La Gaceta Jurídica

Tortura impune socava el derecho internacional

Los detenidos en las prisiones dirigidas por la CIA fueron sometidos a abusos físicos y psicológicos que tenían como fin acabar con su voluntad. Algunos murieron durante las torturas.

Las torturas fueron defendidas con el argumento de proteger al país de atentados terroristas.

Las torturas fueron defendidas con el argumento de proteger al país de atentados terroristas. FOTO: periodicocorreo.com.mx

La Razón (Edición Impresa) / IPS/ semana.com/Redacción

00:00 / 19 de diciembre de 2014

El portavoz de la onu (Organización de las Naciones Unidas), Stephane Dujarric, declaró el 10 de diciembre que, Ban Ki-moon, “secretario general, cree que la prohibición de la tortura” por la convención de la onu “es absoluta e innegociable”.

Los dos informes, uno del Comité de Inteligencia del senado de Estados Unidos sobre las técnicas de interrogatorio de la cia y el otro de la Comisión Nacional de la Verdad de Brasil, que documenta 434 asesinatos y desapariciones políticas y el uso generalizado de la tortura en este país durante un período de 42 años, incluida la dictadura militar (1964-1985), se divulgaron en el Día de los Derechos Humanos que la onu conmemora cada 10 de diciembre.

“Extraña coincidencia”, comentó Vijay Prashad, profesor de estudios internacionales de la estadounidense universidad Trinity College. El informe del senado de Estados Unidos demuestra que eran muy conscientes de que las revelaciones “apestan”, añadió.

“Hay una sección muy reveladora donde dicen que” el secretario de Estado de Estados Unidos entre 2001 y 2005, “Colin Powell, no debe ser informado porque si no se enfurecería”, recordó Prashad, autor de 15 libros sobre política internacional.

Estados Unidos ratificó la Convención contra la tortura (1987) en 1994 y Brasil lo hizo en 1989.

En respuesta a los dos informes, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Raad Al Hussein, instó a los 193 estados miembros del foro mundial a actuar de manera inequívoca en su esfuerzo por acabar con la tortura.

Dijo que el informe de Estados Unidos muestra que la tortura sigue practicándose en un buen número de los 156 países que ratificaron la Convención y donde está prohibida por la legislación nacional.

“Que se haya confirmado con tanta claridad que un país como lo es Estados Unidos la practicó recientemente como parte de su política es un recordatorio muy crudo de que tenemos que hacer mucho, mucho más para acabar con ella en todo el mundo”, observó.

Esto es particularmente cierto en este momento de creciente terrorismo internacional, cuando hay una tendencia a caer de nuevo en la práctica, disfrazada de eufemismos, incluso en países donde está claramente fuera de la ley, continuó Zeid, exrepresentante permanente de Jordania ante la onu.

Los casos

El informe de la cia reveló que los sospechosos de terrorismo capturados tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 contra Estados Unidos fueron sometidos a privación del sueño, “submarino” e hidratación por vía rectal. Algunos “literalmente estaban enganchados como un perro en su jaula”, añade.

La cia defendió sus técnicas con el argumento de que el tratamiento dado a los sospechosos buscaba proteger al país de nuevos atentados terroristas. “Aunque existen diferencias muy significativas entre estos dos informes excepcionalmente importantes, sobre todo en su alcance y en los períodos que cubren, felicito a los gobiernos de Brasil y Estados Unidos por permitir su difusión”, expresó Zeid.

Pocos países admitirán que su aparato estatal practica la tortura, y muchos siguen negándolo, incluso cuando esta está documentada por organismos internacionales de derechos humanos y las cicatrices son visibles en las víctimas que logran escapar, agregó.

"Aunque llevará tiempo analizar a fondo el contenido de estos dos informes emblemáticos… de todas formas podemos sacar algunas conclusiones sobre el fracaso para erradicar este grave delito internacional, para el cual no debe haber estatutos de limitaciones ni impunidad”, declaró Zeid.

El informe

Los detenidos en las prisiones dirigidas por la cia fueron sometidos a abusos físicos y psicológicos que tenían como fin acabar con su voluntad. Algunos murieron durante las torturas.

El equipo dirigido por la senadora Dianne Feinstein analizó seis millones de páginas de documentos de la cia. El exvicepresidente Dick Cheney y el exdirector de la cia George Tenet reiteraron que la agencia cumplió con su deber, y atacaron las conclusiones del informe de Feinstein.

Prisioneros con las piernas rotas obligados a permanecer de pie por horas y días. Amenazas de ataques sexuales contra la madre de los detenidos para obligarlos a hablar. Sesiones de ahogamiento controlado (waterboarding) repetidas una y otra vez. Reos privados del sueño por más de una semana o aislados en cajas diminutas durante casi dos meses. Sospechosos muertos de frío tras dormir a la intemperie o debido a los golpes que les asestaron sus verdugos...

Los anteriores son algunos de los hechos registrados en el informe de la Comisión de Inteligencia del Senado de Estados Unidos sobre las torturas de la cia, publicado el 9 de diciembre. El documento muestra que el catálogo de abusos cometido por esa agencia es mucho peor de lo que reveló Amnistía Internacional (ai) en 2003, cuando se conoció las fotos infames de las vejaciones cometidos en la prisión de Abu Ghraib.

En su momento, el gobierno del entonces presidente George W. Bush expresó un tímido mea culpa por los horrores cometidos, pero le achacó la responsabilidad a manzanas podridas dentro de la institución y evitó explícitamente utilizar la palabra “tortura”, describiendo las vejaciones como “abusos”.

El informe muestra que las torturas continuaron durante seis años más y pone en evidencia que su aplicación fue caótica. A su vez, critica su secretismo extremo, pues pone en evidencia que los exdirectores de la cia George J. Tenet, Porter J. Goss y Michael V. Hayden le mintieron sistemáticamente al Congreso, la Casa Blanca y los medios de comunicación sobre la dinámica de las detenciones y sobre los resultados de las “técnicas de interrogatorio reforzadas”.

A su vez, el informe muestra que esa agencia estadounidense descartó las señales de alarma que lanzaron varios de sus agentes, perturbados “hasta el punto de romper en llanto y de tener un nudo en la garganta”. Por el contrario, los directivos de la entidad emitieron una orden que conminaba a sus subalternos a no poner por escrito sus reticencias sobre la legalidad del programa.

El reporte sobre las torturas ejecutadas por la cia contiene una conclusión que puede ser de provecho para los políticos dispuestos a superar sus barreras ideológicas. “La mayor lección de este informe es que independientemente de las presiones y de la necesidad de actuar (ante las amenazas), las acciones de las agencias de inteligencia siempre deben reflejar lo que somos como nación y adherir a nuestras leyes y estándares”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia