La Gaceta Jurídica

Trance judicial

…lo que queda como resultado es el perjuicio que sufre la población en cuanto se refiere a sus causas judiciales y la retardación, por lo que deberá abrirse un análisis profundo en la Asamblea Legislativa para proponer una solución que vaya por uno u otro lado…

Editorial

03:16 / 21 de febrero de 2014

Es evidente que la crisis del Órgano Judicial se profundiza más con los sucesos de esta semana, uno de ellos es la renuncia de Ruddy Flores, presidente del Tribunal Constitucional Plurinacional (tcp), y el otro la pelea por la presidencia del Tribunal Agroambiental que se desató cuando, acusándolo de deficiente gestión, cuatro de siete magistrados pidieron el alejamiento del titular de la instancia, Bernardo Huarachi, quien mantiene la decisión de permanecer en el cargo.

A estos hechos se suma la anterior renuncia del presidente del Tribunal Supremo de Justicia (tsj), Gonzalo Hurtado, motivo por el que asumió ese cargo el magistrado Jorge von Borries; por otra parte, las denuncias de corrupción y extorsión por parte de funcionarios del Consejo de la Magistratura provocaron la intervención investigativa del  Ministerio Público y allanamientos de las oficinas de esa institución, incluso la de su presidenta, Cristina Mamani, quien hizo la denuncia.

En el caso del Tribunal Constitucional el problema gira en torno a las acusaciones del magistrado Gualberto Cusi acerca de presunta injerencia del Órgano Ejecutivo sobre el todavía presidente Ruddy Flores, lo cual llevó a que este último ponga en manos de la sala plena la aceptación o rechazo de su dimisión, acto que puso en movilización a los partidos de oposición que coincidieron en lamentar que la renuncia no sea irrevocable y que, además, todos los magistrados del Órgano Judicial dejen sus cargos para que “los rectores de las universidades públicas, los decanos de las facultades de Derecho, el presidente del Colegio Nacional de Abogados y de los departamentales puedan seleccionar a las nuevas autoridades judiciales”.

Mientras los opositores plantean una solución de fondo en un plazo de algunos meses, el vicepresidente, Álvaro García, criticó a la administración judicial señalando que “da vergüenza la Justicia como daba vergüenza” hace años, por lo que es necesaria una “revolución moral” pronta, porque los “elegidos por el pueblo tienen la obligación de responder ante ese voto popular mediante más trabajo, más ética, más control, más sanción contra los corruptos y celeridad en los procesos”. Por su parte, días antes, el primer mandatario, Evo Morales, también cuestionó al ente judicial con la afirmación de que los profesionales de “poncho, pollera y sombrero” no significaron cambios.

En todo caso, las posiciones continúan encontradas en torno a la crisis judicial, pues las declaraciones anotadas evidencian que el oficialismo exige que los magistrados de los tribunales que conforman el Órgano Judicial cambien de actitud, si es el caso, y mejoren la administración judicial como una responsabilidad inmanente a un compromiso con la población. En contraste, la oposición política retoma la postura de que la elección mediante sufragio ha sido un error y que los seleccionados no cuentan con la suficiente capacidad profesional para desempeñar esos cargos.

Sin embargo, lo que queda como resultado es el perjuicio que sufre la población en cuanto se refiere a sus causas judiciales y la retardación, por lo que deberá abrirse un análisis profundo en la Asamblea Legislativa para proponer una solución que vaya por uno u otro lado con certezas de soluciones: si la revolución moral marcha, habrá que demostrarlo en breve u optar por el otro camino.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia