La Gaceta Jurídica

La frontera con Chile

…seguramente, la población chilena multiplicará sus voces en rechazo a cualquier acción belicista que encaré su Gobierno, pues queda en duda que la movilización militar con amplio equipamiento sea solo para combatir el delito en una zona no muy transitada, como es la de los Manantiales del Silala.

Editorial

00:00 / 11 de mayo de 2016

El 18 de febrero de 1928 la Sexta Conferencia Internacional Americana, celebrada en La Habana, Cuba, resolvió “recomendar a los gobiernos que consideren los medios más ventajosos no solo de vigilar sus fronteras recíprocas, sino también de llegar a una mejor y más segura convivencia en sus relaciones de vecindad y de propender a los altos fines de la justicia en la mayor medida posible”. La recomendación es uno de los antecedentes de otros empeños posteriores para que los países mejoren sus relaciones bilaterales en lo que concierne a las fronteras, en un tiempo que hoy es de paz e inteligencias para solucionar diferencias.

Al respecto, las acciones en las fronteras, en especial las de tipo militar, suelen contener intenciones de, por lo menos, dos características, una de ellas referida a generar una sensación de poderío hacia los vecinos y la otra de establecer soberanía y mantener inamovibles los hitos. Sin embargo, hace mucho tiempo que estas formas no son necesarias por lo menos en las tres Américas, debido a que las relaciones se mantienen hasta cierto punto equilibradas. De todos modos, habrá que recordar que las actitudes de Chile en sus fronteras, fundamentalmente con Bolivia, tienen tropezones de magnitud lamentable, como lo sucedido con las minas antipersonales que sembró.

Sobre este tema, en noviembre de 2015, a través de un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores, el gobierno de La Moneda aseguró que, “a la fecha, Chile destruyó completamente sus existencias de minas antipersonal y ha retirado el 69,67 por ciento de las 32.059 minas antipersonal en la zona fronteriza con Bolivia”, lo que también fue una respuesta de rechazo “terminante” a las declaraciones del ministro de Defensa de Bolivia, Reymi Ferreira, quien dijo que Chile había incumplido la Convención de Ottawa, que entró en vigor el 1 de marzo de 1999 y se refiere al desarme y prohibición de la adquisición, producción, el almacenamiento y utilización de minas antipersonales.

Pero el tema de las fronteras con Chile no queda ahí, sino que, en vulneración de otros acuerdos internacionales y Derecho internacional, este país ha instalado una base militar a 15 kilómetros del límite con Bolivia, lo que fue denunciado por el Gobierno y que ya es de conocimiento de organismos internacionales como la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur).

Si bien las autoridades bolivianas señalaron que podrían hacer una denuncia formal ante esta entidad, lo que llama la atención es que Chile haya dado este paso en momentos en los que Bolivia pretende solucionar los diferendos con ese país mediante mecanismos legales internacionales y de modo pacífico.

De frente a Chile, es imposible que en algún país se pueda creer que Bolivia sea una amenaza hacia su vecino, por lo que el interés podría ser otro, es decir, pretender intimidar al Estado boliviano en un supuesto para que desestime sus acciones ante la Corte Internacional de Justicia (cij) de La Haya. Sea cual fuere la intensión, seguramente, la población chilena multiplicará sus voces en rechazo a cualquier acción belicista que encaré su Gobierno, pues queda en duda que la movilización militar con amplio equipamiento sea solo para combatir el delito en una zona no muy transitada, como es la de los Manantiales del Silala.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia