La Gaceta Jurídica

El derecho al sufragio de los(las) bolivianos(as) en el exterior

Apunte legal

La Gaceta Jurídica / Alan E. Vargas Lima

00:00 / 16 de julio de 2013

Comenzando la primera semana de julio se ha difundido la noticia de que los bolivianos que residen en siete países  (Argentina, Brasil, Estados Unidos, Chile, España, Italia y Gran Bretaña) podrán votar en las Elecciones Generales programadas para el 2014.

Para este efecto, el Tribunal Supremo Electoral (tse) aprobó una resolución que autoriza el Registro Electoral Biométrico de los nacionales residentes en esos Estados, vale decir, para habilitar el registro y voto en el exterior y así garantizar el derecho político de éstos en 32 países y 62 ciudades de cuatro continentes.

Esta iniciativa, que se suma a la idea de implementación del voto electrónico en Bolivia, constituye una forma eficaz de garantizar el  derecho político al sufragio, que, conforme lo ha entendido la Sentencia Constitucional Nº64/2004, “…es la potestad o facultad que tiene todo ciudadano para expresar su voluntad política y efectivizar su participación en el proceso de conformación de los órganos de gobierno y la adopción de las decisiones de trascendencia política referidas con el ejercicio del poder político. La doctrina del Derecho electoral, califica al sufragio como una técnica o un procedimiento institucionalizado mediante el cual el cuerpo electoral hace manifestación o expresión de opiniones políticas, con dos finalidades distintas: a) para elegir gobernantes; b) para la adopción de decisiones políticas”, por lo que este derecho político es inherente a todos los(las) bolivianos(as) que se encuentren en el territorio nacional y fuera de nuestras fronteras.

Así se colige de la previsión contenida en el artículo 27 de la Constitución Política del Estado Plurinacional (cpep), que en forma innovadora dispone: “I. Las bolivianas y los bolivianos residentes en el exterior tienen derecho a participar en las elecciones a la Presidencia y Vicepresidencia del Estado, y en las demás señaladas por la ley. El derecho se ejercerá a través del registro y empadronamiento realizado por el Órgano Electoral. II. Las extranjeras y los extranjeros residentes en Bolivia tienen derecho a sufragar en las elecciones municipales, conforme a la ley, aplicando principios de reciprocidad internacional”.

Cabe hacer notar que, en este precepto, la misma Constitución establece una reserva legal que se traduce en el mandato dirigido a la Asamblea Legislativa Plurinacional para que regule el voto en el exterior mediante Ley del Estado y así logre garantizar su efectiva aplicación.

Actualmente, esta previsión ha sido desarrollada por la Ley del Régimen Electoral, que dedica un Capítulo específico para los procesos con asientos electorales en el exterior, especificando claramente que las bolivianas y bolivianos residentes en otros países tienen derecho al voto en la elección de Presidente y Vicepresi- dente, así como en los referendos de alcance nacional y las revocatorias de mandato para Presidente y Vicepresidente.

Por eso se ha dispuesto establecer asientos electorales en el exterior, en aquellos países en los que el Estado Plurinacional de Bolivia tenga representación diplomática y consular permanente y existan electoras y electores registrados en el Padrón. Asimismo, la citada ley declara en forma expresa que el registro (y el voto) de bolivianas y bolivianos con residencia en el exterior es voluntario, debiendo presentar la interesada o el interesado su cédula de identidad o su pasaporte vigente para fines de identificación.

En todo caso, necesariamente el registro de electoras y electores en el exterior debe cumplir con los mismos requisitos técnicos que el registro en territorio del Estado Plurinacional y se realizará ante notarios electorales o representantes designados por el tse en las oficinas consulares del Estado Plurinacional de Bolivia o en los lugares que disponga la autoridad competente. Esta es precisamente la finalidad que persigue la reciente disposición adoptada por el tse.

En definitiva, se debe comprender que el sufragio, en sus diferentes funciones y objetivos, constituye la base esencial del régimen democrático contemporáneo, porque, a través del mismo, el titular de la soberanía (el cuerpo electoral) expresa su voluntad política en los procesos de conformación de los órganos del poder público y en la adopción de las decisiones políticas trascendentales, ejerciendo este derecho mediante el voto universal directo e igual, individual y secreto.

En este sentido, el artículo 26 de la actual Constitución consagra el  derecho a la participación política al disponer que todas las ciudadanas y ciudadanos tienen derecho a participar libremente en la formación, ejercicio y control del poder político, directamente o por medio de sus representantes, y de manera individual o colectiva, a cuyo efecto la participación será equitativa y en igualdad de condiciones entre hombres y mujeres.

“El derecho a la participación comprende: (…) 2. El sufragio mediante voto igual, universal, directo, individual, secreto, libre y obligatorio, escrutado públicamente. El sufragio se ejercerá a partir de los dieciocho años cumplidos”.

Conforme a lo anotado, el derecho al sufragio forma parte de los derechos políticos que han sido catalogados por el artículo 23 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, “Pacto de San José de Costa Rica”  (que forma parte de nuestro Bloque de Constitucionalidad) y, además, está previsto en el artículo 144, parágrafo II de la Constitución, al establecer que la ciudadanía (a partir de los 18 años de edad) consiste: “1. En concurrir como elector o elegible a la formación y al ejercicio de funciones en los órganos del poder público; y 2. En el derecho a ejercer funciones públicas sin otro requisito que la idoneidad, salvo las excepciones establecidas en la Ley”; consecuentemente, el derecho a la ciudadanía está reconocido como derecho fundamental y garantizado por la misma Constitución.

Por estas consideraciones de  orden legal, es loable la iniciativa del tse para efectivizar y garantizar el derecho al sufragio de nuestros compatriotas bolivianos(as) que en la actualidad –y por distintas razones– residen en el exterior (al menos, en los siete países señalados), aunque no está de más recomendar que esta posibilidad sea ampliada hacia quienes residen en las restantes naciones latinoamericanas y europeas, ello con el único propósito de recoger la voz de nuestros connacionales, quienes también deben participar y asumir su responsabilidad en la formación de los órganos del poder público, eligiendo la alternativa política que mejor crean conveniente.

Es que, definitivamente, ser boliviano en el exterior no significa simplemente añorar la casa, ni mucho menos renunciar o desentenderse de las problemáticas nacionales, sino, más bien, consiste en reafirmar diariamente el compromiso de apoyar, involucrarse y participar, con voz y voto, en todas las iniciativas destinadas al mejor desarrollo de nuestra democracia.

Es abogado responsable del blog jurídico Tren Fugitivo Boliviano y maestrante en Derecho Constitucional (UMSA).

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia