La Gaceta Jurídica

Vescovi y Villarroel sobre el Código Procesal Civil

…no se refiere para nada al anteproyecto dejado por Blattmann y, por supuesto, hasta ahora no responde a su maestro Cordero Miranda, quien le dijo que el actual código es copia del anteproyecto de 1997.

La Razón (Edición Impresa) / Carlos Conde Calle*

00:00 / 03 de enero de 2015

Amable lector, usted sabe que febrero es crucial porque entrará en plena vigencia el Código Procesal Civil (cpc) y poco les importa que sea una copia del anteproyecto de cpc de René Blattmann. En ese contexto, al Consejo de la Magistratura procede, con mucho entusiasmo, a formar y capacitar a los operadores de justicia.

Para este fin, los proyectistas José César Villarroel y Andrés Valdivia tuvieron que escribir un par de ensayos que están en el libro colectivo Curso sobre el Código Procesal Civil, donde, curiosamente, aparece como coordinador Jorge Omar Mostajo Barrios, quien, además, figura como director. Los proyectistas no figuran como directores, que hubiera sido lo lógico en consideración a que fueron quienes elaboraron el nuevo cpc. ¿Qué pasó? No lo sabemos.

Nuestro análisis parte de la afirmación categórica de que, al parecer, la reforma boliviana corre el mismo sendero del Código General del proceso uruguayo. La historia dice que uno de los autores del Código de ese país es, al mismo tiempo, autor del Código Modelo sobre el Proceso Civil para Iberoamé- rica, publicado en 1980 con auspicios del Instituto Iberoamericano del Dere- cho Procesal.

En 1989 fue promulgado el Código Procesal uruguayo, uno de los autores era Enrique Vescovi. En Uruguay, como en el caso boliviano, había que capacitar a los operadores de justicia y surgió el libro colectivo en dos tomos Curso sobre el Código General del Proceso, cuyo director principal era Vescovi y, no podía ser de otro modo, fue uno de los proyectistas en Bolivia.

Imitando el ejemplo uruguayo –y eso no es malo–, con el objeto de capacitar a los operadores de justicia de nuestro país, Editorial Hebdo publicó el libro co- lectivo Curso sobre el Código Procesal Civil, con 474 páginas, sin embargo, el di- rector no es Villarroel, sino Mostajo Ba- rrios, quien no intervino como proyectista principal. Este dato puede ser secundario, pero, con seguridad, será aclarado por los mismos. Pero vayamos al fondo.

En el Curso sobre el Código General del Proceso (t. l), el director Vescovi, entre la páginas 9 y 19, explica cuáles son las matrices teóricas, las fuentes que inspiraron el Código General el Pro- ceso de Uruguay. Textualmente sostiene que, “... paralelamente después del Proyecto de Código de Coutoure (1945), sigue también en nuestro país un esfuerzo prelegislativo llevado a cabo con la participación de todos sus discípulos, los procesalistas uruguayos, que en 1962 se agrupan en el Instituto Uruguayo de Derecha Pro- cesal (...), paralelamente, el Instituto Iberoamericano encomendó a dos profesores que presenten las Bases de la Reforma Procesal Civil y laboral” (sic).

Vescovi, muy modesto, no se citó a sí mismo; pero más adelante, en el mismo libro, Martha Jardi Avella, loando a su maestro Eduardo J. Couture, sostiene que “(...) ésta facultad del juez es un postulado de política procesal sostenida por la más moderna ciencia procesal y manifestando en eventos procesales, se incorporan en el CÓDIGO PROCESAL CIVIL MODELO PARA IBEROAMÉRICA (...) redactado por los profesores, Adolfo Gelsi Bidart, Luis Torrelio y Vescovi...” (sic).

Es prudente una precisión, Torrelio fue consultor externo del anteproyecto de cpc dejado por René Blattman en 1997; donde por supuesto, entre los bolivianos estaba Mario Cordero Mi- randa y Enrique Diaz Romero. Este anteproyecto fue inspirado por el Código Modelo para Iberoamérica, así lo reconocen sus proyectistas. Sobre esta base, Cordero Miranda le dijo a Villarroel que el actual cpc es copia de ese anteproyecto.

Con mucho cuidado leí el Curso so- bre el Código Procesal Civil. Lo primero que llama la atención es que el prologuista italiano, Michelle Taruffo, no dice nada sobre lo anterior. Era tan obvio que el primer trabajo corresponda a Cé- sar Villarroel Bustios. Estrictamente, igual que a Vescovi, desarrolla los prin- cipios que sustentan el proceso civil.

¿Cuál es la diferencia? Que Villa- rroel no empieza por citar las fuentes de inspiración. No escribe nada sobre el Código Modelo para Iberoamérica, no se refiere para nada al anteproyecto dejado por Blattmann y, por supuesto, hasta ahora no responde a su maestro Cor- dero Miranda, quien le dijo que el actual código es copia del anteproyecto de 1997. ¿Por qué? La historia juzgará nu- estros actos. Debo confesar que, inicialmente, la lectura de este libro me causó decepción; pero, conforme avance, encontré un par de datos que podrían ubicar los hechos en su auténtico lugar.

Primero, el director del libro, Mostajo Barrios, tiene un interesante ensayo en el mismo texto. A propósito del Proceso Monitorio, sostiene que “el proceso llegó a Latinoamérica hace más de cien años, regulado en el artículo 1304 y siguientes del Código de Procedimiento Civil de Uruguay, incluido en  el Proyecto de Código Procesal Civil para Uruguay de 1945, elaborado por Coutoure y que fue reestructurado en el Código Procesal Civil Modelo para Iberoamérica en sus artículos 311 al 316 y en el Código General del Proceso de la República Oriental, regulado del artículo 351 al 370” (Sic).

Debo felicitar la honestidad intelectual de Mostajo; aunque seguro que eso incomoda a Villarroel. Eso no es todo, en el mismo libro para capacitar a operadores bolivianos de justicia me encuentro con el trabajo de Wálter Guevara Pérez que escribe sobre los Procesos Concursales. Este autor, refiriéndose al proyecto uruguayo, sostiene que el anteproyecto preparado por los profesores Gelsi Bidart, Torrelio y Vescovi responde a bases preparadas por los uruguayos Gelsi Bidart y Vescovi (...).

“Si bien en la Exposición de Motivos no se señala al Código General del Proceso uruguayo y la experiencia vivida en mi país (…), cabe señalar que en Uruguay, en el mes de noviembre de 1988, el mismo año en que se aprobó en Río de Janeiro el anteproyecto de Código Modelo, al cual se hace referencia en la Exposición de Motivos, se sancionó un nuevo Código de Proce- dimiento denominado Código General del Proceso, el cual entró en vigencia un año después, en 1989, en sus antecedentes también fue el Anteproyecto aprobado en Río de Janeiro.

En ese momento no había experiencia alguna de impacto de nuevo código en la realidad. Los profesores Adolfo Gelsi Bidart, Luis Torrelio y Enrique Vescovi fueron los encargados de redactar dicho anteproyecto el cual serviría de base para ser remitido al Poder Ejecutivo (...). Dicho código, además de los antecedentes del Código Procesal Civil Modelo para Iberoamérica, también se sustentó en otros proyectos, siendo el más destacable el Antepro- yecto de Código de Procedimiento Civil, elaborado por el Maestro Eduardo J. Couture en 1945” (sic).

Esa es la verdad histórica y así deben reconocerlo Villarroel y Valdivia. Ahora, ¿qué harán?, ¿republicarán el Curso sobre el Código Procesal Civil descartando el trabajo del uruguayo Wálter Guerra Pérez? No estamos comentando cualquier libro, es el Curso sobre el Código Procesal Civil para capacitar a nuestros jueces. ¿Qué dirán cuando lean los trabajos de Mostajo y Guerra? Menudo problema.

Respecto al fondo, el Curso..., publicado por Mostajo como director, es insuficiente. Lo recomendable sería que los cursos de capacitación para jueces bolivianos tomen como manual de consulta el Curso sobre el Código General del Proceso, publicado por varios procesalistas uruguayos, cuyo director es nada menos que Enrique Vescovi. Quizá lo sensato sea abrogar el nuevo cpc y comenzar de nuevo.

Pensamos que los nuevos proyectistas deben ser personas que sientan el proceso de cambio; que tengan la capacidad de llevar a la práctica los conceptos de interculturalidad y descolonización hasta sus últimas consecuencias. Lo contrario supone que desde el campo político deviene en una derrota, una abdicación frente al liberalismo y prosternación frente a la cultura occidental.

*    Es experto en Derecho Privado.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia