La Gaceta Jurídica

Por los derechos de los animales

Desde la antigüedad los hombres sensibles y pensantes han hablado por los animales. El filósofo Pitágoras fue el primero en defenderlos porque pensaba que tanto los hombres como los animales tenían el mismo tipo de alma, creía en la reencarnación de los hombres en otros seres, era vegetariano y cuando podía compraba animales del mercado para liberarlos.

“…sólo tenemos que dejar de excluir de la moral existente a animales de manera aleatoria…”

“…sólo tenemos que dejar de excluir de la moral existente a animales de manera aleatoria…” FOTO: skyscrapercity.com

La Razón (Edición Impresa) / Amelia Peña Aguilar*

00:00 / 14 de enero de 2014

En el Corpus Iuris Civilis (529) de Justiniano, encontramos la frase “el derecho natural es aquello que es dado a cada ser vivo y que no es propio al ser humano”, aunque en la práctica era normal tratar como cosas tanto a otros seres humanos esclavizados y con mucha más razón a los animales que eran utilizados no sólo para la alimentación, sino también para la diversión en los juegos romanos.

En el año III a.C. las sociedades budistas proclamaron un vegetarianismo bajo el principio de la no violencia que hacía equivalentes a los humanos y a los animales al punto de construir incluso hospitales para animales enfermos, además, hoy en día está prohibido matar a una vaca, a un perro o a una rata, pues también ellos tienen altas castas. El profeta Mahoma consideraba permitido matar animales pero por necesidad y sin crueldad.

En la época Moderna, a fines del siglo XVIII surge la teoría ética del contractualismo, cuya idea central era la de “no causar sufrimiento innecesario a los animales”, por lo que fueron creadas sociedades de protección animal.

El 1635 fue en Irlanda que se prohibió esquilar lana de ganado ovino y atar arados a las colas de los caballos por la crueldad que representaba.

En 1641 el abogado y pastor Nathaniel Ward escribió el “Cuerpo de Libertades de Massachusetts”, que fue la base para que esta colonia aprobara un sistema de leyes que protegía a los animales domésticos; por ejemplo, el artículo 92 decía “A ningún humano le es permitido efectuar algún tipo de tiranía o crueldad hacia alguna criatura nacida que esté normalmente retenida para uso humano”.

El filósofo Descartes tenía mucha influencia en aquella época, él consideraba que los animales no tenían alma, por lo que no podían sentir y, por eso, no merecían ninguna consideración, afortunadamente no todos pensaban como él; en oposición, Jhon Locke argumentaba que la crueldad con los animales tendría efectos negativos sobre la evolución ética de los niños, que más tarde transmitirían esa brutalidad hacia los seres humanos.

Aportes actuales

Actualmente la lucha por los derechos de los animales ha evolucionado para bien, Jeremi Bentham postuló que los animales por su capacidad de sentir deben tener derecho a la vida y a la seguridad, deben ser libres de la tortura y la esclavitud.

Peter Singer también aporta con su libro Animal Liberation (Liberación animal), donde habla de la capacidad de padecimiento de las otras especies y su derecho a la consideración moral y su derecho a no sufrir.

Helmut Kaplan nos habla de que la población debería tener en su mente que el maltrato a los animales es simplemente antiético, “no necesitamos una nueva moral, sólo tenemos que dejar de excluir de la moral existente a animales de manera aleatoria y sin razón aparente”.

La primera organización dedicada a la promoción de los derechos de los animales fue fundada por la abogada Joyce Tischler en 1979 y, actualmente, los Derechos de los Animales son parte de la formación académica de las más importantes facultades de Derecho de Estados Unidos, como Harvard, Stanford y ucla (Universidad de California, Los Ángeles), entre 100 más.

Legislaciones

El 2001 Alemania aprobó la protección de los derechos de los animales como una tarea principal del estado en la Ley Grundgesetz (ley básica). En España el Real Decreto 53/2013 estableció normas básicas aplicables a la protección de los animales utilizados en experimentación, docencia y fines científicos.

En México la Ley contra el maltrato animal a partir del 1 de febrero del 2013 estipula que podrían castigar a las personas que maltraten algún animal doméstico o silvestre con penas de hasta cuatro años de cárcel.

Muchos juristas afirman que los animales no pueden ser sujetos de derecho pues no pueden contraer obligaciones, sin embargo, en el planeta el derecho está evolucionando como ciencia y filosofía.

En Bolivia se ha estado discutiendo la posibilidad de proteger a la Pachamama, que, como sabemos, no sólo constituye a la tierra como tal, sino también la capa de ozono, los bosques, los ríos,  los lagos, las montañas y, por supuesto, también los animales; todo lo que rodea al ser humano es la Pachamama, que tampoco puede contraer contratos ni obligaciones, pero que en nuestra cultura es el pilar del respeto por toda forma de vida.

En la Amazonía boliviana, donde los nómadas tratan de alimentarse más de frutos que de animales, cuando éstos sacrifican a uno de ellos le piden perdón y le explican su necesidad.

En el Altiplano los animales son queridos y tratados como parte de la familia, porque se cree en el ajayu, esa energía que posee todo lo que nos rodea.

Ahora el Estado Plurinacional trabaja en una ley específica que proteja a los animales del maltrato y del sufrimiento, esto es sólo un paso más en la evolución del Derecho y nuestro país se ha puesto a la vanguardia, coherente con su sabiduría ancestral.

Fuente: Apuntes de Diplomacia Cultural de los pueblos y Derecho de los Pueblos Indígenas 2010.

* Es economista, egresada en Derecho y diplomada en Pedagogía para la educación superior y en Diplomacia Cultural de los Pueblos.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia