de estatuto. Foto: CAMBIO.BO

Wilfredo Plata

00:00 / 22 de noviembre de 2015

El triunfo del “No al estatuto” de autonomía indígena de Totora Marka con el 70 por ciento de los votos válidos puede dar lugar, al menos, a dos lecturas. La primera gira en torno a los eventos que antecedieron al referéndum con ribetes hasta dramáticos.

Los protagonistas principales que apostaron por la campaña del “No al estatuto” estuvieron abanderados por funcionarios del gobierno municipal de esa población, quienes pertenecen a la agrupación ciudadana Participación Popular. El mensaje de la campaña ilustró escenarios fatalistas.

Argumentaron, por ejemplo, que “los padres de familia deberán pagar impuestos para costear a los maestros, de lo contrario, se cerrarían las escuelas”. “Si votaban por el ‘No’, había grandes oportunidades de revertir la titulación colectiva de las tierras”, es decir, anular el título de tco (Tierras Comunitarias de Origen) para fomentar la titulación individual de terrenos.

Otra idea fuerza para el “No” al estatuto fue que la autonomía indígena implicaba un retroceso al pasado. Los miembros de las iglesias protestantes fueron manipulados con la idea de que autonomía indígena obligaría a “venerar a la Pachamama, p’ijchar coca y tomar alcohol”.

Además, el “No” tuvo gran aceptación entre jóvenes y “residentes” que viven de forma habitual fuera de Totora Marka. Muchos de ellos retornaron a sus comunidades para el referéndum desde Oruro, Cochabamba, El Alto y La Paz. La campaña por el “No al estatuto”, incluso, se valió del uso ilegal del logo del Órgano Electoral Plurinacional.

La segunda lectura del “No al estatuto” de Totora Marka tiene connotaciones que van más allá de los pormenores descritos y están relacionadas con las dudas y cuestionamientos de la gente a la propuesta de autogobierno indígena como política de Estado.

Muchos totoreños no están convencidos de que la autonomía indígena ofrezca ventajas frente al gobierno municipal vigente. Es decir, ¿en qué aspectos concretos el nuevo gobierno indígena podría favorecer, por ejemplo, a la economía familiar?

Para ahondar más en esta segunda perspectiva, el problema mayor es la economía local malograda que no solo provoca altas tasas de migración y doble residencia, sino que afecta a su sistema político comunitario.

La autonomía indígena está sustentada en los principios de cohesión comunitaria y democracia comunitaria, pero estos elementos están debilitados y hasta cuestionados. Los residentes relativizan el valor de las antiguas bases de la vida comunitaria.

Entonces, el rechazo mayoritario de Totora Marka al proyecto de estatuto autonómico no debería ser leído solo como un episodio donde los totoreños y totoreñas han sido manipulados y engañados por una campaña del “No”. Tampoco se debería interpretar que esta situación podría ser revertida mejorando la campaña por el Sí.

Lo sucedido allí revela que se producen profundos cambios en las comunidades indígenas y campesinas respecto a su propia imagen y proyección para el futuro. Son realidades rurales permeadas por la modernidad y sus efectos sobre la economía familiar. La apuesta por la autonomía indígena aparece como un proyecto que niega esta realidad cambiante.

*    Es investigador de Fundación Tierra.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia