La Gaceta Jurídica

Tráfico de especies

En tela de crítica queda que este crimen es todavía no muy divulgado y, al parecer, poco combatido, puesto que se conoce pocos casos, no obstante que el comercio ilícito de especies tiene grandes mercados y circulación amplia de dineros, lo que lleva a suspicacia de que no funcionan o son sobornables las medidas…

La Gaceta Jurídica / Editorial

00:00 / 05 de marzo de 2013

Doy, después de largo tiempo, será entregado a la Colección Boliviana de Fauna, dependiente de uno de los institutos de investigación de la Universidad Mayor de San Andrés (umsa), el cargamento de 8.992 insectos, entre mariposas y escarabajos, que permanecieron en condiciones no muy apropiadas en la Fiscalía de La Paz, luego de que fueran incautados en febrero de 2010, debido a que se encontraban en poder de una persona boliviana de sexo femenino, Ericka Cuevas Santos, quien, por encargo de otra mujer de nacionalidad peruana, Dina Elsa Vega Aguilar, debía llevar el cargamento a Europa utilizando los servicios de la Empresa de Correos de Bolivia (Ecobol).

De lejos, esto se trataba de un contrabando de especies, lo que se encuentra prohibido en el ordenamiento jurídico nacional y que tiene penas específicas de acuerdo a la gravedad, además de que en la Constitución Política del Estado, en el artículo 189, inciso 1, de la Jurisdicción Agroambiental señala que una de las atribuciones del Tribunal Agroambiental es “Resolver (…) demandas sobre prácticas que pongan en peligro el sistema ecológico y la conservación de especies o animales”. Mientras que el artículo 381. I. establece que “son patrimonio natural las especies nativas de origen animal y vegetal. El Estado establecerá las medidas necesarias para su conservación, aprovechamiento y desarrollo”. Aspectos que son fortalecidos por la Ley 1333 del Medio Ambiente, que en su artículo 52 establece que “el Estado y la sociedad deben velar por la protección, conservación y restauración de la fauna y flora silvestre, tanto acuática como terrestre, consideradas patrimonio, en particular de las especies endémicas, de distribución restringida, amenazadas y en peligro”.

Si bien en el cargamento no se identificó especies en peligro de extinción, lo que hubiese aumentado la pena, es claro que el tema fue tratado de manera no muy severa, pero sí de manera legal, puesto que la acusada connacional fue puesta en libertad con garantías luego de un proceso abreviado, mientras que la extranjera fue declarada en rebeldía y aún es prófuga de la justicia. A la par, se debe tomar en cuenta que los animales fueron víctimas de una muerte cruenta, tal como sucede con todas las especies que son sometidas al tráfico, pues de las cantidades que son enviadas por distintos medios en especial a países del hemisferio norte, pocos ejemplares sobreviven al viaje y los que lo hacen deben enfrentarse a condiciones indescriptibles de cautiverio y climas extraños.

De lo poco que se conoce de la lucha contra este delito, éste es el primer cargamento de insectos decomisado y salvado del tráfico ilegal, acción que se repitió en 2011 con una carga decomisada cuando otros delincuentes intentaban sacar del país caballitos de mar traídos de Perú, lagartos y semillas de especies vegetales con destino a Europa, pero la carga fue decomisada. En tela de crítica queda que este crimen es todavía no muy divulgado y, al parecer, poco combatido, puesto que se conoce pocos casos, no obstante que el comercio ilícito de especies tiene grandes mercados y circulación amplia de dineros, lo que lleva a suspicacia de que no funcionan o son sobornables las medidas destinadas a proteger los derechos animales y vegetales o, si se prefiere, el patrimonio natural de seres vivos de especies no humanas.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia