La Gaceta Jurídica

¿Contra el cambio climático?

…muchas cosas pasarán en ese lapso, es decir que la contaminación empeorará y el cambio climático producirá mayores efectos, incluso para la economía de esos Estados reticentes. Entre tanto, sin siquiera una garantía de que lo que se anuncia sea cumplido, en el mundo las formas de producción…

Editorial

00:00 / 14 de noviembre de 2014

La lucha contra el calentamiento global tiene varias aristas en el mundo, pues se encuentra subordinada y dependiente de las posiciones político-económicas de las potencias del planeta. Entre las posiciones de los gobiernos más ricos se encuentran las que niegan que exista esa amenaza para la vida en la Tierra, hasta los enfoques aletargados que pretenden actuar dentro de mucho tiempo. Es en este marco que el miércoles de esta semana los más grandes productores de contaminación, Estados Unidos y China, con el 45 por ciento de la emisión de dióxido de carbono mundial, anunciaron que en 2015 alcanzarán en la conferencia del clima de París un acuerdo global para la reducción de estas mortales emisiones.

Para Barack Obama, presidente estadounidense, se trata de un “acuerdo histórico” y el “mayor hito en las relaciones” entre los dos países y para el mandatario chino, Xi Jinping, “las negociaciones sobre cambio climático alcanzarán un acuerdo en París”. Sin embargo, cuando apenas se conoció el anuncio, mientras en niveles relacionados con la temática en la Organización de Naciones Unidas (onu) y en organismos ligados al medio ambiente se vio con buenos ojos la alocución, los opositores al gobierno en Estados Unidos hicieron conocer su punto de vista. De esa forma, los republicanos, que ahora controlan las dos cámaras de ese país, señalaron que se trata de algo irreal, lo que podría significar la confirmación de que la potencia del norte no tiene la intención de cumplir ese compromiso.

Mayores pruebas de ello son que Estados Unidos y China no firmaron los compromisos anteriores que las otras naciones del mundo si lo hicieron y que apenas en 2009 empezaron a trabajar para esto que recién anunciaron. Por otra parte, dentro de las dificultades para asumir cualquier iniciativa ambiental en el territorio estadounidense, se debe tomar en cuenta que ni en años recientes Obama tuvo apoyo congresal, pues los actos contra la contaminación y el cambio climático fueron en su mayoría emitidos mediante decretos presidenciales. Asimismo, este mandatario terminará su periodo dentro de dos años, no obstante, ha fijado como meta que su país reduzca sus emisiones entre el 26 y 28% hasta 2025, en comparación con los niveles de 2005. Esto, para sus opositores significa una amenaza al empleo y una carga complicada para el sucesor en esa magistratura.

En el caso de China el tema es similar, debido a que este país se ha lanzado a la “superproducción” industrial, lo que imposibilitaría que de verdad tenga interés en dar un respiro al mundo. Según los medios de comunicación, por primera vez el “gigante asiático” ha fijado como objetivo poner tope a sus contaminantes “en torno a 2030”, lo que no significa un compromiso serio ni con fecha exacta, pues puede ser mucho después de ese año.

En realidad, este acuerdo anunciado como posible en 2015 tendría otros varios años para hacerse realidad, lo que significa que muchas cosas pasarán en ese lapso, es decir que la contaminación empeorará y el cambio climático producirá mayores efectos, incluso para la economía de esos Estados reticentes. Entre tanto, sin siquiera una garantía de que lo que se anuncia sea cumplido, en el mundo las formas de producción extractivistas y consumistas a gran escala continuarán invariables, pues se trata de la contradicción entre el discurso político y el interés corporativo.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia