La Gaceta Jurídica

  • La Gaceta Jurídica
  • fin

Al fin llegó, pero ¿y las víctimas?

Reflexiones

La Gaceta Jurídica / Andrea Suxo

00:00 / 04 de septiembre de 2012

Después de cinco años de estar trabajando en una ley integral que ayude a luchar contra la trata de personas, este 1 de mayo al fin llegó la norma y fue promulgada por el presidente del Estado Plurinacional; sin embargo, la pregunta del millón, ¿en cuánto tiempo se va a implementar esta ley?

Es cierto, la ley trae consigo un trabajo arduo para las instituciones del Estado y todos felices festejan la medida que nos va a ayudar a luchar contra la trata de personas, pero, nuevamente, ¿en cuánto tiempo se va a aplicar?

Hace muchos años que la policía viene trabajando en investigaciones de casos de trata, hace mucho que las instituciones tienen que proteger a las víctimas de trata, hace mucho que se trabaja en prevención realizando un sinfín de talleres y capacitaciones.

¿Será que lo que necesitábamos para que la gente empiece a tomar conciencia era una ley integral?, ¿esta ley va a cambiar realmente la atención a las víctimas y la diligencia en las investigaciones?, ¿no es más bien que para que se luche contra este delito necesitamos conciencia, como funcionarios y como personas?

Si bien es necesaria la ley para formalizar y realizar más acciones frente a este delito, lo que más necesitamos es que realmente tomemos en serio la normativa, que se pueda aplicar en todo lo posible lo que contempla la ley y que, de aquí a un año, cuando empecemos a evaluar las acciones realizadas, tengamos buenos resultados y se empiece a dar fruto.

Debemos tener en cuenta que este delito no es algo que afecta sólo a algunos. Si empezamos a darnos cuenta de la verdadera magnitud que se presenta y abrimos más los ojos, veremos que nos involucra a todos y todas, por eso es necesario que se empiece a elaborar las medidas necesarias para que se realice una implementación progresiva pero eficaz, sin olvidarnos de las víctimas y de las situaciones por las que pasan.

Ellas son las que no esperan, ¿cómo se puede pedir que el dolor y el sufrimiento espere?, así que con mucha alegría decimos “al fin llegó” y esperamos que en un tiempo no muy largo podamos decir “ya hay resultados y ya se está trabajando realmente en una lucha contra la trata de personas”. 

En esta época de cambio, en la que la inclusión social de cada pueblo, sea cual fuera su raza, creencia religiosa o diferente costumbre, se llega a constituir en aquella voz que debe ser escuchada para llegar a cubrir sus necesidades, aún nos olvidamos de aquellas personas que, en un momento de su vida, se han visto vulneradas en sus derechos.

A veces siendo privadas de su libertad de forma agresiva,  teniendo que pasar por acciones violentas contra ellas, llegando a ser tratadas como objetos que sólo responden a la demanda y oferta de la cual ellas no pidieron ser parte.

Seguimos hablando de la trata de personas, delito que daña la integridad física, psicológica y social de las víctimas, de tal cual escucharíamos en algún momento en algún taller o, tal vez, simplemente conceptos básicos para entender la problemática que durante estos últimos meses ha empezado a salir de su invisibilidad para crear una alerta en las personas.

Pero aún nos queda la pregunta, ¿será que este delito realmente existe o es una simple película de ficción? Movimientos de la ciudadanía que se han ido desarrollando hasta ahora nos indican que algo está pasando. Hemos escuchado en algunos medios de comunicación unos cuantos testimonios que nos llegan a afirmar que realmente Bolivia es un país en el cual se desarrolla esta contravención.

Empezamos a hablar de la prevención, punto importante que nos involucra a todos y todas. También ponemos el ojo en la persecución y se empieza con operativos, rescates, procesos, denuncias y todo lo que involucra una labor penal contra los responsables, pero, le empezamos a poner un alto y es en ese momento que nos preguntamos: y ¿las víctimas?, ¿dónde queda la inclusión social de las victimas de trata de personas?

Si bien el color de la piel, el idioma, las capacidades diferentes son notorias, una víctima de trata cómo puede mostrar a la luz los daños a los que ha sido sometida, cómo podemos pedir que esta persona vuelva a vivir una y otra vez los momentos por los que ha pasado, cuál es la protección que le damos después del “rescate”.

¿Actuamos de manera inmediata o simplemente esperamos a ver que alguien nos colabore para ver dónde la llevamos?, ¿que sea un lugar adecuado o no?, ¿serán tal vez estos los motivos por los cuales no existen denuncias? Si cuando se las hace nos preocupamos más si el tratante llega a ser procesado o no como si esa fuera una forma de reparar el daño y, en ese afán, la victima tiene que pasar una y otra vez por el mismo hecho traumático, declarando un sin fin de veces ante diferentes instancias, sin recibir a la par apoyo psicológico y social que  se necesita.

¿Será que la víctima puede llegar a soportar tanto? y ¿dónde queda su dignidad como ser humano?, ¿será que nuestros legisladores toman las medidas correspondientes para protegerlas, dando al tratante un arresto domiciliario? Tenemos mucho que pensar al respecto.

El 19 de agosto se recuerdó el “Día Internacional de las víctimas de la Trata de Personas”, pero aun así volvemos a preguntarnos, ¿dónde quedan las víctimas?, ¿será que es importante sólo recordar un día que realmente estas personas existen o será más importante actuar haciendo políticas públicas, estrategias nacionales que sean eficaces de acuerdo a la realidad del Estado Plurinacional Boliviano y que éstas sean ejecutadas a favor de las víctimas de trata?

Velando por sus derechos, por su protección, no nos olvidemos que la trata de personas es un delito de lesa humanidad que atenta contra los derechos de las personas, pero, ¿qué se ha hecho hasta ahora por protegerlas, por insertarlas realmente a la sociedad, sin paliativos que duren sólo un determinado tiempo, sino que hagamos que puedan ser autosostenibles y, de alguna forma, evitar nuevamente su vulnerabilidad? No solo hay que conocer la teoría hay que empezar a realizar la práctica.

Etiquetas

Espere…

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
20 21 22 23 24 25 26
27 28

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia