La Gaceta Jurídica

La institucionalización de la Madre Tierra

Apunte legal

Alan Vargas Lima

00:00 / 28 de abril de 2015

El 14 de agosto de 2013 fue emitido el Decreto Supremo Nº 1696 que tiene por objeto reglamentar el funcionamiento de la Autoridad Plurinacional de la Madre Tierra (apmt), sus mecanismos de operación y la modalidad de fideicomiso del Fondo Plurinacional de la Madre Tierra (1).

La apmt fue creada por el Artículo 53 de la Ley Nº 300 Marco de la Madre Tierra y Desarrollo Integral para Vivir Bien, de 15 de octubre de 2012, y es la entidad estratégica y autárquica de derecho público con autonomía de gestión administrativa, técnica, económica y legal bajo tuición del Ministerio de Medio Ambiente y Agua.

Tiene su sede en la ciudad de La Paz y ejerce jurisdicción y competencia en todo el territorio del Estado Plurinacio- nal de Bolivia, pudiendo además establecer oficinas departamentales y regionales para el cumplimiento de sus funciones de acuerdo a sus necesidades.

Ahora bien, las principales funciones del director ejecutivo de la apmt son, por ejemplo, ejercer la administración y la representación legal de la institución; elaborar la Política y el Plan Plurinacional de Cambio Climático para Vivir Bien, para su aprobación mediante Resolución Ministerial (documento que se desconoce hasta ahora, pese a que ha transcurrido un año desde que el director ejecutivo fue posesionado el 18 de febrero de 2014).

Asimismo, debe promover la articulación y coordinación de las acciones de los ministerios en el marco de la Política y Plan Plurinacional de Cambio Climático para Vivir Bien; realizar seguimiento, monitoreo y evaluación al cumplimiento de la Política y Plan Plurinacional de Cambio Climático para Vivir Bien (lo que servirá para medir la eficacia y eficiencia del referido Plan).

Además, administrar los recursos del Fondo Plurinacional de la Madre Tierra y rendir cuentas conforme a normativa (siendo que dicho fondo tiene como objetivo canalizar, administrar y asignar recursos financieros para el cumplimiento de las funciones de la apmt, lo que implica la administración transparente de los fondos públicos asignados).

Por otro lado, también tiene la función de suscribir acuerdos para la ejecución de planes, programas y proyectos con relación a la ejecución de la Política y el Plan Plurinacional de Cambio Climático para Vivir Bien, en el marco de sus competencias y conforme a normativa vigente; elevar a conocimiento del Ministerio de Medio Ambiente y Agua los informes de gestión y logros obtenidos por la apmt (que, por cierto, también son de bastante interés para toda la ciudadanía) y elaborar los informes oficiales sobre mitigación y adaptación al cambio climático y los establecidos en acuerdos y tratados internacionales; entre otras.

De acuerdo al referido Decreto Supremo, la apmt desarrolla, administra, opera y ejecuta la Política y el Plan Plurinacional de Cambio Climá- tico a través de sus mecanismos operativos de carácter técnico, metodológico y financiero que coordinan con las entidades del nivel central del Estado, entidades territoriales autónomas, en el marco de sus competencias, y otras instancias con relación a la mitigación y adaptación al cambio climático.

Esto constituye una tarea importante que, necesariamente, implica la coordinación con las entidades territoriales autónomas y sus autoridades (sin importar si son o no afines al partido de gobierno).

Asimismo, entre sus procedimientos  de aplicación de mecanismos, se establece la elaboración participativa de planes, programas y/o proyectos de carácter territorial, sectorial o por programas bajo la coordinación del mecanismo respectivo, incluyendo ob- jetivos y/o metas de mitigación y adaptación al Cambio Climático; así como la elaboración de presupuestos concurrentes con las entidades territoriales autónomas y entidades del nivel central del Estado, en el marco de la normativa vigente, para la financiación de los objetivos y/o metas de mitigación y adaptación al Cambio Climático.

También se incluye la implementación de acciones integrales de apoyo al cumplimiento de los objetivos y/o metas de mitigación y adaptación al cambio climático en territorios, sectores o programas de intervención de los mecanismos, según corresponda; todo lo cual culminará con acciones de evaluación de los avances en la mitigación y adaptación al cambio climático.

De acuerdo a lo brevemente expuesto y resumido de las disposiciones contenidas en el citado Decreto Supremo, se ha establecido diversas funciones para que la apmt pueda llevar adelante su labor a fin de plasmar objetivos concretos, encomendándole, además, la elaboración participativa de planes, programas y/o proyectos con las entidades territoriales autónomas (lo que implica la coordinación con los gobiernos autónomos departamentales y municipales, así como con las regiones autónomas).

Nótese que el Decreto no hace discriminación alguna sobre el hecho de que dichas entidades autónomas estén a cargo de oficialistas u opositores.

Entonces, lo que trato de hacer notar aquí es que para llevar adelante políticas integrales y adecuadas para la elaboración de un Plan Plurinacional de Cambio Climático para Vivir Bien y las demás tareas y objetivos establecidos en el Decreto, las entidades como la apmt, que por su naturaleza se encuentran estrechamente vinculadas a la protección del medio ambiente y la preservación de la Madre Tierra, deben estar exentas de cualquier preferencia política, no pudiendo recibir órdenes directas de “no trabajar con autoridades de oposición”, como en algún momento se le había ocurrido al Presidente del Estado.

En consecuencia, para efectivizar una verdadera institucionalidad en pro de los derechos de la Madre Tierra, como se ha establecido mediante la normativa, es necesario alejarse de los colores políticos y trabajar de manera conjunta y coordinada con todas las autoridades, según sea necesario, para lograr los grandes objetivos que se pretenden alcanzar por el bien nuestro y de nuestras futuras generaciones, porque es la Madre Tierra lo que está en juego y no así la hegemonía de partido político alguno.

Por tanto, ante la urgencia de llevar adelante políticas efectivas en esta materia, es indispensable también la asignación de recursos suficientes para lograrlo, lo cual esperamos sea canalizado por las instituciones involucradas a fin de que el anhelo de preservar la Madre Tierra no se quede en el papel de la Ley, sino que se traduzca en hechos.

Nota

1. En el referido Decreto resaltan principalmente dos conceptos: Cambio Climático, que es “el cambio de clima atribuido a la actividad humana a través de los procesos industriales históricos de los países desarrollados que han alterado la composición de la atmósfera y afectan a la variabilidad natural del clima, los procesos de regeneración natural y la vida de la Madre Tierra”; y Resiliencia, que es básicamente “la capacidad de un sistema de vida de absorber las alteraciones sin perder su estructura básica o sus modos de funcionamiento, pudiendo existir procesos de resiliencia en diferentes dimensiones: social, cultural, económica y ecológica”.

Es abogado maestrante en Derecho Constitucional (UMSA) y responsable del blog jurídico Tren Fugitivo Boliviano, http://alanvargas4784.blogspot.com

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia