La Gaceta Jurídica

Contra las imprecisiones del derecho de réplica

El Señor Justicia

La Gaceta Jurídica / Carlos Conde Calle

00:00 / 28 de septiembre de 2012

Uno de los derechos que le asiste al periodista es el acceso libre a las fuentes de información. Aunque, como dijimos anteriormente, tiene límites jurídicos establecidos en la misma Ley de Imprenta, Código del Niño y otras normas. En la noble tarea de buscar información, el periodista, como cualquier ser humano, puede cometer errores.

Dentro del DERECHO DE LA INFORMACIÓN, existe una institución importante, el DERECHO DE RÉPLICA.

Autores como Eduardo Zanoni, Eliel Ballester y Ekmekdjian utilizan nombres como DERECHO DE RECTIFI- CACIÓN o DERECHO DE RESPUESTA. En el fondo, se trata de un derecho del consumidor de información.

Conceptualmente, el derecho de réplica significa la posibilidad expresa de que el medio de comunicación social rectifique, corrija y enmiende una información con errores manifiestos y tiene por titular al agraviado por la noticia. En la práctica, el conjunto de los códigos de ética contiene este Derecho del consumidor de informaciones y DEBER para el medio de comunicación social.

Analicemos este derecho desde un punto de vista legal. Queremos proponer la siguiente hipótesis: el derecho de réplica contiene dos institutos –derecho de rectificación y derecho de respuesta– aplicables a los géneros informativos y opinativos, respectivamente. Esto es que el derecho de rectificación corresponde al momento informativo.

Dicho de otro modo, si el periodista que cubre su fuente comete error en los datos del hecho noticioso.

Margarita Riviere sostiene que el periodista debe informar tal cual ocurrieron los hechos, abstenerse de emitir sus opiniones; el hecho noticioso debe contener la mayor cantidad de elementos que muestren el hecho; v. gr, si el periodista dice que el diputado “X” tiene 50 años y es casado; y la fuente llama al medio y le dice que es soltero y cuenta con 35 años, el medio debe rectificar estos datos. En cambio, el derecho de respuesta corresponde al momento de la opinión, esto es que la persona, natural o colectiva tiene derecho de responder las opiniones de editoriales, columnas, artículos o reportajes, esto es a las opiniones de periodistas o no, que figuran en el periódico.

En los canales de televisión o las radios debería ocurrir lo mismo. Debo reconocer que en éstos es muy difícil, porque el periodista y presentadores de noticias no separan las informaciones y opiniones. Lo recomendable sería que la información esté nítidamente separada de la opinión. Que, por ejemplo, el periodista y el presentador digan:

“Esta es la noticia o hasta aquí la noticia; ahora, escuchen mi opinión”.

En el ordenamiento jurídico que sustenta el derecho de réplica está el Pacto de San José de Costa Rica o Convención Americana Sobre Derechos Humanos de 1969, elevado en Bolivia a rango de Ley el 11 de febrero de 1993 por Jaime Paz Zamora. El artículo 14 dice: toda persona afectada por informaciones INEXACTAS O AGRAVIANTES, EMITIDAS EN SU PERJUICIO A TRAVÉS DE MEDIOS DE DIFUSIÓN legalmente reglamentados y que se dirijan al público en general, tiene DERECHO A EFECTUAR POR EL MISMO ÓRGANO DE DIFUSIÓN SU RECTIFICACIÓN O RESPUESTA…” y continua, “en ningún caso la RECTIFICACIÓN O LA RESPUESTA EXIMIRÁN DE LAS OTRAS RESPONSABILIDADES LEGALES EN QUE HUBIESE OCURRIDO”.

Esta norma debemos concordar con la actual Constitución, que en su artículo 106 sostiene que “El Estado garantiza el derecho a la comunicación y el derecho a la información. II. El Estado garantiza a los bolivianos y bolivianas el Derecho a la libertad de expresión, de opinión e información, A LA RECTIFICACIÓN Y A LA RÉPLICA…” Hasta la vetusta Ley de Imprenta contiene éste derecho en su artículo 62: “Son  obligaciones de los editores responsables (...) 3. Publicar LAS VINDICACIONES Y DEFENSAS DE LAS PERSONAS OFENDIDAS EN EL MISMO PERIÓDICO, COBRANDO MEDIA TARIFA. Esta inserción se hará en cuanto la persona ofendida o su encargado, que LA RECLAME, dentro del término de la prescripción”. De acuerdo al artículo 20 de la Ley de Imprenta, el DERECHO DE RÉPLICA dentro del plazo de cuatro meses.

¿Y cuál es el fundamento? La fuente de este derecho está en el principio de igualdad, consagrado en todos los pactos en materia de Derechos Humanos y recogido por el artículo 14 de la Constitución: “todo ser humano tiene personalidad y capacidad jurídica con arreglo a las leyes y goza de derechos reconocidos por esta Constitución, SIN DISTINCIÓN ALGUNA”. En su artículo 22 manda que “LA DIGNIDAD Y la libertad de la persona son inviolables. Respetarlas y protegerlas es un deber primordial del Estado”. En el artículo 107: “LAS INFORMACIONES Y OPINIONES emitidas a través de medios de comunicación social deben respetar los principios de VERACIDAD Y RESPONSABILIDAD…”

Veracidad es la obligación que tiene el periodista de narrar y relatar el hecho noticioso, brindando la mayor cantidad de hechos, si no la totalidad (parte y contraparte, dicen), que muestren el esfuerzo del periodista y, por supuesto, dejando de lado sus opiniones y deseos personales. La responsabilidad a que alude la Constitución es penal y civil. Hay libertad de opinar profesionalmente; pero no hay derecho de insultar.

En los medios escritos –también se escribe en televisión y radio– con frecuencia se ve el uso del derecho de réplica, pero no como tendría que ser. Lo ideal sería que, como sucede en el extranjero, la RECTIFICACIÓN Y RESPUESTA se publique en el mismo lugar que ocupó la noticia errónea. Donde vemos soberbia es en televisión y radio, pues no hemos escuchado ni visto que acepten que se equivocaron.

El artículo 14 del Pacto de San José de Costa Rica subordina la existencia del DERECHO DE RÉPLICA a una Ley especial. Sería bueno que el Estado emita una Ley que proteja a los consumidores de la información y establezca el procedimiento para dar vigencia plena, al DERECHO DE RÉPLICA, que para nosotros contiene dos subinstitutos: derecho de respuesta y derecho de rectificación.

Sin embargo, en el marco de la Constitución se puede aplicar esta institución. De hecho, que todos los periódicos, sin excepción, den lugar al derecho de rectificación y derecho de respuesta. Citamos dos casos de entre muchos. Sería prudente que se ponga en práctica en TELEVISIÓN Y RADIO porque los periodistas no somos de otro planeta; somos seres humanos y podemos equivocarnos.

Las legitimadas activamente son las personas naturales y las colectivas. Las primeras son los humanos, en cambio, las personas colectivas son agrupaciones, empresas, partidos políticos, sindicato y otros. Están legitimados también para utilizar este derecho los sucesores o herederos del causante o fallecido.

En el marco de la normativa vigente, si el medio no diera lugar al derecho de réplica con la prueba de Ley, se podría interponer una demanda de Amparo Constitucional o, finalmente, querellarse penalmente mediante la Ley de Imprenta. El hecho de que el medio de comunicación social rectifique, corrija o enmiende su error en el marco del derecho de réplica, extinguiría la posibilidad de que se accione penalmente contra el periodista.

Espere…

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
20 21 22 23 24 25 26
27 28

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia