La Gaceta Jurídica

El banco genético

Si en el país se cuenta con bancos genéticos en interacción mediante los mecanismos modernos de la informática y la digitalización, el trabajo de investigadores, forenses y otro tipo de personal será no solo más fácil y eficaz…

Editorial

00:00 / 10 de julio de 2015

En pasados días, el fiscal General del Estado, Ramiro Guerrero, informó que el Ministerio Público creó un banco de datos genéticos que será administrado por el Instituto de Investigaciones Forenses (idif) y que tiene como objetivo identificar los restos de personas desaparecidas o muertas en los años de dictaduras.

En todo caso, entre el golpe de estado de René Barrientos Ortuño, del 4 de noviembre de 1964, y la entrega del poder por parte de Celso Torrelio Villa a las Fuerzas Armadas el 21 de julio de 1982, con breves periodos democráticos como los de Walter Guevara y Lidia Gueiler Tejada de 1979 a 1980, los regímenes militares, entre ellos los más luctuosos el de Hugo Banzer Suárez de 1971 a 1978 y de Luis García Meza de 1980 a 1981, dejaron secuelas que aún no han encontrado justicia.

Precisamente, en búsqueda de ésta, familiares de desaparecidos han logrado avances como la ubicación de fosas comunes o algunos cuerpos que requirieron, y es posible que todavía lo hagan, de procesos de identificación genética, por lo que a nivel internacional se determinó generar mecanismos para que los parientes reconozcan a sus difuntos caídos durante los gobiernos castrenses.

En este sentido, según la información de la Fiscalía, el idif tomará muestras de las personas que tienen familiares desaparecidos para que los restos que eventualmente son encontrados sean identificados con el banco de datos. Asimismo, esto corresponde a un cumplimiento de tratados y convenios internacionales y a fallos de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (coidh) para que los casos de desapariciones forzadas sean resueltos.

Al respecto, corresponde ponderar la determinación y puesta en marcha de este proyecto por parte del Ministerio Público y se debe esperar la respuesta adecuada de las personas interesadas, pues la toma de muestras será gratuita en oficinas del instituto idif y, además, tendrá carácter confidencial si las interesadas e interesados no quieren que se conozca que sus pautas genéticas se encuentran en el banco.

Por otra parte, cabe esperar que las mismas instituciones que promueven este trabajo empiecen a estudiar la modalidad para ampliarlo y financiarlo, pues, además de la identificación de los desaparecidos en gobiernos de facto, que es una labor necesaria para la memoria histórica y la justicia nacional, los procedimientos judiciales e investigativos de diversa índole requieren datos genéticos para su avance.

En esta perspectiva, se debe apuntar que la investigación criminal utiliza la genética por varios motivos, en especial ligados al tema forense y de estudio de escenas criminales, es decir que el adn humano es actualmente una herramienta precisa para la identificación de individuos cuando se encuentra vestigios biológicos con fines de aclarar delitos, para la identificación de restos humanos en casos de homicidios o accidentes y para temas de individualización biológica por paternidad y relaciones de parentesco.

Si en el país se cuenta con bancos genéticos en interacción mediante los mecanismos modernos de la informática y la digitalización, el trabajo de investigadores, forenses y otro tipo de personal será no solo más fácil y eficaz, sino que promoverá a funcionarios con mayor capacidad para la resolución de casos delictivos.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia