La Gaceta Jurídica

Tránsito y reglas

La agresividad contra los derechos ciudadanos que estos embates constituyen parece no tener solución pese a empeños locales como el trabajo que realizan las cebras de La Paz o el control de las unidades operativas de Tránsito. Sin embargo, existen vacíos que se espera sean llenados con el nuevo Código de Tránsito que se encuentra en estudio…

La Gaceta Jurídica / Editorial

00:00 / 16 de agosto de 2013

Uno de los problemas de mayor incidencia sobre varios factores de la vida cotidiana es el tráfico vehicular en el país; y no se trata sólo de las ciudades más grandes, sino de áreas rurales, ciudades intermedias y poblaciones pequeñas. Los inconvenientes que se presentan por este motivo afectan a la circulación adecuada de motorizados, provocando embotellamientos, retrasos, contaminación acústica y otros. En muchos casos, esto es achacado por los conductores a la falta de vías y la estrechez de nuestras calles y avenidas, sin embargo, se trata más que nada de la incapacidad de cumplir normas de tránsito y de no practicar el respeto mutuo.

Otro de los factores perturbados por la arbitrariedad de los conductores se servicio público y privado es el derecho de circulación de los peatones, quienes no tienen garantías para utilizar aceras ni pasos de cebra. En estos puntos, a cada momento se constata que pocos conductores se detienen antes del paso de cebra, los otros se disculpan con que la señalización no es clara, lo que demuestra su desconocimiento del Código de Tránsito, que señala que paso de cebra es el espacio señalizado o imaginario para el cruce de peatones; asimismo, el amarillo del semáforo no es para acelerar, sino para detenerse. Por otra parte, las aceras de muchas calles y avenidas son estacionamientos que obligan a los peatones a bajar a la calzada.

Este panorama demuestra que nuestras ciudades son agresivas con sus habitantes cuando éstos se movilizan a pie o no cuentan con trasporte propio; esto se multiplica en caso de personas no videntes o que deben usar sillas de ruedas, muletas o bastones, pues parece que están condenadas a no movilizarse.

Del mismo, modo la contaminación acústica provocada por la desconsideración afecta los nervios y la salud auditiva de los ciudadanos y ciudadanas, perjudica en centros de estudio y oficinas influyendo en la concentración, desempeño y aprendizaje.

La agresividad contra los derechos ciudadanos que estos embates constituyen parece no tener solución pese a empeños locales como el gran trabajo que realizan las cebras y reguladores viales de La Paz o el control de las unidades operativas de Tránsito en el país. Sin embargo, existen ciertos vacíos que se espera sean llenados con el nuevo Código de Tránsito que hace tiempo se encuentra en estudio, pero que no da señas de avance o, por lo menos, existencia en borrador.

Mientras tanto, en la limitada acción contra la problemática del tráfico, es para ponderar la campaña del Organismo Operativo de Tránsito de La Paz que retiró con grúas algunos vehículos mal estacionados en el centro paceño, lo que establece una advertencia a la negligencia de conductores, pero que es una operación muy reducida por los costos operativos que representa; no obstante, se trata de una labor que puede ser autofinanciada por las multas, que debe ser sostenida y no esporádica, actuando también en zonas alejadas del centro de la sede de gobierno, en especial la zona sur, cuyas aceras siempre están ocupadas por vehículos.

El tema no sólo queda en La Paz, pues la Policía nacional, a través de sus direcciones departamentales de Tránsito y en coordinación con gobiernos municipales, debe trabajar en una campaña de largo aliento que recupere los derechos de los peatones y establezca ciudades más respetuosas y organizadas en el tráfico vehicular que cada vez se hace más ingobernable y arbitrario bajo el dominio de choferes y conductores.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia