La Gaceta Jurídica

  • La Gaceta Jurídica

Reforestación. Un buen regalo a la Madre Tierra

…revalorizar la relación e interdependencia del bosque y el ser humano, propio de indígenas de tierras bajas, para quienes el bosque es la casa grande que alimenta a la familia, provee ingresos y alimenta su espiritualidad y cultura.

La Gaceta Jurídica / Pamela Cartagena

00:00 / 01 de enero de 2013

Se ha enfatizado el cambio climático y sus efectos sobre la salud humana y ambiental; en las ciudades la variación climática es percibida por la población y no es raro salir de casa veraniegos y más tarde experimentar lluvia o nevada. En lo rural genera mayor preocupación, las lluvias excesivas o sequías han hecho perder la cosecha anual y poner en riesgo la alimentación e ingresos de las familias, pero la acumulación de efectos puede generar pérdida de biodiversidad por incendios o inundaciones permanentes, que ponen en riesgo la vida y genera migración, marginación y pobreza.

El modelo de desarrollo vigente es una de las causas estructurales y la falta de consensos y acuerdos vinculantes entre países sólo ha permitido avanzar hacia el abordaje de las causas menores, esto es, acciones concretas respecto a la deforestación, el 2012, en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible Río+20, se habló de recuperar 18 millones de hectáreas (ha) de bosque hasta 2020, frente a las 50 millones acordadas como meta en el Desafío de Bonn, Alemania, de 2011.

Las cifras de deforestación del país, 1,82 millones de ha entre 2000 y 2010 (Mapa de deforestación, Fundación Amigos de la Naturaleza, 2012) y 300 mil ha de bosque en 2011 (Autoridad de Fiscalización y Control Social de Bosques y Tierra (abt) 2011) han coadyuvado a la creación del Programa Nacional de Forestación y Reforestación a través de la promulgación del Decreto Supremo Nº 443 del 2010.

Éste es un mecanismo de la política forestal nacional y pretende contribuir a la conservación de la biodiversidad, restauración de ecosistemas, disminución de los efectos del cambio climático e incremento de cobertura forestal. Dos proyectos se encuentran en ejecución: “Planta Árboles, Salva el Planeta” y “Planta Árboles, Cuida la Madre Tierra”, con la meta de plantar 12,7 millones de árboles en 12.700 ha de áreas degradadas o susceptibles a degradarse en el país hasta el 2014 y están a cargo del Ministerio de Medio Ambiente y Agua y sus entidades desconcentradas, Fonabosque, Emagua y Sustentar.

Esta iniciativa es interesante, también el respaldo institucional de las autoridades, y el programa tiene dos objetivos: garantizar recursos para la producción de plantines y generar empleo temporal con trabajadoras del ex Plane que producen plantines y proveen mano de obra; pero se ha dejado de lado el cuidado posterior.

La participación de alcaldías y gobernaciones con recursos y de organizaciones sociales está señalada en el decreto de creación del Programa y en declaraciones de autoridades, pero, no queda claro cómo participarán para garantizar el éxito y el logro de las metas, ya que no se prevé estímulos para que los actores sociales se hagan cargo de estos plantines. Este tipo de programas toma en cuenta aspectos económicos y técnicos –recursos, material y mano de obra– pero descuida el enfoque integral-sociocultural.

La elección de especies apropiadas, época y técnicas de plantación y fortalecimiento de capacidades de los participantes, entre otras, son condiciones técnicas mínimas para el éxito, aspectos que, presumimos, han sido tomados en cuenta por los gestores, aunque no deja de ser patética la escena de un pequeño plantín frente a un hoyo con tierra seca. La percepción y predisposición de los actores locales para apropiarse del programa, la cultura forestal generada, el papel de los técnicos en el proceso, los beneficios sociales y económicos generados por la reforestación, entre otros, son condiciones que hacen la integralidad y, aunque estos temas no se abordan porque el programa recién arrancó, se debería garantizar que este esfuerzo económico y humano no sea inútil.

Si hablamos de metas, la cantidad de plantines previstos y la superficie que se pretende recuperar en tres años no llega ni al 4% de la superficie que se deforesta anualmente en Bolivia (300.000 ha), pero se garantiza un 100% de “prendimiento”, lo cual sabemos que no es posible, los programas exitosos de reforestación oscilan entre 50 a 60% de supervivencia de plantines. Por ello, es importante enfatizar en la necesidad de un programa integral de reforestación, para lo que sugerimos premisas que coadyuven a mejorarlo.

-Equilibrar y acrecentar beneficios económicos y sociales. No es suficiente subvencionar el programa en su inicio, sino garantizar que la reforestación genere beneficios económicos suficientes (y mejor crecientes) para que esas áreas sean manejadas y protegidas por los actores.

La generación de la cultura forestal no acaba con un discurso ecologista en términos de que “reforestar es salvar al planeta”, sino revalorizar la relación e interdependencia del bosque y el ser humano, propio de indígenas de tierras bajas, para quienes el bosque es la casa grande que alimenta a la familia, provee ingresos y alimenta su espiritualidad y cultura.

-Comprender el trasfondo de la deforestación. Identificar actores involucrados y causas subyacentes a la deforestación. Santa Cruz tiene el mayor porcentaje de deforestación nacional (76% según fan). Las superficies deforestadas por tipo de productor en el oriente son 23% colonizadores altoandinos, 20% pequeños y medianos agricultores, 17% agroindustriales, 13% ganaderos intensivos, 9% colonizadores menonitas, 7% agricultores yungueños, 7% agricultores indígenas y 4% colonizadores japoneses (idh, 2008); la agricultura intensiva y de monoproducción (maíz, soya, arroz, caña, girasol y otros) es la que más deforesta.

Las causas crecientes son la habilitación de áreas para la producción intensiva (hay más de 1 millón de ha con soya); demanda de madera ilegal (según la ABT, Santa Cruz, Beni y Pando concentran el 70% de tráfico de madera ilegal); y habilitación de áreas para la producción de ganado bovino. La producción agropecuaria contribuye al pib nacional, pero no se analiza a qué costo ecológico y social. Bolivia sigue de país exportador de materias primas y pierde de manera acelerada uno de sus principales patrimonios que le dan ventajas frente a otros, su cualidad de megadiverso.

-Fortalecer experiencias que contribuyen al repoblamiento de especies forestales. En tierras altas y bajas, diferentes técnicas de agroforestería (sistema productivo que combina producción forestal agrícola y pecuaria bajo criterios ecológicos) se han implementado hace dos décadas con el modelo de producción agroecológico y demuestran éxito por la participación y empoderamiento de los actores locales: se recuperó superficies de bosque, se incursionó en mercados locales y externos con productos agroecológicos y se combina objetivos sociales económicos y ambientales, sin embargo, son experiencias a pequeña escala sin respaldo gubernamental.

En la Amazonía y trópico húmedo se impulsan sistemas agroforestales para la producción de recursos naturales, mano de obra familiar y conocimientos locales, se recupera suelos degradados y se combina la productividad de cultivos agrícolas, frutales y forestales de mediano y largo plazo; 3.700 familias recuperan unas 7.500 ha de bosque o lo han enriquecido con especies de importancia económica (cacao, castaña, copoazú, mara y cedro, entre otros).

En el altiplano y valles, 1.500 familias manejan sus predios bajo principios agroecológicos, y aunque no en todos se combina la producción con especies forestales, la aplicación de principios agroecológicos contribuye a su seguridad alimentaria y genera beneficios a la salud humana y ambiental.

Estamos a tiempo de hacer más eficiente el uso de los recursos públicos para la reforestación en este contexto de cambio climático y, con la implementación de un programa más integral y el fortalecimiento de las comunidades y sus iniciativas, podemos darle un buen regalo a la Madre Tierra.

Espere…

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
20 21 22 23 24 25 26
27 28

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia