La Gaceta Jurídica

Tráfico de drogas en Brasil

…la corrupción policial en el vecino país es parte de las fortalezas de esa agrupación criminal, pues en la lucha contra ese flagelo, en lo que va del año por lo menos 20 uniformados fueron arrestados acusados de alquilarse como asesinos a sueldo mientras que más de 30 cayeron por su complicidad en el tráfico de drogas.

La Gaceta Jurídica / Editorial

00:00 / 27 de noviembre de 2012

Informes del Ministerio de Justicia de Brasil, publicados en un medio de prensa de ese país, aseveran que el Primer Comando de la Capital (pcc), una peligrosa organización criminal ligada al tráfico de drogas, opera en Bolivia, hecho que ha sido ratificado por autoridades nacionales que han señalado que, por lo menos, tres grupos de esa banda de grandes dimensiones tienen presencia en las zonas limítrofes boliviano-brasileñas.

El pcc es la más extensa formación de traficantes que se encuentra “en guerra” contra la Policía de San Pablo, en la nación vecina, pues en lo que va del año asesinó a unos 95 uniformados en represalia por la detención y muerte de algunos de sus integrantes. Según los informes, el año pasado habría cobrado la vida de por lo menos 47 agentes, además de que opera en 22 de los 27 estados que forman la unión brasileña, con emisarios en Bolivia y Paraguay.

Lo llamativo es que este grupo tiene coordinación a partir de cárceles, centros en los que tuvo origen y de donde se expandió hasta llegar a tener unos 17.000 miembros operando en las regiones nombradas. Al respecto, el coronel Gonzalo Quezada, director nacional de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (felcn), dijo al matutino La Razón que el comando criminal se aprovisiona de drogas en Bolivia “para traspasar la frontera y entregarla a esas organizaciones; lo están haciendo vía terrestre, aunque por vía aérea también, según las últimas investigaciones, y buscan cualquier resquicio para pasar la frontera”.

La droga que abastece a esa organización desde nuestro país es confirmada como proveniente de dos vertientes, una que hace tránsito por el territorio y pasa desde Perú y otra parte de procedencia nacional, que seguramente es elaborada en diversas zonas. En todo caso, los pasos terrestres para sacar los estupefacientes a Brasil se encuentran en algunas fronteras de Beni y Santa Cruz con los estados de Rondonia, Mato Grosso y Mato Grosso do Sul, más propiamente las localidades como Guayaramerín, San Matías y Puerto Suárez.

Mientras que la felcn trabaja en investigaciones para identificar a los emisarios del narcotráfico y ver las conexiones en el país, se puede advertir que éste es uno de los momentos más complicados en la lucha contra el tráfico de drogas en Bolivia, pues se trata de un grupo de grandes dimensiones que incluso puede hacer frente a la Policía brasileña y mantener su estructura sin grandes daños y hasta ampliándola a nuestro territorio.

Es de suponer, por otras informaciones, que la corrupción policial en el vecino país es parte de las fortalezas de esa agrupación criminal, pues en la lucha contra ese flagelo, en lo que va del año por lo menos 20 uniformados fueron arrestados acusados de alquilarse como asesinos a sueldo mientras que más de 30 cayeron por su complicidad en el tráfico de drogas.

En el caso boliviano, presumiblemente la intención fundamental de esta asociación delictiva es controlar el flujo de cocaína que todavía existe debido a la coca ilegal que sirve de materia prima, pues con un control de este espacio la banda podrá abastecerse y continuar operando, como lo hace, con ventas a Europa y otras regiones del mundo generando elevadas cantidades de dinero. De cumplirse este posible panorama hipotético, la consecuencia lamentable que puede desencadenarse en Bolivia es la violencia.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia