La Gaceta Jurídica

La importancia de la docencia a nivel universitario

Apunte legal

Alan E. Vargas Lima

00:00 / 21 de octubre de 2015

El Día Mundial de los Docen- tes, que se celebra el 5 de octubre, pone de relieve el hecho de que los docentes deben ser empoderados como paso decisivo en la consecución de la educación de calidad y las sociedades sostenibles. En este sentido, “empoderar al profesorado para construir sociedades sostenibles” fue el lema elegido para el presente 2015 (1).

Es un hecho evidente que los docentes no solo son un medio para alcanzar los objetivos de la educación; son también la llave de la sostenibilidad y la capacidad nacional para lograr el aprendizaje y crear sociedades basadas en el conocimiento, los valores y la ética. Sin embargo, los docentes siguen afrontando algunos problemas derivados de la falta de personal, la escasa capacitación y la baja consideración social, según la información que circula en algunos portales web dedicados a esta celebración.

Por su parte, el Instituto de Esta- dística de la Unesco (acrónimo en inglés de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) calcula que, para alcanzar el objetivo de la educación primaria universal de aquí a 2020, los países necesitarán contratar a un total de 12,6 millones de maestros de primaria.

Declaración de Incheon

“Velaremos porque los docentes y los educadores estén empoderados, sean debidamente contratados, reciban una buena formación, estén cualificados profesionalmente, motivados y apoyados dentro de sistemas que dispongan de recursos suficientes, que sean eficientes y que estén dirigidos de manera eficaz” (Declaracion de Incheon, WEF 2015).

En esta declaración aprobada en el Foro Mundial de Educación, celebrado en mayo de 2015, se reconoció la importancia del empoderamiento. En aquel foro, 1.600 participantes de 160 países se comprometieron a velar “porque los docentes y los educadores estén empoderados, sean debidamente contratados, reciban una buena formación, estén cualificados profesionalmente, motivados y apoyados dentro de sistemas que dispongan de recursos suficientes, que sean eficientes y que estén dirigidos de manera eficaz”. Por otro lado, en la Cumbre de Oslo sobre Educación y Desarrollo, que tuvo lugar en julio de 2015, también se hizo hincapié en la necesidad de aumentar las inversiones en formación de docentes.

Los Objetivos de Desarrollo Sos- tenible, que debieron aprobarse en la Cumbre de las Naciones Unidas de septiembre de 2015, incluyen un objetivo específico, el número 4, en el que se propone que de aquí a 2030 “se aumente sustancialmente la oferta de docentes calificados, en particular mediante la cooperación internacional para la formación de docentes en los países en desarrollo, especialmente los países menos adelantados y los pequeños Estados insulares en desarrollo”.

La docencia universitaria

Como se puede ver, la Unesco y sus asociados estimulan y promueven los actos del Día Mundial de los Docentes. Sin embargo, hay que tener en cuenta que, cuando se habla de docentes, no solo se hace referencia a aquellos destinados a brindar educación primaria y/o secundaria en las escuelas o colegios del país para que los alumnos alcancen el bachillerato; sino que también involucra a aquellos docentes que nos vemos involucrados con la formación universitaria de los estudiantes con miras a la obtención de un título profesional a nivel de pregrado y/o postgrado.

En este sentido, hace algún tiempo escribí un mensaje para los abogados(as), en el cual, y en lo que respecta a la labor docente a nivel universitario, sostuve, por ejemplo, que los y las docentes de la Carrera de Derecho no debieran limitarse a dictar clases breves en aula o, simplemente, a repetir lo que ya está escrito en las leyes, dando a conocer solo los aspectos más elementales de la Ciencia que predican –dejando muchas veces de lado otros aspectos que también son de innegable importancia–; sino que, más bien, no deben escatimar esfuerzo alguno para exponer con toda claridad (y hasta con fino sentido común) la naturaleza, los alcances y fines de las ramas del Derecho que deben enseñar.

De este modo podrán proporcionar las herramientas y materiales de estudio que sean necesarios y útiles para lograr que el conocimiento impartido no caiga en saco roto, sino que, en el futuro próximo, se logre materializar en las próximas leyes que regirán el país para preservar nuestro Estado Democrático de Derecho y que serán forjadas, precisamente, por quienes ahora estudian y que mañana enseñarán, quizá dirigiendo los destinos de nuestra patria.

Lo que trato de poner de relieve es que la labor docente a nivel universitario es y ha sido en todo tiempo de enorme importancia para nuestro desarrollo como sociedad, no solo porque deba llenar de conocimientos enciclopédicos a los estudiantes universitarios, sino, sobre todo, porque debe generar una conciencia crítica y reflexiva, pero, principalmente, fomentar una actitud propositiva a fin de que los estudiantes tengan plena conciencia de los distintos hechos que suceden en nuestra sociedad.

Además, que reflexionen acerca de los problemas que constantemente se presentan (y que tienen que ver con el marco legal que nos rige como grupo social organizado) y, en consecuencia, propongan soluciones para viabilizar nuestra convivencia pacífica y armoniosa, alcanzando a todos los sectores de la población.

Asimismo, los docentes no deben limitarse y encasillarse en algún libro o manual único sobre la disciplina que enseñan, sino que deben atender también al hecho que, gracias a las tecnologías de información, ahora los estudiantes tienen libre acceso a una infinidad de archivos digitales y bibliotecas virtuales que pueden mostrarles una visión mucho más omnicomprensiva de la materia a nivel internacional, superando así lo poco que se pueda comentar o discutir en clase.

Por tanto, es deber del docente fomentar el uso de las nuevas tecnologías, de manera responsable, para ampliar la visión de la disciplina en los estudiantes, con la única finalidad de formar profesionales capacitados que tengan un conocimiento ampliado de la realidad a través de distintos estudios e investigaciones que, encontrándose disponibles en internet, deben ser utilizados adecuadamente (citando la fuente), analizando críticamente su contenido y contrastándolo con la realidad nacional para ponderar en alguna medida su utilidad.

En consecuencia, la labor docente no se debe limitar al dictado y repetición de teorías y doctrinas que, si bien son importantes para la formación universitaria, deben ser siempre expuestas en contraste con la realidad, para lograr hacer efectivos todos aquellos postulados que podemos encontrar en distintos libros y tratados sobre la materia que nos corresponda enseñar.

Nota

1. Fuente: http://www.unesco.org/new/es/unesco/events/prizes-and-celebrations/celebrations/international-days/world-teachersday-2015/

Es abogado maestrante en Derecho Constitucional (UMSA) y responsable del blog jurídico Tren Fugitivo Boliviano, http://alanvargas4784.blogspot.com

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia