La Gaceta Jurídica

  • La Gaceta Jurídica
  • ama

El “ama llulla” en nuestros tiempos

Las primeras normas surgieron para proteger a quienes empezaron a desarrollar la “territorialidad” que caracteriza a todos los seres humanos, al igual que a todas nuestras estructuras sociales, políticas y económicas.

La Razón (Edición Impresa) / Alejandro Eíd Peredo*

00:00 / 09 de marzo de 2016

En la historia de la humanidad, el germen del Derecho surgió junto a la propiedad privada cuando nuestros ancestros dejaron de ser nómadas y se convirtieron en sedentarios al encontrar mejores condiciones geográficas y climáticas, ese momento es cuando decidieron enterrar a sus muertos y permanecer junto a ellos.

Las primeras normas surgieron para proteger a quienes empezaron a desarrollar la “territorialidad” que caracteriza a todos los seres humanos, al igual que a todas nuestras estructuras sociales, políticas y económicas.

Al evolucionar, fuimos desarrollando la compleja red de organizaciones formales y no formales, en especial, el primer antecedente conocido de la Constitución Política del Estado (cpe), la “Carta Magna”, que tenía literalmente ese carácter, firmada por un antiguo monarca inglés obligado por su propia nobleza asfixiada por los abusos de poder y hambrienta de compartirlo.

En las clases que pasé como estudiante de Derecho en la Universidad Mayor de San Andrés, en particular con el docente Héctor Arce Zaconeta, aprendí lo básico de la “estabilidad constitucional”, que refleja el desarrollo de una historia social, política y económica relativamente sosegada, sentada sobre la base de un pacto social firme, fundado en principios y valores inquebrantables que no son susceptibles de remoción, ya que adquieren carácter de universalidad, como los derechos humanos que son legítimos transversalmente al tiempo y espacio.

Sobre estos postulados encontré coherencia con prestigiosos catedráticos como Eusebio Gironda y Juan Ramos, éste último con peso científico y académico trascendente en Latinoamérica, peso que ha adquirido fuerza, en especial desde 2009, cuando se promulgó la Nueva cpe que ha generado influencia, debate y polémica de los estudiosos constitucionalistas del mundo debido al destacado nivel de inclusión social en cuanto al reconocimiento de derechos; el aclamado sistema económico social, productivo, comunitario y cooperativo; la distribución competencial de los niveles de gobierno y otros aspectos que han marcado tendencia.

Al la cátedra sobre este documento, Arce Zaconeta, con alegría y orgullo, hablaba de una nueva época de estabilidad constitucional, que nuestra Constitución era para la posteridad por el reinicio de la historia boliviana a partir de ella, dejando atrás años de “republicanismo”, corrupción y abuso de la clase dominante.Somos testigos que la ncpe fue construida como efecto del fracaso y ruptura del sistema político con el término casi comercial “neoliberal”, que es otro tema interesante que será motivo de un siguiente artículo.

Uno de los componentes fundamentales para el arranque de la ncpe fue el compromiso de los mandatarios Evo Morales Ayma y Álvaro García Linera para acceder solo a una segunda postulación de manera continua a su primer periodo con la anterior norma constitucional, reflejado en el parágrafo segundo de la primera disposición transitoria.

Esta ley de leyes ha causado tal impacto a nivel global que la Organización de las Naciones Unidas (onu) ha asumido como suyos los principios ético morales “ama quilla”, “ama llulla” y “ama suwa” (no seas flojo, no seas mentiroso y no seas ladrón) por la sabiduría que traen a estos tiempos nuestros ancestros, que han sido la bandera del Proceso de Cambio iniciado el 2006 en la estructura del poder en Bolivia, en la demanda marítima en La Haya, la dignificación nacional y soberanía económica sobre nuestros recursos naturales, sin dejar de mencionar el providencial boom del precio internacional del petróleo, que pienso permitió establecer bases para desarrollo en una escala diferente a la que conocemos.

Asimismo, tengo fe en que tendremos éxito con la industrialización de materias primas, litio y exportación de energía eléctrica, lo que debería significar ya no depender en exclusiva de los hidrocarburos a mediano plazo, objetivos de los que debe apropiarse el Estado como una política, pero de ningún partido en función de gobierno o no.

Las lecciones que deja la historia son claras y no dejan dudas: la monarquía no es buena, el prorroguismo en el poder tampoco, ya que nuestra condición de seres imperfectos incluye en nuestro adn defectos como la codicia de poder y de posesiones.

Por esta razón, al ir creciendo como civilización con democracias, fuimos más inteligentes y nos adelantamos un paso al conocer nuestra naturaleza y limitamos el ejercicio del poder en casi todo el mundo a uno o dos periodos constitucionales, porque el poder emborracha y envilece.

La historia nos lo dice, no hay un solo gobierno (democrático, dictatorial u otro) que no haya llegado al anquilosamiento, autoritarismo, corrupción y putrefacción progresiva y generalizada.

Como parte de este proceso, en nuestro país, luego de promulgar y celebrar la ncpe, unos decidieron “meterle nomás”, al estilo del tarateño Mariano Melgarejo Valencia, quien “guardaba la constitución en un bolsillo”, lo que en nuestros tiempos fue con la complicidad del “guardián” de la Constitución que cerró el cierre del bolsillo.

Confío en que Bolivia, en ejercicio de su soberanía democrática en las urnas, ha elegido confirmar que conoce las razones históricas por las que el ejercicio del poder debe tener límites, con éste o con cualquier gobierno.

*    Es estudiante de la Universidad Mayor de San Andrés.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia