La Gaceta Jurídica

La detención de “El Killer”

…es evidente que muchos reciben protección en forma que connota una compra de silencio. En todo caso, habrá que esperar que el Gobierno mantenga el empeño para esclarecer los hechos pendientes sobre ésta y otras dictaduras.

La Razón (Edición Impresa)

00:00 / 03 de febrero de 2016

Sin duda, la buena noticia del fin de semana fue la captura de uno de los hombres de confianza de las dictaduras de Hugo Banzer Suárez y Luis García Mesa, el exsuboficial Felipe Froilán Molina Bustamante, alias “El Killer”, apodo que traducido del inglés significa “el asesino”. Este personaje, junto a otros dos, Franz Pizarro Solano y José Luis Ormachea España, fue sentenciado a 30 años de cárcel sin derecho a indulto por los delitos de alzamiento armado contra la seguridad y soberanía del Estado, terrorismo y encubrimiento y del asesinato en grado de complicidad del dirigente Marcelo Quiroga Santa Cruz y de otros políticos.

Luego de la dictación de su condena, el 12 de diciembre de 2007 mediante Sentencia 129/2007 del Juzgado 2° de Partido en lo Penal Liquidador de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, El Killer presentó alegatos para que ésta fuera revocada, pero mediante el Auto Supremo N° 504 Sucre, de 25 de octubre de 2010, “la Sala Penal Primera de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, (…), en ejercicio de la atribución 1ª del artículo 59 de la Ley de Organización Judicial, de acuerdo con el Requerimiento Fiscal de fojas 20568 a 20573 declara: INFUNDADOS los recursos interpuestos por los procesados, así como por las querellantes y, en estricta aplicación del artículo 307-2) del Código de Procedimiento Penal anterior, confirma el Auto de Vista recurrido que falló declarando a:” los tres nombrados autores de los delitos señalados.

De acuerdo con los informes iniciales, primero del presidente del Estado Evo Morales, el mismo domingo de la captura, y del ministro de Gobierno, Carlos Romero, al día siguiente, el prófugo vivía en una casa de la Zona Sur de la ciudad de La Paz en compañía de su familia, donde la infraestructura contaba con sistemas de seguridad, un mirador y un tumbado con pared falsa que servía de escondite. Para el arresto, los agentes siguieron un vehículo que ingresó en ese domicilio conducido por la hija de Molina, luego, mediante un operativo que duró dos horas con decenas de uniformados se tomó la vivienda hasta encontrar el entretecho al que pudieron ingresar con un forado.

Los informes señalan que al momento de la captura el fugitivo se mostró desafiante e increpó a los agentes, actitud que, junto a la forma en que vivía hacen pensar que aún Molina se encuentra atenido a las influencias que pudieran tener las personas que lo protegían o, por lo menos, le posibilitaban un modo de vida. Al respecto, la gente con la que compartía la residencia y que está detenida por presunción de complicidad deberá explicar sus ingresos. Del mismo modo, la detención ofrece otros carices para esclarecer el paradero de los restos mortales del líder socialista, sin embargo, deja como recelo que persiste una red de encubrimientos y protecciones por conveniencia en torno a este caso y otros que quedan pendientes de lo sucedido en la última dictadura.

Es claro que quedan libres varios de los acusados por su participación en acciones represivas o en atentados contra el patrimonio del Estado, también es evidente que muchos reciben protección en forma que connota una compra de silencio. En todo caso, habrá que esperar que el Gobierno mantenga el empeño para esclarecer los hechos pendientes sobre ésta y otras dictaduras.       

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia