La Gaceta Jurídica

La ética del poder total

Tal como afirma Helena Argirakis, en muchos casos se trata de una  simple “erradicación electoral” sin apego ni filiación en sentido hegemónico (Gramsci).   

En el periodo 2005-2016, en nuestra política vivimos 10 procesos electorales y estrategias de acción directa.

En el periodo 2005-2016, en nuestra política vivimos 10 procesos electorales y estrategias de acción directa. FOTO: elbolivianoenvivo.com

La Razón (Edición Impresa) / Henry A. Pinto Dávalos*

00:00 / 07 de febrero de 2016

El Vicepresidente del Estado Plurinacional, Álvaro García Linera, indicó que algún día le gustaría escribir un tratado sobre Sociología del Estado, como una suerte de confesión explicita sobre la necesidad de conocer las “artes” que uno debe desplegar para administrar el poder, tarea bastante compleja más aún cuando se concibe la política como “lucha de clases”, lo cual nos invita a reflexionar sobre esta década del Movimiento Al Socialismo (mas) en el poder.

El ascenso del actual presidente de Bolivia en las urnas data de 2002 y desde su elección en 2005 han transcurrido más de 10 años de Evo Morales en el Gobierno, lo cual constituye una muestra magistral de cómo se ejerce la política desde la “real politik”, aplicando  –según Josep Nye– el poder blando y el poder duro en la construcción de una hegemonía que, al menos, hasta ahora, viene dando resultados sorprendentes, aun cuando se trate de una hegemonía “impuesta” desde arriba.

Tal como afirma Helena Argirakis, en muchos casos se trata de una  simple “erradicación electoral” sin apego ni filiación en sentido hegemónico (Gramsci).                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                En efecto, de la revisión histórica de los métodos, las estrategias y los artilugios que el mas utilizó para mantenerse en el poder se puede evidenciar que esta dinámica no solo se limitó al ámbito estrictamente normativo-institucional- electoral, recurriendo a las urnas y manipulando las normas cuando se consideró necesario (“yo le meto nomás…”).

En el periodo 2005-2016 vivimos 10 procesos electorales con una inversión total de 956.626.640 bolivianos, también se acudió a las estrategias de acción directa mediante movilizaciones callejeras y acciones directas cuando se vio por conveniente, siendo el 11 de enero en Cochabamba, la Masacre de Porvenir en Pando o la Glorieta en Sucre, algunos ejemplos de ello.

De igual modo, en esta lógica del poder total, gracias al control que las elecciones consignaron del aparato jurisdiccional del Estado, se desplegó también estrategias jurídicas destinadas a perseguir y criminalizar a la oposición. Nunca en toda la historia republicana se había visto semejante forma de “enjuiciar” a todos los actores políticos, así, la Ley Marcelo Quiroga Santa Cruz fue el “instrumento” de persecución más idóneo.

Por ejemplo, en el ámbito de Santa Cruz se instrumentó el caso Rozsa para desarmar una ofensiva regional, caso que, a pesar de sus posibles connotaciones jurídicas reales, más parece una “operación de bandera falsa”, tal como se enseña en los manuales de inteligencia y contrainteligencia.

En el plano simbólico y de las alianzas sucedió exactamente lo mismo. Lejos quedó esa retórica radical, ma- ximalista y  antiimperialista del mas. Hoy en día, de lo que se trata de ganar adeptos a como dé lugar, no importa si estos son de la Juventud Cruceñista, el mnr o la adn o si, finalmente, vamos a Estados Unidos a pedir inversión pública, pues, como decía Deng Xiaoping, “no importa el color del gato, sino que cace ratones”, en una muestra clara de pragmatismo a secas, donde “todo vale” sin importar los medios ni las formas, sino los resultados.

Hoy, si Maquiavelo estuviera vivo, quizás quedaría sorprendido, de cómo la realidad, a veces, supera con creces a la ficción.

*    Es catedrático de Derecho Procesal Consti-tucional y de Relaciones Internacionales (UMSS).

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia