La Gaceta Jurídica

  • La Gaceta Jurídica

El centro de vigilancia

…la delincuencia podría trasladarse a otros lugares o generar otros mecanismos para operar, lo cual demostraría que la mayor represión o vigilancia no necesariamente ayudan a la convivencia adecuada si falta el desarrollo humano y las condiciones apropiadas…

La Razón (Edición Impresa)

00:00 / 09 de marzo de 2016

Desde el lunes, La Paz es la ciudad con el centro de monitoreo y vigilancia más grande del país, que ha sido instalado de manera mancomunada entre el Ministerio de Gobierno, que invirtió 3,5 millones de bolivianos para su equipamiento, y la Alcaldía de la urbe, que destinó más de 13 millones de bolivianos para la edificación, oficinas y otros insumos.

Esta instancia de observación es ahora conocida como “C4”, que es la identificación del Centro de Comando, Control, Comunicaciones, Monitoreo y Despacho Automático que cuenta con un moderno sistema con cámaras de vigilancia, las cuales, por el momento, son 250 instaladas en los lugares más riesgosos de la ciudad, cantidad que será duplicada hasta fin de año, de acuerdo al anuncio del alcalde Luis Revilla durante la inauguración.

El edificio de esta unidad se encuentra en pleno centro de la sede de gobierno y tiene cinco plantas. La primera alberga al Centro de Video Vigilancia, la segunda a personal de Radio Patrullas y otras unidades policiales que reciben llamadas telefónicas para atender las emergencias. En la tercera funciona el Sistema de Semaforización de la ciudad y el monitoreo del transporte municipal. En la cuarta se encuentran la Dirección de Tecnología y Telemática y el Sistema de Monitoreo de los vehículos del transporte Interdepartamental, que son unidades de la Policía. En el quinto nivel existe un auditorio.

Esta iniciativa para la vigilancia digital es parte de las acciones que asumen estas autoridades para reducir la violencia y delincuencia, por lo menos en los puntos más peligrosos del centro y de otros lugares de la mancha urbana. Este tipo de infraestructura es utilizada en muchas ciudades del mundo en donde, según se dice, los grados de delincuencia habrían bajado.

Este tipo de sistemas de vigilancia incluye el trabajo coordinado de “monitoreadores” y vigilantes que observan los sitios álgidos a través de cámaras situadas en postes o paredes de forma discreta y de uniformados policiales que están listos para intervenir en caso de problemas. Al mismo tiempo, se requiere de un funcionamiento permanente y adecuado de las herramientas y de personal técnico con capacidad de mantener esto sin pausas.

Esta apreciación es realizada debido a que, en muchas circunstancias en las que intervienen este tipo de elementos para un procedimiento determinado, suele haber impedimentos en los equipos o en la efectividad y capacidad de reacción del personal, lo que puede inhabilitar y desmerecer el objetivo de las costosas instalaciones.

Al respecto, no es extraño que las unidades policiales encargadas de situaciones delictivas y denuncias de diverso orden demoren mucho en reaccionar o, en muchos casos, no lo hagan hasta por negligencia. Sin embargo, al tratarse de una acción aunada entre instituciones habrá que esperar una actividad satisfactoria y de éxito.

De hecho, se trata de una gestión que puede mejorar la seguridad, aunque la delincuencia podría trasladarse a otros lugares o generar otros mecanismos para operar, lo cual demostraría que la mayor represión o vigilancia no necesariamente ayudan a la convivencia adecuada si falta el desarrollo humano y las condiciones apropiadas para que la sociedad se desenvuelva sin crimen ni violencia.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia