La Gaceta Jurídica

La justicia a través de la historia

Aristóteles hablaba de una justicia particular con dos formas: justicia distributiva, que es el reparto de bienes y cargas de acuerdo a méritos y necesidades de cada uno; y justicia diorética, que es una justicia correctiva, que pone énfasis no en las personas, sino en los bienes y cargas con el fin de equipar las prestaciones.

La Justicia

La Justicia FOTO: profeciasyrevelaciones.blogspot.com

La Razón (Edición Impresa) / Fany Marleni Abanto Marín*

00:00 / 20 de marzo de 2016

En los orígenes de la justicia la concepción de los griegos revestía peculiaridad. Por ejemplo, Sócrates la enfoca desde el conocimiento y la observancia de las leyes que gobiernan las relaciones entre los hombres.

Atisbó la diferencia entre lo justo y lo legal, orientado esto último por el derecho positivo, expuesto a errores e iniquidades; afirmado lo primero en el derecho natural, en lo no escrito, en lo bueno y recto. Para Homero y Hesíodo, la justicia, personificada en Temis, no es sino una divinidad en la corte del Olimpo.

Por su parte, Platón y Aristóteles centran la justicia sobre la virtud. Para el primero es la que mantiene la unidad, el acuerdo y la armonía. Para el otro ofrece un aspecto social que impone a cada uno respetar el bien de los demás (1).

Para los primeros filósofos, la justicia es una virtud universal. En La República, Platón estudia lo justo y lo injusto y concibe al Estado como un hombre grande (macroantropos); una persona moral en todo semejante, excepto en las proporciones, a una persona humana. Afirma que las facultades del hombre son inteligencia, voluntad y sentidos.

A cada una le corresponde una virtud: a la inteligencia, la sabiduría; a la voluntad, la fortaleza, y a los sentidos, la templanza. Estas virtudes son armonizadas por la justicia que es virtud total. En el hombre grande o Estado, la inteligencia está representada por los filósofos, la voluntad por los guerreros y los sentidos por los artesanos. Los filósofos deben gobernar, los guerreros defender y los artesanos producir bienes materiales.

Las virtudes de cada una de estas clases son armonizadas por la justicia para que cada una cumpla sus roles y actividades sin invadir campos ajenos y evitar la desorganización del Estado. Nada sería más funesto para el Estado que la invasión de unos a las funciones de otros. La usurpación de los derechos de otro es la injusticia; de ella nacen tres vicios, la ignorancia, la cobardía y la intemperancia (2).

Aristóteles trata de la justicia su aspecto general y particular. Desde el punto de vista general o legal, es el punto de equilibrio entre los extremos caracterizados por los excesos y los defectos. Este punto de equilibrio es el “justo medio”, la justicia general es la virtud perfecta; la mejor de las virtudes, pero no absoluta, sino en relación a otro; por ejemplo, la justicia está entre la injusticia que se comete y la injusticia que se produce,

Aristóteles hablaba de una justicia particular con dos formas: justicia distributiva, que es el reparto de bienes y cargas de acuerdo a méritos y necesidades de cada uno; y justicia diorética, que es una justicia correctiva, que pone énfasis no en las personas, sino en los bienes y cargas con el fin de equipar las prestaciones.

Este tipo de justicia presenta dos especies: conmutativa, que establece una igualdad entre lo que se da y lo que se recibe; y judicial, que considera a los Iitigantes en igualdad de condiciones, asumiendo el juez su rol de imparcial, que exige una paridad dentro del daño y la reparación entre el delito y la pena.

Para Cicerón, en los muchos pasajes de sus obras, “la justicia es algo que debe realizarse en la sociedad humana consiente en atribuir a cada uno lo suyo” (3).

Santo Tomás de Aquino adoptó la definición de justicia de Ulpiano, “‘es la constante y perpetua voluntad de dar a cada uno lo suyo’. La justicia, conjuntamente la templanza, la prudencia y la fortaleza son las virtudes cardinales, la justicia implica una cierta igualdad, como lo demuestra su propio nombre, porque se ajustan las cosas que se igualan y la igualdad es con otro” (4).

En la filosofía más antigua, nos recuerda Ross, la justicia es la virtud suprema, omnicomprensiva, sin distinción entre el Derecho y la moral. Justicia es el amor al bien o a Dios. En este sentido está el sermón de la montaña: “Bienaventurados los hambrientos y sedientos de justicia; porque en ella serán colmados”.

La justicia es igualdad en la distribución o reparto de las ventajas y cargas. Este concepto fue formulado por los pitagóricos en el siglo IV a. C., quienes representaron a la justicia con el número cuadrado, lo igual está unido a lo Igual. Las ventajas o cargas a cuya distribución se alude pueden ser salarios, impuestos, propiedad, castigo, derechos, deberes, etc.

En el pensamiento medieval

En la Edad Media, la definición de la justicia era que es una de las cosas porque mejor y más enderezadamente se mantiene el mundo y es como fuente de donde manan los derechos. La justicia es arraigada virtud que dura siempre en las voluntades de los hombres justos y da y comparte a cada uno su derecho e igualmente.

Establece estos mandamientos: que se viva honestamente; que se no haga mal ni daño a otro; que se de su derecho a cada uno. El que los cumple hace lo que debe a Dios, a sí mismo y a los con quien vive y cumple y mantiene la justicia (5) (el texto sigue la manifestación del derecho romano).

En el pensamiento actual

Cuando hablamos de justicia nos referimos a la virtud que consiste en dar a cada uno lo que le pertenece y es considerada una de las cuatro virtudes cardinales (junto a la prudencia, fortaleza y templanza). A menudo creemos que la justicia debería ser sinónimo de Derecho, pero la realidad demuestra lo contrario, a veces el Derecho deja de ser justo por impulsos motivados en el ambiente.

“Luchar por la justicia es la lucha interna del Derecho, decía JHERING, dejando en claro que el Derecho no es sino un medio que sirve para garantizar los intereses de la vida, ayudar a las necesidades, realizar sus fines” (6).

Definición de justicia

Perehman: de “entre todas las nociones prestigiadas, la justicia parece una de las más irremediablemente confusas, hace miles de años todos los antagonistas en los conflictos públicos y privativos, en las guerras, las revoluciones, los procesos, las querellas de intereses, declaran siempre y se esfuerzan por probar que la justicia está de su parte (…)” (7).

Platón: “la justicia es una virtud superior y ordenadora de las demás virtudes estableciendo entre ellas una relación armónica”.

Aristóteles: “lo justo es lo igual y puesto que lo igual es un medio, la justicia será el ‘Justo medio’”.

Ulpiano: “la justicia es la constante y perpetua voluntad de dar a cada uno lo suyo”.

San Ambrosio: “la justicia es la madre fecunda de las demás virtudes”.

San Agustín: “Dios es la fuente de toda justicia expresada en los mandamientos”.

Santo Tomás: “la justicia es el hábito por el cual, con perpetua y constante voluntad, es dado a cada cual su derecho”.

Stammler, “la justicia es una idea de armonía permanente y absoluta de la conducta social”.

Werner: “el principio supremo de la justicia consiste en asegurar a cada cual un espacio de libertad dentro del cual pueda desenvolver su personalidad y transformarse de hombre a persona, la justicia es la más expresiva e impresionante, la más grandiosa y específica manifestación de la moral” (8).

Acepciones de la palabra

“Justicia” ha sido usada en dos acepciones de diferente alcance y extensión: por una parte, fue usada y es usada para designar el criterio ideal o, por lo menos, el principal criterio ideal del Derecho (Derecho natural, Derecho racional, Derecho valioso); es la idea básica sobre la cual debe inspirarse el Derecho.

Por otra parte, fue empleada para denotar la virtud universal comprensiva de las demás virtudes, por ejemplo, en ese sentido lato, para Platón la justicia es la virtud fundamental de la cual se derivan las demás virtudes, pues constituye el principio armónico ordenador de éstas, el principio que determina el campo de acción de cada una de las demás virtudes, es el principio armónico ordenador de estas, el principio que determina el campo de acción de cada fortaleza o valor para la voluntad y de la templanza para los apetitos y tendencias sentido estricto como pauta para el Derecho.

Aspectos de la justicia

“En su sentido subjetivo, la justicia como virtud moral es la virtud suprema, omnicomprensiva, la expresión del bien absoluto, la santidad, la perfección Individual del ser humano. En sentido, se ha definido como “el hábito del alma, observado en el interés común que da a cada cual su dignidad” o “la constante y perpetua voluntad de dar a cada uno lo que es suyo” (Ulpiano); o “el hábito según el cual, con constante y perpetua voluntad, da a cada cual su derecho” (9).

“En su sentido objetivo, la justicia como valor jurídico, es la cualidad por la cual un acto humano es justo, aun cuando no sea acompañado de ánimo de justicia, con tal que se conforme al Derecho, la justicia es simplemente el ajuste de las relaciones sociales con el ordenamiento jurídico a fin de hacer posible que en la vida colectiva se lleve a cabo la menor fricción posible, o sea, en paz, la justicia consiste en dar a cada uno lo que le corresponde de acuerdo a las condiciones impuestas, no por la voluntad del agente, sino por el Derecho”.

“En su aspecto ideal la justicia es el sentimiento que cada uno lleva consigo en cada lugar y en cada época sobre cómo deben ser los actos humanos y el Derecho. La justicia existe siempre como una instancia crítica y valorativa del Derecho, éste no satisface los ideales de justicia más que parcialmente; el Derecho siempre es imperfecto de la justicia. El Derecho tiene en la justicia un fin superior que alcanzar, que, persistentemente, le sirva de meta y de fundamento” (10).

Clases de justicia

La justicia, en su sentido subjetivo, se refiere a la virtud o ideal, dar a cada uno lo que le corresponde; es así como la justicia abraza a todas las virtudes.

Justicia particular

Delimita y armoniza los interese individuales en la vida social de la comunidad o regula las relaciones de los individuos entre sí y las de la sociedad con ellos. Busca el bien de los individuos sin perjuicio de lograr el bien común. Su necesidad deriva de la necesidad de mantener el orden social. La justicia particular puede ser conmutativa o distributiva (11).

Justicia conmutativa

Su objeto es que exista igualdad entre lo debido y lo que se da; opera donde hay dos magnitudes frente a frente. Por ejemplo, prestación-contraprestación.

La justicia distributiva

Opera donde varios (por lo menos dos), reciben de un tercero ventajas o la imposición de cargas. Es la debida por la comunidad a sus miembros. Debe estar auxiliada por otros tres valores fundamentales, bien común, seguridad jurídica y orden público.

La justicia social

Realiza acciones que benefician a las clases más necesitadas y una mejor distribución de la riqueza que produce un país para asegurar mejores condiciones de vida. Sus destinatarios son las clases desvalidas y menesterosas.

La justicia judicial

Es del caso concreto y propio del acto de justicia. Existe cuando el juez tiene que integrar el Derecho ante las lagunas de la ley haciendo uso de la analogía o de los principios generales del Derecho para encontrar una solución justa en el caso concreto.

El Derecho y la justicia

A menudo aparecen como sinónimos, pues se aproximan hasta casi confundirse. Lo ideal es que el Derecho realice cada vez más la justicia para que pueda afirmar la dignidad y libertad de todos. La justicia como ideal orientador del Derecho es un valor jurídico, el valor supremo de la justicia. No es un valor individual, sino un valor social. Es valor fundante de los demás valores jurídicos.

Hans Kelsen (19), hablando de Derecho y justicia en su obra Teoría Pura del Derecho, dice: el derecho positivo puede, en ciertos casos, autorizar la aplicación de normas morales. Es decir que delega en la moral el poder de terminar la conducta por seguir. Puede desde una norma moral, la cual tiene una autonomía puramente formal. Agrega: el que considera justo o injusto un orden jurídico o alguna de sus normas se funda, a menudo, no sobre una norma simplemente “supuesta” por él” (12).

“La justicia abstracta, como todos los grandes conceptos humanos o algo superiores a lo humano, presenta tantas interpretaciones como corrientes del pensamiento. Posee carácter teológico en San Agustín, quien define como amor al sumo bien, o sea a Dios; es racionalista cuando Platón la basa en la actuación del propio obrar; es exclusivamente jurídica en la ya transcrita definición justiniana; y fue plasmada como fórmula matemática por los pitagóricos (…)” (13).

En suma, luchar por la justicia es la lucha interna del Derecho y para que este cumpla con su cometido no es suficiente que sus operadores alcancen la excelencia intelectual, cerebral y racional; es necesario que acompañen a ellas las virtudes, cualidades o capacidades espirituales o éticas.

La justicia, “es contemplada desde el punto de vista del sujeto que la practica; se trata de una justicia subjetiva. Pero lo que interesa más al Derecho es el punto de vista objetivo de la justicia, esto es, la contemplación del acto justo en sí mismo, prescindiendo de la persona que lo realiza, porque el Derecho no se crea para promover la virtud entre los seres humanos, sino para asegurar la justicia en las relaciones sociales... La justicia objetiva se identifica con el Derecho que la realiza obligando a dar a cada uno lo que le corresponde de acuerdo a las pautas de evaluación que él contiene, conforme a las cuales se determina la categoría o clase, cuyos miembros deben ser tratados con Igualdad. Son, pues, las normas jurídicas las que establecen la obligación de dar a cada uno lo suyo, lo que le corresponde por derecho” (14).

Aníbal Torres Vásquez, al referirse a la justicia subjetiva o justicia como valor y la justicia objetiva o justicia como Derecho, muestra disconformidad al decir que pueden coincidir total o parcialmente o pueden ser opuestas: “Si un juez dicta una resolución dando la razón a quien le corresponde porque así lo dicta su conciencia y así está dispuesto por el Derecho, entonces se realiza la justicia tanto en su aspecto objetivo como subjetivo. En cambio, un juez que en base a una coima o la recomendación de un tercero o por temor a ciertos grupos de presión dicta una sentencia dando la razón a quien realmente la tiene, para el Derecho, realiza un acto justo, porque aplica correctamente la norma, pero para la moral ejecuta un acto injusto, pues no es virtuoso ni persigue la perfección individual”. Esta sería una decisión justa en su sentido objetivo, pero injusta en sentido subjetivo; es decir, conforme al Derecho pero inmoral (15).

En el campo judicial

La justicia “orientada hacia el proceso, civil o penal, es principio que se va afirmando con el correr del tiempo que nadie puede hacerse justicia por su mano, salvo perder su derecho o empeorar su situación. No obstante, existe una salvedad al caso y se reconocen determinadas excepciones; como la legítima defensa, el derecho de perseguir al ladrón in fraganti  y arrebatarle lo robado, el derecho de retención en ciertas situaciones jurídicas” (16).

Simbolismo de la justicia en el Derecho

La justicia, considerada el poder de hacer que se ejecute lo que es justo, era representada entre los antiguos bajo la figura de una matrona con ojos vivos y penetrantes, para manifestar que los jueces deben examinar con exactitud los negocios que se les someten antes de pronunciar su sentencia; hoy se la representa con una venda en los ojos, una balanza en una mano y una espada en la otra para denotar que obra sin acepción de personas, que examina y pesa el derecho de las partes y que tiene la fuerza para llevar a efecto sus decisiones y hacer reinar el reino” (17).

La justicia como virtud

Consiste en el hábito o voluntad firme, constante, perpetua y libre de ser humano de reconocer y otorgar el derecho de los demás. Persona justa es la que realiza el bien que le impone la virtud de la justicia. El acto virtuoso es, por esencia, libremente determinado y voluntario. La persona virtuosa realiza perpetua y constantemente actos justos.

“La justicia no puede ser contemplada solo desde el punto de vista de la persona que realiza actos justos, sino también desde la perspectiva de sus enlaces sociales. Cicerón dijo que ‘la justicia es un hábito del alma, observando en el interés común, que da a cada cual su dignidad’. Si la, justicia consiste en dar a cada cual lo que le corresponde, entonces la justicia, a diferencia de las demás virtudes, solo comprende las relaciones interindividuales. Por consiguiente, la justicia persigue tanto el perfeccionamiento individual como el bien social, lo que la convierte en la virtud universal o general” (18).

La justicia como virtud es superior al Derecho; abarca otras virtudes conexas: la religión, que da a Dios el culto debido; la piedad, que tributa a los padres y la patria los homenajes merecidos; el respeto, mediante el cual se honra a las personas dignas; la gratitud, que reconoce los beneficios recibidos; la veracidad, que impide el engaño y la hipocresía; la liberalidad, que permite auxiliar a los demás y dar de sí en beneficio ajeno; la afabilidad, que torna agradable la convivencia y se inspira en el amor al prójimo y en respeto.

“Es cierto que el Derecho no concede acción para exigir el cumplimiento de los deberes que se derivan de estas virtudes, pero no se opone a la realización de tales deberes, denominados obligaciones naturales” (19).

“El ser humano religioso, piadoso, respetuoso, grato, veraz, liberal, afable que da perpetua y constantemente a los demás lo que le corresponde –culto, piedad, respeto, gratitud, franqueza, ayuda, gentileza– es una persona justa. Pero, mientras estas virtudes tienen como término el propio sujeto que las realiza, la justicia tiene sentido social, se dirige hacia otra persona. De ahí que la justicia se caracteriza por la alteridad, la reciprocidad y el intercambio” (20).

La justicia como ideal

“La justicia no es solo el ordenamiento positivo vigente, sino el ideal que el Derecho aspira realizar. El ser humano tiene un sentido innato de justicia inspirado en el comportamiento de las personas y el ordenamiento jurídico” (21). Sin embargo, la justicia como ideal resulta difícil de concretar en su realidad permanente.

La justicia es un ideal de la verdad, tiene en la apreciación de los hombres distintos prismas y es imposible albergarla en una ley física, inmutable. Producto de la naturaleza humana, la justicia sufre las mudanzas que le imprimen los distintos pereceres, los cambios de opinión, las diversas apreciaciones de un fenómeno jurídico dado.

Como el ordenamiento jurídico no siempre coincide con la realidad social, es que puede ser valorado de acuerdo a un nivel de justicia alcanzable por medio de la inteligencia y de la razón. Este ideal que anida en la conciencia de cada persona (gobernantes, juristas, políticos, etc.), se traduce en la opinión pública que aspira y presiona por el perfeccionamiento de las normas que regulan el comportamiento.

La justicia como ideal nunca puede ser alcanzada totalmente, pero es siempre orientadora del anhelo constante de perfeccionamiento del Derecho.

Justicia y moral

“Cuando llamamos justo a algo, queremos denotar que se trata de algo moralmente bueno. Hago moral, en tanto en cuanto viene en cuestión solamente la justicia allí donde opera la voluntad humana. Las cosas y los animales, en tanto que tales no pueden ser ni justos ni injustos. Por otra parte, es característico para la justicia el hecho de que con este vocablo no solo se designa una voluntad humana, una intención, una “virtud” sino también relaciones estructuras e instituciones creadas por los hombres. Esta primera mediación pone de manifiesto que mediante el concepto de justicia lo moral es ensanchado más allá del reino inmediato de la voluntad; y que con este concepto se produce una cierta objetivación o dosificación de lo moral” (22).

Notas

1. Enciclopedia Jurídica OMEBA, Significado de Justicia, p. 65.

2. TORRES Vásquez, Aníbal, “Introducción al Derecho” p. 702.

3. TORRES VÁSQUEZ, op. cit.

4. Enciclopedia Jurídica OMEBA, p. 65.

5. Ídem.

6. Revista Jurídica del Norte. “Justicia y Sociedad” por Pedro Donaires Sánchez” Deontología Forense Tercera Edición, octubre, 1998, p. 33.

7. Cita de Hermann Petzold Pernía en “Algunas notas sobre la noción de justicia de Chaim Perehnan”, en Anuario de Filosofía Jurídica y Social, t. 3, 1983, Abeledo-Perrot, Buenos Aires, p. 213.

8. TORRES Vásquez, op. cit., p. 699.

9. Ídem, p. 700.

10. Ídem, p. 701.

11. Ídem, p. 719.

12. KEISSN, Hans, Teoría pura del Derecho, Editorial Jhachlf, p. 43 y 44.

13. Diccionario Jurídico, p. 66

14. TORRES Vásquez, op. cit., p. 713.

15. Ídem, p. 113.

16. Diccionario Jurídico, p. 66.

17. Ídem.

18. TORRES Vásquez, op. cit., pp. 712 y 713.

19. Ídem, p. 712 y 713.

20. Ídem, p. 713.

21. Ídem.

22. Enciclopedia jurídica, p. 652 -653,

*    Es bachiller en Derecho de la Universidad Nacional de Cajamarca, Perú.

Tomado de: monografias.com

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia