La Gaceta Jurídica

La entomología en la investigación criminalística (Parte II)

La entomología forense es más comúnmente utilizada en la investigación de la escena del crimen para determinar el intervalo postmortem (pmi), comúnmente conocido como el “tiempo transcurrido desde la muerte” de la víctima de un homicidio.

 Según la jurista, la retroactividad de la ley en materia de corrupción evidencia contradicción e inconstitucionalidad. Foto: rosalesoliveroyasociados.blogspot.com

Según la jurista, la retroactividad de la ley en materia de corrupción evidencia contradicción e inconstitucionalidad. Foto: rosalesoliveroyasociados.blogspot.com

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Núñez de Arco

00:00 / 05 de junio de 2015

La entomología forense es más comúnmente utilizada en la investigación de la escena del crimen para determinar el intervalo postmortem (pmi), comúnmente conocido como el “tiempo transcurrido desde la muerte” de la víctima de un homicidio.

Un entomólogo forense estudia los insectos y artrópodos que habitan en la carne de los cuerpos en descomposición y puede determinar una serie de cosas sobre las circunstancias de la muerte de la víctima (1).

La entomología forense es la disciplina encargada del estudio de los artrópodos que se encuentran en los cadáveres con el propósito de proporcionar información útil en las investigaciones policiales y/o judiciales, siendo la aportación más importante la estimación del intervalo postmortem (2).

La Junta Americana de Entomología Forense dice: “se trata de utilizar la evidencia del insecto para descubrir las circunstancias de interés para la ley” (3).

La entomología forense, según lo definido por el entomólogo de la Universidad de la Florida Jason Byrd, es “el uso de los insectos, artrópodos y sus familiares que habitan en descomposición permanece para ayudar a las investigaciones judiciales” (4).

Se puede decir, entonces, que es la utilización de los insectos (moscas, mariposas y escarabajos) que acuden a la descomposición de los cuerpos, permitiendo comprobar por su existencia la data de la muerte.

Cualquier aspecto del estudio de los insectos y artrópodos que interactúa en relación a los cadáveres y los asuntos legales es denominado entomología forense (5). Se puede dividir en tres subcampos: urbano, productos almacenados y médico-legal o medico criminal (6), (7).

La entomología en la investigación criminal se aplica para determinar el tiempo desde que ocurrió la muerte de una persona, basada en la existencia de determinadas, moscas, mariposas y escarabajos en el cadáver, ya que la vida de los insectos sigue un patrón establecido, pero que varía en relación a la situación geográfica junto con las condiciones climáticas.

“El entomólogo forense necesariamente tiene que ser un experto taxónomo en los grupos de insectos que se desarrollan a expensas de los cadáveres, ya que de su capacidad para lograr la exacta identificación taxonómica de los animales, inmaduros y adultos, que medran en el cuerpo en descomposición (o en los restos de aquél), depende el éxito de la investigación” (8).

Para ello, se debe recoger muestras de insectos de la escena del crimen y de todo el cuerpo, los más comúnmente encontrados son moscas y escarabajos, salvo que estemos en casos de premeditación en los que la evidencia entomológica ha sido borrada echando insecticidas piretroides que enmascararían la aparición de los dípteros o bien el hecho de guardar el cadáver en un sitio refrigerado.

Antropofagia cadavérica

Los insectos son los primeros en llegar a la escena del crimen y, además, llegan con una predecible frecuencia (9). No importa si es en un campo abierto o cerrado. Las moscas son capaces de detectar el olor emanado por un cadáver a kilómetros de distancia, por ello son las primeras en llegar y tienen una gran facilidad de acceso a casi cualquier lugar.

Llegan primero las moscas verde y azul botella de la familia Calliphoridae (Géneros Calliphora, Lucilia o Phomia), las moscas metalizadas y grises (dípteros califóridos y sarcofágidos) y los escarabajos (coleópteros derméstidos, cléridos, histéridos) (10). Las moscas son como relojes biológicos, su ciclo de vida permite determinar el intervalo postmortem (11), (12).

Actualmente tenemos un conocimiento detallado del ciclo de vida de las especies necrófagas. Lo que cambia es la localización geográfica del cadáver y las condiciones ambientales. Cada región tiene su propia entomofauna necrófaga especializada. No es lo mismo un cadáver en La Paz, donde puede ser descompuesto por los insectos de la zona de forma más lenta que en los meses calurosos en Tarija o Sucre.

Ocurrida la muerte, se inicia el cambio morfológico del cuerpo, por dos causas: una, factores externos, insectos y mordeduras de animales, y, dos, factores internos, los fenómenos cadavéricos tempranos (13), crecimiento de bacterias intestinales que aceleran la putrefacción y la destrucción enzimática de los tejidos del cadáver.

El trabajo de destrucción del cadáver es continuado y terminado por insectos, denominados también trabajadores de la muerte o fauna cadavérica. Fue Francisco Redi, un naturalista del Renacimiento, quien demostró que las larvas procedían de insectos, los cuales depositaban sus huevos para que se desarrollasen sobre el cadáver.

Redi distinguió cuatro tipos de moscas: las azules (Calliphora vomitoria); las negras con franjas grises (Sarcophaga carnaria); las análogas a las de las casas (Musca domestica o quizás Curtonevra stabulans) y de color verde dorado (Lucilia caesar) (14).

Durante la agonía o instantes después de la muerte los insectos ponen sus huevos en la región palpebral (hendidura entre los párpados), comisura de los labios y en el ámbito bulbar. Megnin las denomina “escuadrillas de la muerte” (15).

Los más frecuentes son las moscas, que depositan sus huevos alrededor de la nariz, boca y ano; a partir de éstos se desarrollan las larvas que son muy devoradoras, le siguen las pupas y, finalmente, la mosca adulta. Las larvas secretan una enzima proteolítica que acelera la destrucción de los tejidos; asimismo, los orificios y trayectos producidos por la proliferación de larvas facilitan la presencia bacteriana del ambiente (16).

La colonización de cadáveres por parte de la entomofauna necrófaga es ordenada. Los primeros en llegar son los dípteros califóridos y múscidos que acuden a las pocas horas a depositar los huevos. Posteriormente, los dípteros sarcofágidos, junto con especies de los dos grupos anteriormente mencionados, depositan sus larvas o huevos sobre el cadáver. Los principales predadores de estas larvas son los coleópteros estafilínidos, histéridos y sílfidos, todos ellos son también necrófagos.

Cuando las vísceras comienzan a descomponerse acuden a las partes líquidas los dípteros fóridos, drosofílidos y sírfidos. Por último, las larvas o adultos de coleópteros derméstidos, escarabeidos y cléridos comen las partes queratinizadas y las orugas de tineidos Lepidoptera se alimentan de los pelos (17), (18).

Las moscas son insectos que pertenecen al orden Diptera, que significa “con dos alas”. Las moscas verdaderas poseen un par de alas que usan para volar; por detrás de éstas se encuentran dos estructuras en forma de maza o pesa (llamadas halterios o balancines), que son órganos de equilibrio durante el vuelo (19). Presentan metamorfosis completa, es decir que su ciclo biológico consiste de los estadios siguientes: huevo, larva (las llamadas cresas o gusanos), pupa y adulto.

La mosca (Musca domestica), de la familia Muscidae (20), pone huevos blancos y elípticos, de aproximadamente 1 mm de longitud por 0,26 mm de ancho, con ambos extremos arromados y la parte anterior ligeramente ahusada; sobre el lado dorsal se presentan dos crestas longitudinales curvadas. La división celular en el huevo se inicia poco después de la oviposición (en aproximadamente 8 minutos).

La larva

El tegumento de la larva de la mosca doméstica consiste de una cutícula exterior acelular y de una capa única epitelial interior que reposa sobre una membrana basal. La cutícula aparece cubierta por una epicutícula y presenta una estructura estratificada.

La cutícula tiene 5 µm (micrómetros o micras) de grosor en larvas jóvenes (36 horas de edad), 25 µm en las de 60 horas y 40 µm en las de último (tercer) estadio. La larva es blanca, cilíndrica, con el extremo posterior ancho y aplastado, ahusándose hacia la parte anterior. Carece de ojos o apéndices, aunque se observa algunas crestas espinosas ventrales que facilitan la locomoción. Las larvas presentan 13 segmentos, aunque los dos primeros aparecen parcialmente fusionados, de modo que solo se ve 12.

La pupa

En el proceso de pupación tiene lugar una contracción general de la larva dentro de su propio tegumento, de modo que éste se convierte en un pupario cilíndrico de aproximadamente 6,3 mm de longitud. El pupario va oscureciéndose gradualmente hasta adquirir un intenso color marrón oscuro.

Dado que la envoltura pupal se forma a expensas de la piel de la larva, la pupa que hay en su interior se dice que es de tipo coartado (en el sentido de contraída o compactada).

El adulto o imago

La mosca doméstica adulta (de unos 6-7 mm de longitud) es básicamente de color gris. Como todas las moscas, posee dos alas y un cuerpo dividido en tres partes: cabeza, tórax y abdomen.

El tórax es gris, con cuatro bandas longitudinales oscuras de igual ancho en el dorso. El abdomen presenta costados amarillentos en la mitad basal; la parte posterior es negra marronácea y una línea longitudinal oscura se extiende a lo largo del límite medio del dorso.

Las patas son marrón negruzco. Las alas son prácticamente transparentes y la venación es característica, con la cuarta vena longitudinal, doblada brus- camente hacia arriba cerca del ápice alar, para casi encontrarse con la vena, justo frente a ella.

Ciclo biológico

El ciclo biológico completo de la mosca doméstica (de huevo a adulto) dura de 7-10 días en verano en zonas templadas o cálidas. El desarrollo de cada estadio depende de la temperatura.

A una temperatura de 25ºC y 60% de humedad relativa el ciclo de la Musca domestica durará 13 días, desde la puesta de los huevos hasta que el insecto adopte la forma de imago. De éstos, transcurre un día desde la puesta hasta la eclosión del huevo; 6 para la evolución de la larva y entre 6 y 7 días de la crisálida o pupa.

Entonces, lo que permite la Entomología Forense es:

a) Obtener una data de muerte a través del estudio de la fauna cadavérica.

b) Determinar la época del año en que ha ocurrido la muerte.

c) Confirmar si la víctima ha fallecido en el lugar encontrado o ha sido trasladada de otro sitio.

d) Corroborar a otros medios de datación forense.

Clasificación de artrópodos

Se puede clasificar a los tipos de artrópodos que llegan al cadáver en (21):

a) Necrófagos: son los que se alimentan del cadáver, dípteros (moscas) y coleópteros (escarabajos).

b) Predadores y parásitos necrófagos: coleópteros, dípteros e himenópteros parásitos de las larvas y pupas de dípteros.

c) Omnívoros: avispas, hormigas y otros coleópteros que se alimentan del cuerpo y de los artrópodos asociados.

d) Otras especies accidentales u oportunistas que utilizan el cadáver como extensión de su hábitat normal, por ejemplo, arañas, ciempiés, ácaros (tras la aparición de moho y hongos).

Para determinar el tiempo transcurrido desde la muerte, medir el intervalo postmortem (ipm o pmi) se utiliza la edad de las larvas y su desarrollo, particularmente dípteros y, posteriormente, la composición y grado de crecimiento de la comunidad de artrópodos encontrada en el cadáver. Lo que permite la  estimación de la fecha del deceso a partir de datos entomológicos.

Después de las 72 horas, la Entomología Forense puede ser el único método para determinar el intervalo postmortem. Para esto se analiza dos aspectos básicos; por una parte, se observa la fauna adulta presente en el lugar, identificando el desarrollo de insectos necrophilous (comedores de carne muerta) colectados en, sobre o cerca del cuerpo. Se estudia la sucesión de los artrópodos sobre el cadáver.

La segunda manera de estimar el pmi es mediante el análisis del desarrollo de los estados larvales, prepupales y pupas, correlacionándolo con tablas de desarrollo de la especie encontrada.

Toda la información reunida es aplicada con la finalidad de estimar:

1. Data de muerte o estimación del pmi: intervalo post-mortem.

2. Determinar la época del año en que ha ocurrido la muerte.

3. Verificar su hubo traslado del cadáver.

4. Medir el grado de sinantropía.

5. Casos de abandono de personas o muertes por negligencia.

6. Dar fiabilidad y apoyo a otros medios de datación forense.

Pero, a la hora de estimar el ipm, se debe tomar en cuenta que el desarrollo de cualquier insecto está influenciado por la temperatura, humedad relativa, radiación solar o tipo de suelo, además de las características del lugar, si se trata de una escena cerrada, una habitación con o sin ventilación, con exposición solar o no.

Los géneros Lucilia y Sarcohaga prefieren condiciones soleadas, mientras que el género Calliphora prefiere condiciones de sombra. Una escena abierta, depende de la vegetación, cobertura y desniveles del terreno.

El clima es un factor determinante, la especie Compsomyiops sp., prefiere zonas montañosas altas y frías y la Cochliomyia macellaria prefiere zonas bajas y cálidas. Por lo tanto, en cuerpos encontrados dentro de casas uno esperaría encontrar especies de Calliphora y no de Lucilia o Sarcohaga (22).

Continuará...

Notas1. Lindsey Leach, eHow Contributor. http://www.ehow.com/about_6367590_definition-forensic-entomology.html#ixzz1vKu5BXmC

2. A. Gómez-Gómez, D. Martín-Vega, C. Botías-Talamantes, A. Baz-Ramos  y LM. Díaz-Aranda. La Entomología Forense en España: pasado, presente y perspectivas de futuro. Cuad Med Forense 2007; 13(47):21-32.

3. Junta Americana de Entomología Forense. Bienvenido al mundo de la entomología forense. Disponible en: World Wide Web, la entomología http://www.missouri.edu/cafnr/ / index.html. 1997.

4. Byrd JH y JL Castner: Entomología Forense. La utilidad de Artrópodos de Investigaciones Jurídicas. CRC Press, Florida. 1ª ed. 2000; 1-225.

5. Hall, R.D. and Doisy, K.E., 1993, Length of time after death: Effect on attraction and oviposition or larviposition of midsummer blow flies (Diptera: Calliphoridae) and flesh flies (Diptera: Sarcophagidae) of medicolegal importance in Missouri (Periodo después de la muerte: Efecto sobre la atracción y la oviposición o larviposición de moscas de verano (Diptera: Calliphoridae) y moscas de la carne (Diptera: Sarcophagidae) de importancia médico-legal en Missouri). Ann. Entomol. Soc. Amer. 86(5):589-593.

6. http://www.santoshraut.com/forensic/entomology.htm

7. Lord WD and Rodriquez WC. Forensic Entomology: The Use of Insects in the Investigation of Homicide and Untimely Death (Entomología Forense: La utilización de insectos en la Investigación de Homicidios y Muerte Prematura). Prosecutor 1989; 22(3): 41-48.

8. Angel L. Viloria Petit La Importancia de la Entomología en la Investigación Criminal. En línea: http://criminalistic.org/DescargablesPDF/La_Importancia_de_la_Entomolo_Invest_Criminal.pdf

9. Anderson, G. S. 1995. The use of insects in death investigations: an analysis of cases in British Columbia over a five year period (La utilización de insectos en las investigaciones de la muerte: un análisis de los casos en Columbia Británica durante un periodo de cinco años). Can. Soc. Forens. Sci. J., 28(4): 277-292.

10. Roxana Mariani, Graciela Varela y Mariana Demaría. Entomología Forense. Los insectos y sus aportes a la investigación criminal.

11. Catts, E.P. y M.L. Goff. 1992. Forensic entomology in criminal investigations (Entomología forense en investigaciones criminales). Annual Review of Entomology. 37: 253-272.

12. Smith K.G., 1986, A Manual of Forensic Entomology (Manual de entomología forense), University Printing House, Londres, Inglaterra.

13. Fenómenos cadavéricos tempranos: la rigidez y el espasmo cadavérico o rigidez muscular o rigor mortis. Un estado de dureza, retracción y tiesura que sobreviene en los músculos después de la muerte, siendo éste un fenómeno mediato. El rigor mortis suele ser completo en un periodo de 8 a 12 horas, alcanza su máxima intensidad a las 24 horas y casi siempre inicia su desaparición entre las 36 y 38 horas después de la muerte. La causa de la rigidez es la coagulación de la miosina y aparece de 3 a 6 horas después de la muerte. A las 12 horas el cadáver está rígido sin temperatura y lividez dorsal. A las 40 horas ya no tiene rigidez, se inicia la fermentación.

14. Concepción Magaña Loarte, Entomología forense y sus aplicaciones a la medicina legal. En línea: http://www.hpchile.cl/forense/index.php?option=com_content&task=view&id=12&Itemid=2

15. Megnin, P., 1894, La fauna des cadavres (La fauna de los cadáveres). Encyclopèdie scientifique des Aides. Memoire. G. Masson, Gautrier-Villars et Fils.

16. Amorin, J.A., & Ribeiro, O.B., 2001, “Distinction among the puparia of three blowfly species (Diptera: Calliphoridae) frequently found on unburied corpses” (Distinción entre las pupas de las tres especies de mosca (Diptera: Calliphoridae) frecuentemente encontradas en los cadáveres insepultos). Memórias do Instituto Oswaldo Cruz, Rio de Janeiro, 96: 781-784.

17. M. Tsokos, ed. Forensic Path Rev. Vol. II, Humana Press, Totowa (NJ, USA), december 2004: 207-240.

18. Mark Benecke, Forensic Entomology: Arthropods and Corpses (Entomología forense: Artrópodos y cadáveres). http://wiki.benecke.com/index.php?title=2004-12_Mark_Benecke:_Forensic_Entomology:_Arthropods_and_Corpses.

19. Felipe A. Schlapbach. Control integrado de moscas, 2007. En línea: http://www.produccionbovina.com/produccion_porcina/73-control_moscas.pdf20. Hernández Pérez, Pilar, La reproducción en las moscas. En: http://biopiherpe.blogia.com/2008/031901-la-reproduccion-en-las-moscas.php

21. Benecke, Mark, “A Brief History of Forensic Entomology”, Raw version of an article for Forensic Science International Vol. 120, p. 2-14 (2001).

22. Smith K.G., A Manual of Forensic Entomology (Manual de Entomología Forense. University Printing House. London 1986.

(*) Jorge Núñez de Arco es escritor, investigador y conferencista. Fue director del Instituto de Investigaciones Forenses de Bolivia y en España psiquiatra forense en el Hospital Psiquiátrico Penitenciario dependiente del Ministerio de Justicia. 

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia