La Gaceta Jurídica

Separación de funciones o división de poderes

Realidades jurídicas

Gabriel Peláez G.

00:00 / 21 de marzo de 2014

La Sentencia Constitucional Plurinacional 0591-2012 del 20 de julio destaca por algunos parámetros que se ha permitido señalar en relación a una temática constitucional básica, que por eso mismo llega a adquirir evidente importancia.

La Sentencia citada resuelve una acción de “inconstitucionalidad concreta” y en uno de sus acápites y/o considerandos anota: “El artículo 12 de la Constitución Política del Estado (cpe) consagra el principio de la SEPARACIÓN DE FUNCIONES que ha venido a REMPLAZAR A LA CLÁSICA TEORÍA DE LA DIVISIÓN DE PODERES” y añade que “El principio de la separación de funciones, conocido también en la doctrina clásica del Derecho Constitucional como el principio de la DIVISIÓN DE PODERES, implica la distribución de competencias y potestades ENTRE DIVERSOS ÓRGANOS ESTATALES PARA EL EJERCICIO DEL PODER, de manera que esa distribución se constituya en una limitación para cada órgano de poder, el que sólo podrá ejercer las potestades que forman parte de su COMPETENCIA.

Luego se afirma: … “La concepción dogmática de la DIVISIÓN DE PODERES ha sido superada en el constitucionalismo contemporáneo con la adopción del concepto de la SEPARACIÓN DE FUNCIONES, que se sustenta en los siguientes principios: 1) La independencia de los órganos de poder del Estado. 2) La coordinación e interrelación de funciones entre los órganos. 3) El equilibrio entre los órganos que se establece a partir de frenos y contrapesos…”

Comencemos un análisis de lo expuesto en la Sentencia anotada, destacando que el texto de la nueva Constitución cambió el denominativo de PODERES (los que conformaban el Estado) por el de ÓRGANOS, denominativo último que reitera aquella Sentencia.

La modificación no ha sido precisamente la más afortunada, ya que no se trata de cambiar por cambiar. El diccionario de Ciencias Jurídicas, Políticas y Sociales de Manuel Osorio, al hablar del término PODER PÚBLICO, nos dice: “La potestad INHERENTE AL ESTADO Y QUE LO AUTORIZA PARA REGIR, según reglas obligatorias, la convivencia de cuantos residen en territorio sujeto a sus facultades políticas y administrativas, CADA UNO DE LOS PODERES FUNDAMENTALES DEL ESTADO”.

Luego, al referirse al término ÓRGANO, anota como similares ORGANISMO, INSTUTICIÓN, o sea, son más bien los órganos los que conforman los poderes.

Luego se afirma en la Sentencia que analizamos que la división de Poderes es un principio o, si se quiere, una “doctrina” que han sido superada. Es decir que pasó a la historia del Derecho para su sustitución por otra que consiste en la SEPARACIÓN DE FUNCIONES.

¿Qué ha quedado como referencia concreta en relación con la misma temática en el actual texto de la Constitución Política del Estado? La propia Sentencia Constitucional que estamos comentando cita el texto del artículo 12 de aquella.

Dicho acápite dice: “El estado se organiza y estructura su PODER PÚBLICO a través de los ÓRGANOS LEGISLATIVO, EJECUTIVO, JUDICIAL Y ELECTORAL. LA ORGANIZACIÓN DEL ESTADO ESTÁ FUNDAMENTADA EN LA INDEPENDENCIA, SEPARACIÓN, COORDINACIÓN Y COORPORACIÓN DE ESTOS ÓRGANOS”. Parágrafo II: “SON FUNCIONES ESTATALES la de CONTROL, la de DEFENSA DE LA SOCIEDAD y la de DEFENSA DEL ESTADO”. Y el inciso III, concluye: “Las funciones de los ÓRGANOS PÚBLICOS NO PUEDEN SER REUNIDAS EN UN SOLO ÓRGANO ni son delegables entre sí”.

O sea, la nueva “doctrina” que intenta imponer el Tribunal Constitucional supondría, en la respectiva interpretación que entendemos, efectúa de los textos específicos de la Carta Magna, que la SEPARACIÓN DE FUNCIONES no necesita y hasta es incongruente con la división de los Poderes del Estado o, según la nueva Carta Magna, la división de los órganos del Estado.

La división de los poderes del Estado (que es, como lo adelantábamos, la terminología más correcta) por qué tiene que ser algo contrapuesto a la separación de funciones que corresponden a cada uno de ellos, llámense como se quiere.

¿Es que ya no se admite que cada poder del Estado, como componente del Poder Público en general, tiene funciones no solamente, sino más importante aún, DISTINTAS, que no pueden “reunirse en un solo órgano”, como lo hace notar el párrafo III del artículo 12 que hemos transcrito?.

Pero, obviamente, hay más. El mismo artículo 12, además el 170 también de la cpe establecen el principio, absolutamente fundamental de la INDEPENCIA DEL ÓRGANO JUDICIAL Y EL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL PLURINACIONAL.

¿Cómo puede concebirse que aquella se efectivice garantizando la vigencia de los muchos PRINCIPIOS que el mismo artículo 178 enumera, si no se respeta la independencia? Y, asimismo, ¿cómo es posible que se logre en la práctica ese respeto irrestricto, si no hay división de poderes?

Pero, entiéndase bien, tampoco se trata de establecer un sistema en el cual se permita que cada uno de los poderes del Estado acabe trabajando por su propia cuenta y riesgo, separado cada uno de los otros como si formara parte de otra república independiente. La actuación de cada uno de ellos tiene que ser como actuando y formando parte del llamado PODER PÚBLICO.

Consignamos que cada uno de los poderes del Estado no sólo cumpla en forma eficaz e independiente las funciones distintas que la normativa del país le está asignando y coordine en forma permanente aquéllas en beneficio del interés público en general.

No existen términos medios. De otra forma, estaremos sólo añadiendo elementos de confusión en un tema de por sí altamente complejo y debatible.

En último análisis, si el texto actual de la Constitución debe cambiarse, que no se tenga miedo de ir a una reforma.

Es abogado, analista de la constitucionalidad y ensayista.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia