La Gaceta Jurídica

El espionaje mundial

…las connotaciones románticas han quedado relegadas a la cuestión legal y a la persecución contra quienes han ingresado al tratamiento de mensajes secretos, así, en la señalización de culpables de espionaje se encuentran Assange y Snowden.

La Gaceta Jurídica / Editorial

00:00 / 05 de noviembre de 2013

Un informe periodístico da cuenta que, en la vigente trama mundial del espionaje, Brasil espió hace 10 años a varios países, Rusia, Irán, Irak y Estados Unidos, lo que confirma que esta actividad no es exclusiva de esa potencia de Norteamérica, aunque es seguro que este país sea el que más recursos y dimensiones destina para conocer lo que hacen los políticos y las instituciones estatales de todo el mundo.

En este “quehacer”, los Estados destinan millones de dólares al año, lo que sería imposible de estimar habida cuenta de que esto se impulsó durante el siglo xx. Esta afirmación no olvida que el espionaje tiene miles de años de antigüedad, en especial en tiempos de guerra o de tensiones entre vecinos y de interés territorial.

Desde la formación de las primeras sociedades, los líderes interesados en proteger o ampliar sus dominios destinaban espías para conocer los planes, capacidades o estado organizacional de sus enemigos, de quienes podrías serlo, de quienes se desconfiaba en sus intenciones, de quienes se esperaba dominar o de quienes habría que defenderse en algún momento.

De esa forma, la historia está plagada de relatos de espías que operaron a través del tiempo entre sumerios, asirios, egipcios, griegos, romanos, chinos y otros, que eran portadores de mensajes mediante imaginativos y complicados mecanismos de la época. Asimismo, se desarrollaron diversos códigos para cifrar los mensajes y claves que garantizaban la autenticidad de éstos, además se ponerse en práctica acciones de contraespionaje que debían contrarrestar o neutralizar los efectos de la información lograda o buscada.

En la actualidad, las acciones de espionaje tienen dimensiones muy grandes, en especial por la existencia de tecnología impensable en la antigüedad, de ese modo las averiguaciones subrepticias han crecido como la comunicación y almacenamiento de datos, de esta forma se utiliza desde la fotografía y la grabación magnetofónica hasta los aviones “invisibles” y la transmisión satelital para conocer qué hacen los potenciales enemigos y los competidores.

Por otra parte, a lo largo de la historia esta actividad ha sido fuente para materiales literarios y cinematográficos que relatan hechos de espionaje que trascienden de la tragedia a lo romántico, pintando actores reales como héroes y antihéroes de casi ficción que provocan desenlaces a favor de sus naciones (desde el lado de quien lo cuente) y que muchas veces quedan en el camino sacrificando su vida.

Hoy las connotaciones románticas han quedado relegadas a la cuestión legal y a la persecución contra quienes han ingresado al tratamiento de mensajes secretos, de ese modo, en la señalización de culpables de espionaje se encuentran personajes como Julian Assange, un australiano programador, periodista, hacker y activista de internet, quien, a través de su sitio web filtró información secreta de varios países, en especial de Estados Unidos. El más reciente es el caso de Edward Snowden, un extécnico de los servicios secretos de Estados Unidos que reveló los actos de espionaje mundial desplegados por la potencia.

Este último advirtió en una carta publicada en Alemania que “tenemos la obligación moral de preocuparnos porque nuestras leyes y valores limiten los programas de espionaje y protejan los derechos humanos”, pues éstos “no son sólo una amenaza para la esfera privada”, sino que minan “la libertad de expresión”. En este postulado, se cree que los organismos internacionales están llamados a plantear mayor respeto entre naciones y a las personas.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia