La Gaceta Jurídica

La cultura en la política exterior boliviana

Para el autor Marcel Merle, los elementos estructurales básicos sobre los que se asienta la vida internacional son los que influyen en el comportamiento de los actores internacionales y en el funcionamiento del sistema. Éstos son la demografía, la economía, la tecnología y la cultura, que sirven para trazar el panorama general de una situación.

Organizaciones socio-culturales de Chile han establecido su apoyo por la causa boliviana.

Organizaciones socio-culturales de Chile han establecido su apoyo por la causa boliviana. Foto: humanistas.cl.

Amelia Peña Aguilar

00:00 / 25 de abril de 2014

La población es un factor esencial de las relaciones internacionales en sus términos absolutos del número y en los relativos a su composición y distribución.  Ésta influencia se siente en las fronteras cuando las poblaciones crecen o disminuyen, éstas ejercen presión o depresión sobre sus vecinos de acuerdo a su crecimiento o decrecimiento.

Las corrientes migratorias provocan perturbaciones en cadena que afectan al equilibrio económico, político y social de los estados y a su relación entre ellos. Para Merle, las grandes transformaciones políticas concuerdan con vastos movimientos migratorios de población. 

Supongamos que un país X quiere exportar un servicio cualquiera a Bolivia que tiene 10,5 millones de habitantes, de los que 6,9 viven en el área urbana y 3,5 en la rural; de éstos 6,9 millones del área urbana, la mitad son infantes. Por otro lado, China tiene 1.351 millones de habitantes e India tiene 1.237 millones. El país X, de lejos, ve en China o en India un mercado más atractivo.

Factor económico

Sigamos pensando en el país X que está en busca de mercados atractivos. Puede ser que un país no tenga mucha población, pero si mucho dinero, por ejemplo, el Vaticano, que tiene 800 habitantes, sin embargo, se estima que produce 1.000 millones de euros anualmente.

En la sociedad actual internacional el factor económico es determinante en las relaciones internacionales.

Factor tecnológico

En el contexto de la globalización la tecnología hace que las máquinas reemplacen a los seres humanos. Naturalmente que se reemplazará el trabajo humano en los países que tienen más recursos económicos para invertir en investigación y avance tecnológico, pero sabemos que, bajo la teoría marxista, lo único que puede darle valor a una mercancía es el trabajo vivo.

Las mercancías hechas por máquinas no tendrían ningún valor en el mercado si no fuese que en otro lado del mundo hay personas que continúan produciendo con maquinaria obsoleta y es ese trabajo el que le da valor a los productos hechos por máquinas y lo que hace que los países más desarrollados se apropien del trabajo de los menos desarrollados.

Por eso, muchas organizaciones sociales a nivel internacional hablan de la explotación de las transnacionales a los países del tercer mundo.

Factor cultural

Si Bolivia y los países pobres del mundo tienen alguna riqueza, esta riqueza se llama “cultura”.

El desarrollo de las relaciones sociales gracias al progreso tecnológico hace que la cultura se reafirme como un componente esencial en las relaciones entre los estados, los pueblos y los individuos y este factor ejerce su influencia sobre las fronteras nacionales.

El arte, la educación, la ciencia, el deporte, el turismo, favorecen la intercomunicación y el conocimiento de culturas, realidades y conductas diversas.

Antes, el acceso a la cultura era un privilegio limitado y restringido, ahora es un producto de masas, esto es resultado de un devenir histórico y se manifiesta en los ámbitos políticos, económicos, militares e ideológicos, uniformizando la costumbres, pero, sobre todo, los sistemas de valores.

Así, los modelos de referencia dominantes llevan a pensar más en una confrontación de culturas que en una interdependencia de ellas. Se da la exaltación de la identidad cultural de las minorías confrontadas a la civilización universal derivada de la expansión territorial y económica de los ejes.

La propaganda y la opinión pública son elementos influyentes sobre las relaciones diplomáticas, las sociedades comienzan a debatir sobre los esquemas modernos y surge la necesidad de reivindicar su cultura y preservar su propia identidad, se exalta la diversidad étnica, lingüística, religiosa y entra en escena la idea de “los pueblos en las relaciones internacionales”.

La Unesco debatía permanentemente éste tema a partir del proceso de descolonización de postguerra, los nuevos estados y la consolidación del sentimiento nacional de cada Estado.

El factor cultural es un elemento que va en ascenso dentro del panorama internacional, la irradiación cultural tiene consecuencias, es la sutil impregnación de las conciencias y su afiliación ideológica que termina en una homogenización de la conducta.

¿Bolivia tiene una prioridad estratégica?

Es importante reconocer los instrumentos de la acción cultural ligados a la política exterior que podrían serle útiles a Bolivia para convertirse en elementos diplomáticos, tanto al estado, como a las iniciativas privadas e individuales.

¿Qué acción cultural tiene Bolivia fuera de sus fronteras? ¿Tiene una prioridad estratégica? ¿Su prioridad es, de casualidad, el tema marítimo?

El 11 de marzo de 2006, la cantante boliviana Luzmila Carpio, quien fue invitada por el gobierno chileno para la posesión de Michelle Bachelet, por iniciativa propia imitó el canto de las gaviotas y tocó el corazón de los chilenos al declarar que ella añoraba que los bolivianos y bolivianas podamos escuchar el canto de esas aves. Después de esa presentación, nada volvió a la normalidad.

El 2 de agosto del 2009, María Teresa Huentequeo, en nombre del Consejo de Todas las Tierras y de la Escuela para el Autogobierno Mapuche, declaró que “los mapuches de Chile tenemos un compromiso con el Gobierno del Presidente Evo Morales”, refiriéndose al apoyo que brinda el pueblo Mapuche en la demanda marítima de Bolivia mediante un acuerdo amistoso con Chile y en la puesta en marcha de las autonomías indígenas.

El 10 de marzo de 2014, Marco Enríquez-Ominami, líder del Partido Progresista de Chile, dijo: “yo soy de los que creen que Chile debe hacer una propuesta a Bolivia pronto, una propuesta concreta es perfectamente posible”. Y el sindicalista Luis Vega indicó que 20 organizaciones políticas y obreras de Chile enfocarán esfuerzos en apoyo a la demanda boliviana.

Aprovechemos el hecho de que somos anfitriones en la Cumbre del G77+China para pronunciarnos sobre que nuestro desarrollo social y económico se ha visto estancado por no tener salida al mar, que una salida al Pacífico puede combatir la lucha contra la extrema pobreza en nuestro país y que, si no existieran fronteras socio-políticas, culturalmente los pueblos encontrarían que tienen más coincidencias que diferencias.

Siempre recordando que nuestra riqueza puede que no sea poblacional, económica o tecnológica, nuestra riqueza es cultural.

Fuentes

Delgado-Gómez Escalonilla, Lorenzo. Acción cultural y política exterior.

Merle, Marcel. Sociología de las relaciones internacionales.

Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

Es economista, egresada en Derecho y diplomada en Pedagogía para la educación superior y en Diplomacia Cultural de los Pueblos.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia