La Gaceta Jurídica

Recuperación de lienzos

No obstante esta acción exitosa de recuperación, falta mucho para que se cumpla la Constitución en materia de protección patrimonial y para que se recupere muchos objetos que todavía están perdidos y en manos privadas fuera y dentro del país.

Editorial

00:00 / 27 de febrero de 2015

Se ha recibido con agrado la noticia de que el Estado recuperó esta semana dos cuadros históricos que el 2002 fueron robados del templo de San Martín, en Potosí. Las pinturas referidas, que encierran gran valor histórico y cultural en la plástica y el arte boliviano en general, son “Huida a Egipto” y “Virgen de la Candelaria”, que se encontraban en manos de una pareja de coleccionistas estadounidenses que residen en Nueva York y que adquirieron las obras en una galería privada de arte en San Pablo, Brasil. 

De acuerdo a los informes recogidos por medios de información de Potosí y La Paz, la cónsul boliviana Jessica Jordán en Nueva York confirmó la recuperación y señaló que se trató de una gestión algo difícil, pero que se contó con el “buen corazón” de las personas que custodiaban los lienzos, además de la intervención de la Cancillería Boliviana, el presidente de la Cámara Boliviana de Comercio en Nueva York, el Ministerio de Culturas y del Vicepresidente del Estado, quien visitó el lugar donde se exhibían los cuadros en esa ciudad estadounidense.

Como parte de esta exitosa acción, la fiscal departamental de Potosí, Willma Blazz, habría anunciado que su institución reabrirá la investigación del robo de estas pinturas y de otras 10 piezas que fueron sustraídas el 20 de junio de 2002 de ese templo potosino. Esto significa que las instancias pertinentes del Estado pretenden continuar esta labor investigativa que no debió haberse interrumpido. Pese a que la recuperación se inició con un hecho fortuito y no como parte de las pesquisas que se debieron haber mantenido, es loable que el Ministerio Público siga la senda.

Con este caso, es pertinente mencionar que la mayor parte de la riqueza cultural material, especialmente de carácter, prehispánico, colonial y republicano, se encuentra en peligro por la falta de adecuada protección y que una porción significativa, si no mayoritaria, se ha perdido por robos y tráfico en diversos puntos del país, en especial en áreas poco pobladas donde existen vestigios y reliquias arqueológicas, templos y construcciones de diverso tipo que abarcan obras de arte y objetos patrimoniales de diversa índole.

La Constitución Política del Estado (cpe) de 2009, en su artículo 99.II. señala que “el Estado garantizará el registro, protección, restauración, recuperación, revitalización, enriquecimiento, promoción y difusión de su patrimonio cultural, de acuerdo con la ley. III. La riqueza natural, arqueológica, paleontológica, histórica, documental, y la procedente del culto religioso y del folklore, es patrimonio cultural del pueblo boliviano (…)”, lo que quiere decir que las instancias pertinentes deben cumplir esta misión.

Asimismo, el artículo 108 establece que “son deberes de las bolivianas y los bolivianos: 14. Resguardar, defender y proteger el patrimonio natural, económico y cultural de Bolivia”, mandato que no es cumplido debido a que algunos de los mismos habitantes de las zonas ricas en objetos y obras patrimoniales son cómplices o ejecutores de los delitos de robo y tráfico y que otros, pese a conocer estos actos, no intervienen ni denuncian.

No obstante esta acción exitosa de recuperación, falta mucho para que se cumpla la Constitución en materia de protección patrimonial y para que se recupere muchos objetos que todavía están perdidos y en manos privadas fuera y dentro del país.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia