La Gaceta Jurídica

Visitas de Obama

…“concedió el liderazgo” regional al mandatario argentino y pidió dejar atrás los “viejos debates” entre Estados Unidos y los países latinoamericanos, lo que le parece la apertura a una “nueva era”, como si la promesa fuera novedosa y la memoria de todos los habitantes frágil.

La Razón (Edición Impresa)

00:00 / 27 de marzo de 2016

Cerca de terminar su gestión de dos periodos, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, cumplió un itinerario de resultados denotativos en dos países latinoamericanos. Uno de ellos, Cuba, todavía en la propaganda como una de las amenazas para el sistema de disparidades sociales, y el otro, Argentina, como una muestra de las complicaciones regresivas en relación a las conquistas sociales.

Obama, pese a su extracción social que pudo ser propagandística para su postulación, no dejó en ningún momento la posición político-económica de su país con respecto al resto del mundo y gobernó en un momento en el que las fuerzas del capitalismo se deconstruían para reaparecer bajo otros parámetros fenoménicos pero de contenidos perennes, lo cual sirvió para que erráticos discursos consideren que ese modelo se encontraba en sus últimos tiempos (“el capitalismo está en decadencia”, decían).

Con lo que ahora ocurre bajo la estrategia de “guerra de IV generación”, los defensores de los métodos capitalistas y los rivales ven que este sistema goza de buena salud y hasta sigue confundido con la concepción de “democracia”, no por nada perfila como presidenciable a un personaje como Donald Trump.

Su “recuperación” tiene ahora que ver más profundamente que antes con la captura psicológica y de pensamiento de las poblaciones en los países latinoamericanos, lo que ha llevado a posturas de rechazo a los gobiernos progresistas pese a los avances de carácter social y económico que han sido evidentes en la región.

Los discursos de Obama durante las visitas han sido inconfundibles en una postura mesiánica. En Cuba se refirió al embargo practicado por su país durante décadas, pero lo hizo de una manera en la que coaccionó la creencia de la población al llamar a los jóvenes de este país a “construir algo nuevo”, como si la novedad no fuera permanente en un Estado cuidadoso de la vida como el cubano. Con toda desenvoltura se atrevió a señalar que los cubanos “no van a alcanzar su potencial si no se hacen cambios aquí en Cuba”, connotando que la desaparición del bloqueo está condicionado a la cesión de espacios conquistados con sacrificio.

Por otra parte, en Argentina se mostró superior en todo sentido frente a un menor que merece una felicitación paternal, pues hasta se rió con satisfacción al señalar que el nuevo presidente Marcelo Macri tiene prisa para poner en marcha las reformas económicas que prometió. Para Obama, las determinaciones que en poco tiempo de gobierno provocaron problemas sociales y económicos y un evidente retorno a las condiciones de una Argentina dependiente, son una “histórica transición” en una “nueva dirección”.

Del mismo, “concedió el liderazgo” regional al mandatario argentino y pidió dejar atrás los “viejos debates” entre Estados Unidos y los países latinoamericanos, lo que le parece la apertura a una “nueva era”, como si la promesa fuera novedosa y la memoria de todos los habitantes frágil. En todo caso, los pasos que se da con la “guerra de cuarta generación” buscan el éxito para que la hegemonía estadounidense sea tal nuevamente en Sud y Centroamérica, afectando las nuevas concepciones sociales y los contenidos de las constituciones políticas progresistas.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia