La Gaceta Jurídica

Las figuras “ausentes” de la demanda marítima ante la CIJ

Apunte legal

Alan Vargas Lima

00:00 / 12 de mayo de 2015

¡Brillante!, es como se puede calificar la intervención que tuvo el equipo jurídico boliviano que, a través de cuatro ju- ristas extranjeros y expertos en Dere- cho Internacional, defendió la causa marítima ante la Corte Internacional de Justicia (cij) de La Haya.

Lo hizo con bastante fluidez, contundencia y una fuerte cualidad jurídico-histórica, en aquella primera fase de alegatos específicamente referidos al incidente preliminar de incompetencia de la cij, con carácter previo a analizar el fondo de la Demanda Marítima.

Es nomás cierto que el equipo vecino fue a la Corte Internacional de la Haya para dar examen, en tanto que el nuestro, simplemente, fue a dar una cátedra y muy solvente, además.

Sin embargo, muchos abogados bolivianos mantuvimos fija la mirada en el único jurista nacional que integró aquel equipo, el doctor Eduardo Rodriguez Veltzé, quien fue muy claro al afirmar que Bolivia no se estaba presentando ante la Corte para rechazar o repudiar el Tratado de 1904 y las cuatro enmiendas posteriores promovidas por Chile.

Asimismo, el agente boliviano por la causa marítima hizo notar que el 2011, tras más de un siglo de promesas in- cumplidas y de negociaciones fallidas, Chile repudió directamente ese acuerdo, es decir, la obligación de negociar el acceso soberano al mar.

Sin embargo de ello, aclaró también que Bolivia es un país pacífico y tiene fe en sus derechos, siendo que, en realidad, fue Chile la que hizo aparecer a Bolivia como un país que no respeta los tratados, simplemente porque Bolivia estaba reclamando sus derechos asistida de la razón (histórica y jurídica) y la justicia, como valor supremo de la humanidad.

“Tenemos plena confianza de que esta Corte tendrá justicia para nuestro país, lo que quiere Bolivia es que Chile cumpla su obligación, se respete su acuerdo y promesas de negociar una salida al mar”, argumentó Rodríguez Veltzé (1).

En síntesis, el equipo jurídico de Bolivia sustentó su demanda ante la Corte alegando que Chile incumplió compromisos concretos para otorgar al país una salida soberana al mar, más allá del Tratado de “Paz y Amistad” de 1904, cuya vigencia no fue cuestionada en ningún momento (al menos por ahora).

No obstante, y como tal vez era previsible, el juez británico Cristopher Greenwood formuló una pregunta-trampa: ¿en qué fecha se concluyó un acuerdo respecto a la negociación relativa al acceso soberano al mar?; lo que refleja una posición preconcebida como un prejuicio nada ingenuo.

Para intentar responderla, debemos acudir a la sabiduría de nuestros expertos bolivianos en el tema, que los señalamos enseguida.

Y es que, particularmente, considero que en el equipo jurídico boliviano hubiese sido imprescindible la presencia de al menos dos juristas nacionales bastante versados y expertos en Derecho Inter- nacional y Diplomático, me refiero a los doctores Felipe Tredinnick Abasto (quien lamentablemente falleció mientras cumplía funciones de Embajador en Brasilia, el 2007) y Jorge Escobari Cusicanqui (fallecido el 2000).

La sabiduría de estos hombres era palpable en cada una de sus palabras cuando se referían al tema marítimo y su relevancia internacional. Así, por ejemplo, Tredinnick (quien además fue Magistrado del Tribunal Constitucional de Bolivia) nos dejó su legado escrito, plasmado en su obra Derecho Interna- cional Contemporáneo (Cuarta edición, 2006), que, por supuesto, sirve de texto de consulta indispensable para los estudios universitarios y de especialización.

Precisamente, en esa obra el autor dedica un capítulo especial a la Organización de Naciones Unidas (onu), como es de rigor en el estudio de la disciplina; adempero, me interesa ahora destacar que en cuanto a los principales órganos de la onu hace referencia a la Corte Internacional de Justicia (cij), con sede oficial en La Haya, Holanda o Países Bajos, aclarando que solo los Estados soberanos son partes en el Estatuto de la cij, en el que están incluidos automáticamente todos los Estados miembros de la Asamblea General de la onu.

“Sin embargo –decía Tredinnick–, un Estado que no sea miembro de la Asamblea General de la onu puede ser parte en el Estatuto de la cij, de acuerdo a las condiciones que determine en cada caso la Asamblea General, a recomendación del Consejo de Seguridad”.

Asimismo, y en lo referido concretamente a la solución jurídica y judicial de las controversias, dice Tredinnick que la cij deberá aplicar, de acuerdo con el artículo 38 del Estatuto, los siguientes criterios:

a) Las convenciones internacionales, sean generales o particulares, que establecen reglas expresamente reconocidas por los Estados litigantes;

b) La costumbre internacional, como prueba de una práctica generalmente aceptada como derecho (el sabio Derecho Romano dice que “la costumbre es una forma espontánea de constitución de derecho”);

c) Los principios generales de derecho reconocidos por las “naciones civilizadas”, principios que son muchos, como la regla pacta sunt servanda (lo pactado obliga), el principio que prohíbe el abuso del derecho, el respeto al derecho adquirido, el principio de buena fe (bona fide), el principio del respeto a la autoridad de cosa juzgada, entre otros.

d) Las decisiones judiciales y las doctrinas de los publicistas de mayor competencia de las distintas naciones, como medio auxiliar para la determinación de las reglas de derecho, sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 59 del mismo Estatuto.

Además, según Tredinnick, “la cij puede decidir por analogía o mediante la aplicación del principio de equidad, contenido en la fórmula ex aequo et bono (según lo que es justo y bueno), si las partes así lo convinieren. Es decir, más sobre una base de equidad práctica, que con estricto apego a un tratado o convenio internacional”.

He ahí las posibles alternativas de solución que la Corte Internacional de Justicia pueda adoptar en el caso de la demanda marítima de Bolivia.

Nota

1. Ésta y otras 18 frases destacadas entre el conjunto de alegatos formulados por Bolivia en la Corte Internacional de Justicia de La Haya, puede verse citadas en el enlace: http://www.eldeber.com.bo/bolivia/18-frases-del-argumento-bolivia.html. Asimismo, un resumen completo de las principales intervenciones en la Corte, por parte del equipo jurídico boliviano, ha sido publicado en la edición especial de La Razón, el 7 de mayo de 2015.

Es abogado maestrante en Derecho Constitucional (UMSA) y responsable del blog jurídico Tren Fugitivo Boliviano, http://alanvargas4784.blogspot.com

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia