La Gaceta Jurídica

Vigilancia policial

Otra de las deficiencias que suele producirse en estos casos es que las zonas más alejadas quedan desguarnecidas y con atención deficiente en sus postas. De igual forma, no se debe olvidar que este proceso de refuerzo policial debe ser dosificado y con carácter permanente para lugares…

La Gaceta Jurídica / Editorial

00:00 / 30 de octubre de 2012

Cerca de 300 representantes de organizaciones civiles, instituciones estatales, locales y de otros ámbitos participaron entre el 25 y 26 de octubre en la III Cumbre de Seguridad Ciudadana, en Cobija, Pando, con el objetivo de establecer mecanismos de coordinación y corresponsabilidad entre instituciones y representantes de la población para mejorar esta materia, también con la intención de que los planes y proyectos existentes y en preparación acerca de esta temática tengan un estándar similar en todo el país.

Los otros dos eventos similares se realizaron, primero, en Santa Cruz, en 2011, y luego en Tarija, en febrero de 2012, de los cuales se generaron algunas acciones de intervención que tuvieron ciertos resultados destacables, aunque la versión generalizada de la población es reflejada todavía con preocupación por los grados de delincuencia que persisten.

Para esta versión del encuentro, un mecanismo adoptado que tendrá gran importancia si su ejecución es efectiva es el compromiso de la Policía Nacional de que se destacará mayor número de policías en las calles de las principales ciudades desde el primer día de noviembre; esto viene bien porque se adopta esta decisión para los meses de fin de año, que se caracterizan por el mayor movimiento comercial y de dinero, por lo que los grupos de antisociales suelen actuar con mayor intensidad.

En el compromiso se puede incluir la expectativa de que en la segunda semana del próximo mes también deberán circular para la vigilancia e intervención policial los 380 motorizados que entregó el Ministerio de Gobierno la primera quincena de octubre a los comandos departamentales, para que éstos los dispongan en los planes de mejora de la seguridad.

Entre tanto, es de suponer que para cumplir este acuerdo con la sociedad y otras instituciones, los jefes policiales nacionales y departamentales se encuentran estudiando la forma de poner en la calle un mayor número de uniformados, los cuales podrían ser destinados para ello a partir de las oficinas con las que cuenta la institución en diferentes niveles, todo sin descuidar el trabajo que estos ámbitos pueden suponer.

Al mismo tiempo, el éxito de la medida tendrá que ver con la forma de la distribución de este personal, para que no sea que en algunos sectores los policías se encuentren en gran número mientras que en otros su ausencia sea notoria; además, se deberá tomar en cuenta que los vehículos policiales son más útiles en zonas donde no existe mucha concentración de personas ni de motorizados para que se puedan desplazar con comodidad y lograr su cometido de vigilancia o en casos de emergencias. Por otra parte, en esos espacios muy concurridos el patrullaje requerirá más que nada de presencia preventiva.

Otra de las deficiencias que suele producirse en estos casos es que las zonas más alejadas quedan desguarnecidas y con atención deficiente en sus postas. De igual forma, no se debe olvidar que este proceso de refuerzo policial debe ser dosificado y con carácter permanente para lugares como las ciudades intermedias y las poblaciones importantes. Por ejemplo, existen localidades de varios miles de habitantes con apenas unos cuantos policías. El éxito del trabajo de fin de año podría dar luces para una planificación a mediano y largo plazo. 

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia